¡Participa!

Eres poeta o te gusta escribir:

Envíanos tu poema* (verso o prosa)a lapoesianomuerde@gmail.com

con tus datos (nombre, apellido o nombre artístico ciudad y enlace)

o visita nuestra categoría “Imagen busca poema

( https://lapoesianomuerde.com/category/imagen-busca-poema/)e inspírate en una imagen.


Lo tuyo es la imagen(Fotografía, pintura, dibujo, collage…)

Envíanos tu imagen* a lapoesianomuerde@gmail.com

con tus datos (nombre, apellido o nombre artístico ciudad y enlace)

o visita nuestra categoría “Poema busca imagen”

 (https://lapoesianomuerde.com/category/poema-busca-imagen/) e inspírate en un poema.


*CREACIONES PROPIAS Y APROPIADAS, NO MÁS DE UNA COLABORACIÓN SEMANAL POR AUTOR

LAS OBRAS COMPARTIDAS EN ESTE ESPACIO PUEDEN VERSE PUBLICADAS EN NUESTRA REVISTA DIGITAL GRATUITA

AVISO LEGAL: CUALQUIER PERSONA QUE UTILICE CONTENIDO TOTAL O PARCIAL DE ESTA PÁGINA SIN EL CONSENTIMIENTO PREVIO DE SU(S) AUTOR(ES) Y/O SIN NOMBRARLOS INFRINGE LAS LEYES DE PROPIEDAD INTELECTUAL EN VIGOR

SE AUTORIZA (Y AGRADECE) EL “REBLOGUEO” O EL COMPARTIR LAS PUBLICACIONES SIN ALTERAR SU CONTENIDO

cabecera nueva fina

The Booksmovie

The Booksmovie es la Fonoteca de Poesía Recitada, donde los poetas leen sus propias obras. 

the booksmovie
Actualmente alberga más de 400 poemarios en 14 idiomas.
Animaros a visitarles como espectador o a formar parte de este archivo si escribes poesía.
 
Así se hace un Bookmovie

Grillos mecánicos

Desgasta el tiempo, gigante parapléjico e inamovible mis  pasos calzados con errores y tropiezos

Dentelladas de reloj desgajan la luna, reducida e interrogante como un niño que no sabe porque muere

Yo no me despeino, saco mi pecho perforado por tantas puñaladas cotidianas y cansado, recibo la vejez

La sabiduría prometida en la niñez sigue perdida, despistada… La vida es una estafa.

Sólo somos grillos mecánicos y contumaces que frotan sus alas para hacer ruido porqué no saben hacer otra cosa

A lo lejos, en el puerto, un barco toca su bocina de tragedia y despedida.

Y parte dejando un reguero de esperma enfermo

Como yo, como él. Como todos aquellos que navegaron y naufragaron en tus aguas…

Malditos recuerdos de tiburones embistiendo aun bailan en tu vientre, emborrachando mis temores, pateando la razón

Pero no pasa nada, nunca pasa nada.

Recalamos náufragos y perdidos en la isla Rutina y allí fuimos condenados el uno al otro

A conocernos

A mirarnos

A permanecer

A sucumbir

A perder.

 

Poco a poco dejaremos de frotarnos las alas y empezaremos a desaparecer, replegándonos sobre nuestras arrugas.


José Sancho Bordonado (Valencia)

www.deguerrasdesamoresyotrasmolestias.wordpress.com


poema busca ilustración (propia y apropiada)

lapoesianomuerde@gmail.com

(con nombre, apellido, ciudad y enlace)

Dejarte ir

Es el final, estoy rendida.

Salí a buscarte y terminé perdida.

Después de tantos momentos que creí perfectos,

hoy de mis ojos la venda cayó.

Al principio sentí el más profundo dolor.

El llanto más desgarrador se alojó dentro de mi alma.

Y absurdamente me sentí morir al dejarte partir.

 

Se encerró mi corazón y perdí las llaves.

Es duro saber que jamás me amaste,

que en mi mirada para ti sólo había ilusión,

y tu te aprovechaste de mi debilidad.

Tonta yo, sabiendo que era un juego

nunca tuve el valor de aceptar que en tus labios había traición.

 

Te puedes ir.

Retenerte me haría sentir como una vagabunda

mendigando tu amor.

Prefiero dejarte ir.

Yo también tomaré mi equipaje y voy a salir.

A estar sola, a renacer y olvidar lo que contigo viví.

Sufrí, me dejé caer ingenuamente a tus pies.

Pero ya no más. Hoy por fin desperté.


Noelia Rivera (Puerto Rico)

https://karmalunatica.wordpress.com

Permeable (Vídeopoema)

MÚSICA: Orlando Valle. “Planeta verano” del álbum Junio (2016)
https://www.jamendo.com/album/160082/junio

POEMA, VOZ Y MONTAJE: Hélène Laurent
https://www.facebook.com/HeleneLaurentPoesia/

REGRESO A LOS OJOS

El archivo-memoria me recuerda aquel tiempo:

un día vivíamos entre gavillas de sarmientos

y la escarcha helaba nuestros corazones de trapo.

 

Teníamos el sueño de encontrar  fogatas  en la noche.

Cada mañana pasaban los carros del verano

y llenaban de polvo acre nuestras miradas.

Nuestro tiempo era arañado por promesas de futuro

que emitía el viejo transistor.

 

Después de unos entierros  llegaron tantos sueños de grandeza

que las manos se nos quedaron pequeñas  como anillos

de un oro  tan caro  como inútil

y bajo nuestros zapatos anidaron pájaros muertos y padres ausentes .

 

Fuimos corriendo hacia el todo sin mirar el atrás.

Nuestro corazón se había quedado helado

en algún profundo rincón  de aquella vieja casa

de nuestro misterio.

 

Éramos el trigo ya seco

que espera a la maquinaria cosechadora.

Éramos el monte viejo, los pinos, los pinos azotados,

las aliagas de sangre, el monte abandonado

y  vivo de orugas hambrientas;

pero no sabíamos del aquí y el ahora.

 

Ahora estamos volviendo a esos lugares

donde somos lo que somos

y no nos importa si alguien nos odia

pasamos ante sus colmillos

sonriendo a la espuma del café.

 

Las borracheras de Jim, del gran Jim Morrison

eran eso, borracheras

para espantar a sus hienas,

eran eso,

y no la gloria ni el sueño ni la siembra

de nada.

 

Parte de nuestra tribu se ha quedado

estancada en los ríos sin agua

y eso es lo que hay.

Sueñan con ídolos dorados y ya no vendrán nunca

porque alguien ha cortado a cuchillo la línea de sus días.

 

Seguimos siendo el trigo seco que no espera, es trigo.

Somos las notas musicales de un piano de viento.

Volvemos

A esos lugares donde dejamos de forzar el rostro

tras cuarenta años poniendo mandíbula de sueco y rellenando vales descuento,  comprando arena para gatos a pilas.

 

Hemos dejado de tintarnos del pelo por un plano de TV

como hacían esas  rubias californianas de las películas malas,

esas rubias de pechos inflados

que hoy mueren de infección de orina

tras veinte años sin que su teléfono suene

ni el plástico de los pechos se terse.

 

Volvemos,

tal vez veamos ardillas en el parque,

escuchemos lágrimas salir por las ventanas

y nos envuelvan los aromas de tabacos amargos

expulsados de sus bocas.

 

Paulo Coelho también ha muerto

Igual que el resto de su tribu de profetas.

Todos ellos se oxidaron frente a la costa de sus días,

como viejos portaaviones

de la felicidad.

 

Hemos sospechado que nuestro tiempo se acaba,

estamos de pie frente el cañón de las  profundidades,

aún podemos beber una cerveza fría en el bar Carmona

porque estamos vivos y , al fin, sin ángeles.

 

Los recuerdos eran sólo blandos archivos

que se borran o se cambian

caracolas en algún mercado de Ítaca,

mi ciudad, en la que nunca estuve.

 

Nos tocó en el oráculo de nuestros días grises conocer al fin

que esta vida se agota

desde el primer halito de aire que tomamos

Y ¡es tan hermosa!

 

Es una pradera que esconde épocas de flores,

o luces de montaña,

o damas de ojos profundos y  sonrisas  luminosas,

voces de niños en el horizonte,

unos libros,

o tu pubis y sus fuentes de perfume,

según los gustos y  la forma de tus ojos

 

Y al fin, tras décadas cavando en las arenas,

hemos logrado el gran descubrimiento:

se han extinguido

Las promesas.


José María Ortega González. (Bullas, Murcia)


Poema busca ilustración… (propia y apropiada)

lapoesianomuerde@gmail.com

(Con nombre, apellido, ciudad y enlace)

Imagen busca poema

F.P, Floro

F.P, Floro Portillo (Girona)

https://www.facebook.com/FloroArt/


Imagen busca poema…(propio y apropiado)

lapoesianomuerde@gmail.com

(Con nombre, apellido, ciudad y enlace)


***Se ruega esperen a que el conjunto (Imagen y poema) se publique en nuestro espacio para compartirlo con el fin de que el autor  de la imagen (al que se deberá hacer mención) esté sobre aviso. ¡Gracias !***

Emancipación (Imagen encontró poema)

Desmoral

Desmoral


Llegará el día que entiendas, no serás tu padre

desandando sus huellas, no serás él

fundiendo la diáspora de sus actos, no serás

el reflejo de su fuga en el agua, no

Llegará un instante, semilla de la hora

que se alzará hasta ser el día

bravo, cuando decidas

sacar tu sonrisa buena de la vitrina

y dejar de usar esa mueca gastada

Y aceptes desvestirte del gesto quieto

Y saques a la calle, en bolsas negras

la sorpresa dormida, el roce enmudecido

las charlas como aviones de papel, el saludo autómata

el hálito que dejaste en lugar del suspiro. El día

de tu emancipación.


Poema: Emilia Vidal, Mar del Plata, Argentina (1979)

http://mariavidaldom.wixsite.com/emilia-vidal


Imagen: Desmoral (Barcelona)

https://juliamoral.com/

https://www.facebook.com/DESMORAL/