Me queda por terminar

Me queda por terminar una sonrisa,

Que no vuele lejos si no la pienso,

Un horizonte que vaya más allá del mar,

Me queda por terminar una tarde 

que no me proponga noches sin sueño,

ni el grave silencio de las violetas negras, 

Me queda por terminar un viaje sin movimientos,

sin destino y sin emociones como blanco quejido,

Me queda por terminar el inventario de todas las flores,

Inventarme un mundo con razones.

Frenar este terrible motor de ilusiones,

Volar en un cielo rojo que no me invente latidos,

que no me engañe los sentidos.

Me queda por pintar estrellas en mi pensamiento,

Deshojar los calendarios, comerme los meses sin sol,

Contarte mi vida desde tu ausencia, 

Decirte que a mis besos se los robó un estrépito de tiempo.

Me queda por dibujar las emociones del musgo verde,

Invisibles e imperceptibles caricias de las palabras,

Me queda por contarte….. se me olvida… ah, si, 

Que en mi zoológico he abierto la jaula del corazón,

Que mi habitación se ha poblado de incendios, 

Me queda por borrar lo que dices sin pensar.


Patricia Sabag, Palabras escapándose