Nieve en el campo

IMG_20151123_210614

Blanca

Como un caramelo dulce

Que sabe a licor banana,

Como un “te quiero patata”.

Nieve sobre el verde,

Blanca como paloma blanca

Y que tú la amas.

Blanco en el campo mío,

Sin que sus ramas de arena

Me quemen la vista

Al contemplarla.

Nieve en el campo del alma

Y árboles frutales,

Todos blancos,

Con sus troncos color pino.

Blanco del alma

Que dice:

“Nieve en el campo azucarado,

Que no engaña”.

Mensaje mío de esperanza,

Que no sé si sabré comunicar

A tiempo…

Nieve en el campo amargo

Que vuela como flores

Caídas del cielo

Y mi pensamiento

Que yace aún,

Lejano.


 Yoyita (Santiago de Compostela)

www.lourdok.wordpress.com

¿Qué culpa tengo yo?

Qué culpa tengo yo
de que contigo
el mundo no sea hostil
y no haga ruido.

Rubén Darío Buitrón (Quito, Ecuador)

Son los años

Son los años los que esfuman los recuerdos;

son los años
y, quizá,
el perfume calcinado de un candor aniñado.

Es el tiempo el que anula las sonrisas;
es el tiempo
y, tal vez,
la memoria aturdida que los años se han llevado.

En silencio acaricio tu desprecio,
en silencio;
y, también,
la confusión en el rictus de un desdén desalmado.

Tiendo las manos hacia ti, hacia tu desaire;
tiendo mis manos, vacías y gastadas.
El paso de los años me devuelve tu repulsa:
son los años.

Safe Creative #1407211549523


 

Marisa Mortes (Córdoba)

http://marisamortesescribe.wordpress.com/

Mar (poema encontró ilustración)

Mar, Yoyita

Mar, Yoyita

MAR

SOLO

Con mi soledad
Aburrido del suelo tan cercano
Tan duro y polvoriento
De pisadas mil veces repetidas
Me dirijo hacia el mar

Llego a una playa limpia y solitaria
Pequeña y luminosa
Con chillonas gaviotas
Que juegan en la arena con las olas

DESNUDO

Me empiezo a desnudar
De mis ropas manchadas, sudorosas
De mi mente agobiada
De prisas y trabajos
De saludos vacíos
De músicas, de ruidos
De miles de miradas
De ojos fríos, ausentes
De palabras mezcladas
De murmullos
De gentes

Corito ante las olas
Me veo liberado
Sin embargo, percibo
Un temor infundado
Un antiguo pudor
Cierto extraño recato

Me estremece la brisa
Que juega en mis rincones atrevida
Siento un escalofrío
Por un momento añoro
Las ropas sudorosas
Que hace poco he dejado
Pero todo lo olvido
Cuando noto que el sol
Con sus rayos dorados
Va tejiendo en mi piel
Una blusa invisible
De seda transparente y vaporosa
Que en dulce calidez
Me calienta y arropa

LA VOZ DEL MAR

Oigo la voz del mar
Que me llama insistente
Olas que van muriendo
En suave espuma blanca
Cosquillean mis pies
Con sus dedos de arena

Me rindo a sus caricias, indolente

El mar,
Con invisible lazo
Lentamente me atrae
Avanzo entre dos aguas de puntillas
Me recoge en sus brazos
En vaivén de ballet
Como el más tierno amante

LIBRE

Onírico momento,
Me entrego, al fin.

Ingrávido, flotando
Como albatros en vuelo
Bailando entre tormentas
Me siento leve pluma
Llevada por el viento
Soy otro, diferente
Mecido en la blandura de aguas tibias
De placenta sin bordes, sin medidas
Corazón transparente que susurra
Levísimos latidos
Libertad
Placer
Sueños
Acogida infinita

PERDIDO

Desnudo, tan liviano,
¿Soy otro?
¿Igual, o diferente?
Se va desdibujando
En la gris lejanía,
Casi olvidado
El sucio polvo
El suelo duro
El sudor pegajoso
El ambiente cargado
El aire maloliente

¡Vuelvo a mí ser, el agua!
Que me sigue llamando
Yo me dejo llevar
Con los ojos cerrados
Perdido, al fin
Sin puntos cardinales

SUEÑO

Conciencia diluida
Del lugar y del tiempo
Pensamientos licuados
Escapan de mi mente sin compuertas
Llega el sueño de suaves violines
Abisales silencios
Erráticos fantasmas
De peces con destellos
Y flases de colores
Inmóvil lecho de cristal oscuro
Eterno y frío
Bello
Aleph de radiaciones
Hologramas con formas intrigantes
Nebulosas de esbeltas caracolas
Repetidas en números dorados
Océanos de flores
Con delirantes olas
Cabalgadas por peces voladores
Arpas de gigantescos calamares
Contrabajos de luna
Ballenas de bordones
Resoplidos de grandes leviatanes
En tubas y trombones
Como lejanos truenos
Anémonas danzando con payasos
El vals de los delfines
Al hipnótico canto
De divinas sirenas

 

Poema:Ramón Fernández (Valladolid, Madrid)

 http://palabraypoesiarfdez.wordpress.com/

Ilustración: Yoyita (Santiago de Compostela)

 

INSOMNIO (Poema encontró imagen)

Imagen Insomnio

Esta noche no puedo dormir,

Como tampoco pude dormir la noche anterior,

Y la anterior a esta,

El silencio retumbaba en mis oídos como martillos sobre el yunque,

Hasta el latido de mi corazón es ensordecedor,

Que alguien lo acalle,

Que alguien se apiade de mí y lo asesine y así me deje dormir,

¿Es tanto pedir, cerrar los ojos por unas horas?

Solo unas horas,

No quiero dormir para siempre, solo mientras dura la noche,

 

La falta de sueño hace desvariar la mente,

Diría que estoy loco,

Si no supiera que no estoy cuerdo,

Tengo un libro al lado de mi cama,

Lo he leído las suficientes veces como para saberme el final y el comienzo mejor que las líneas de mi mano,

Necesito Valium o diazepam,

Pero la farmacia no la vende sin receta,

Y en mi receta no está,

¿Acaso pretenden decirme que quiero asesinarme?

Lo del otro día fue solo una travesura,

O quizás un accidente,

(Digo asesinarme porque suicidio me suena tan disfrazado),

 

Mi mirada se conoce cada resquicio del techo,

Cada grieta de la pared,

Ha hecho mil combinaciones con las grietas y los puntitos que se pueden ver (son caga de mosca)

He dibujado mil figuras en la pared, otras en la puerta hasta en el piso que alcanzo a ver,

He combinado cada imagen de mis recuerdos,

Cree seres más fantásticos que la mismísima locura del quijote,

¿Por cierto ya les dije que no estoy loco?

Solamente no estoy cuerdo,

 

En silencio conté los tic tac del reloj,

Los ordene al revés,

Les di nombres,

Pero los olvide por prestar atención a los latidos del corazón,

 

Mis ojos te han descubierto dando vueltas,

¿Cómo es que no te vi antes?

Eres silenciosa como el viento,

Te veo caminar pero aun así me pregunto si tus pies tocan el suelo,

Es tal tu silencio,

Tus ojos no llevan las marcas de quien no duerme,

Quiero odiarte por ello,

O al menos envidiarte,

Pero la verdad no puedo,

Porque antes de sentir algo me duermo.

 

Poema: Carlos Fred Quisiyupanqui Ascate (Trujillo, Perú) http://carlosfqa.wordpress.com
Imagen: Yoyita (Santiago de Compostela)