Las musas saben bien desintegrarse ***Cuarta experiencia LPNM***

José Alcalde, Ensoñación, gráfica digital, 2016

José Alcalde, Ensoñación, gráfica digital, 2016


Aquella noche me hipnotizó

y caí en su embrujo.

Me hizo confesar

algunos de mis miedos,

algunos de mis fracasos,

algunas luchas.

Y seguí saltando a ciegas

esquivando las preguntas que lanzaba

como punzantes dardos florales.

Se mostró tras un velo blanquecino

que se alzaba un poco

con el soplido del viento.

Se mostraba a años luz de distancia.

Inalcanzable.

Aunque quizás nos separasen unos cuantos pasos.

Se mostró con una gracia sutil

que de cuando en cuando

Me sonreía y me embaucaba.

No podía ser de otra manera.

Intentaba ocultar su rostro, su mirada.

Y entendí.

Estaba protegiéndose de sí misma.

Sentí un alboroto en el estómago,

no eran pequeñas punzadas.

Era una revolución.

Leve mareo.

Me sentí pesada.

Me sentí ligera.

Flotando en un sueño.

Cuando abrí los ojos

me encontré en medio de un bosque

Rodeada de luciérnagas.

Era una bella estampa.

Mil gotas luminosas habían venido

a salvaguardar mi ofrenda de palabras.

Pero tú te vas por la parte de atrás.

Desapareces.

Te vas del sueño.

Te vas.

Poema y voz:  Gema Albornoz ( Aguilar de la Frontera, Córdoba)

 http://emocionesencadenadas.com/

Imagen: José Luis Alcalde Soberanés  (Ciudad de México)

Música: Orlando Valle (Sant Andreu de la Barca, Barcelona /Algodonales, Cádiz)