Esta noche eres fácil…

Esta noche eres fácil,
me recostaré sobre tu pecho a
escuchar la sangre que te vibra,
ojos de serpiente, gato pardo de día.

Piedra de sal, piedra de toque,
hueles a muerte recién nacida.
Tu rizos oxidados a la luz del día
anidan mis manos. Eres fácil y mía.

De tu nombre me hice un secreto
que me cuelga del cuello terco:
Te quiero, porque no te quiero.

Tu estás ahí: macerada como una hierba
y yo de lejos , pero de cerca.
Qué tono puro y sutil de tu piel clara:
Sólo una gota, residuo de antigua piedra.
Quiero ser el cordero que a la luna ofrezcas.

Dame tu vientre, tu fosa húmeda y eterna,
dame de tus ojos la luz que te arde,
dame de mi, mujer de mil edades: Madre.

Que el humo de mi lengua calme
y corte de tajo el aire.
Yo te tengo entre los labios para
sin decir, hablarte.
Te tengo en mis tintas, para
escribirte: Hoy no es tarde.

Respira de la mañana, el sol cae
sobre la violeta cascada de tu espalda.
Paz para el alma, siempre el filo de tu espada.

Daniel García (Guadalajara, México)

www.moonschild.wordpress.com