Quiero bailar un vals (Poema encontró imagen)

José Luis Alcalde Soberanes, El tiempo pasa, gráfica digital, 22x28cm,2016

José Luis Alcalde Soberanes, El tiempo pasa, gráfica digital, 22x28cm,2016


Quiero bailar un vals

Y dejarme llevar

Por el sonido de tus latidos

Que retumban decididos

Tras la tela de tu uniforme azul marino

Y que sujetes mi mano

Con la tuya enguantada en blanco

Mientras me susurras travieso

Palabras cómplices sopladas por tus labios

Que me harán sonreír muy a mi pesar

Tu brazo firme sobre mi cintura

Me hará girar en una danza mortal

Donde no sabré muy bien adónde voy

Perdida entre mis temores y tus ganas mal orientadas

Perdida entre mis miedos y tus caricias mal situadas

Y cuando me arrimes a tu cuerpo

Primero tierno, luego fogoso

Confundirás mis sentidos

Ante tus arrebatos incongruentes

Y tus ausencias intermitentes

Entonces terminará el vals

Y nuestros cuerpos se separarán

Y a la vez que por mis sonrosadas mejillas

Se deslizarán lágrimas frías

Tus ojos me volverán a evitar

Hasta el próximo vals.


Poema: Claire (Madrid)

Imagen: José Luis Alcalde (Ciudad de México)

Hay amores que son como la droga

Hay amores que son como la droga:
Al principio, cuando le conoces todo es maravilloso: es algo nuevo, dulce y excitante a la vez.
Y te preguntas cómo es posible que sólo sea ahora que lo conoces.
Después… después empieza el torbellino.
Sin darte cuenta, piensas en él cada día. Y cada noche.
Te preguntas dónde está, le echas de menos.
Sólo eres capaz de hablar de él a tus amigos, su nombre está siempre en tu boca.
Cuando os veis tu mundo vuelve a llenarse de colores, su cálido abrazo es tu refugio, y su voz tu remanso.
Cuando os despedís sientes pena e impaciencia por la próxima vez, contando los días, las horas.
Luego… luego viene la obsesión.
Lleváis varios días sin veros, tal vez un par de semanas, y te desespera.
No te atreves a forzarlo, ni a preguntarle demasiado, por miedo a que huya cuando apenas le tienes.
De día sientes ira, de noche melancolía, lloras, gritas, te descontrolas.
Y cuando os veis tu cuerpo cansado ya no sabe cómo reaccionar. Si de gozo o terror, por si no vuelves a verle más.
Entonces… entonces llega el horror.
Ya no confías en ti, en él, en nadie. Las horas transcurren lánguidas y él tarda en llegar de nuevo. Ya no lo quieres, ni lo odias, pero lo necesitas desesperadamente.
Sientes el corazón en un puño, agitado e inquieto, y todos los días son igual de grises si no aparece él. Tus amigos ya no te reconocen, tu familia se siente frustrada.
Y tú te perdiste en la marea de emociones que te hunden, por los vaivenes del miedo y la esperanza.
Tras esto… tras esto sólo quedan noches oscuras.
No hay escapatoria. Quieres olvidarle, desprenderte de su aroma, de su voz, de su calor.
Pero sabes que no puedes. Es demasiado intenso, demasiado fuerte.
Al final… al final, lo sabes: mueres de amor, literalmente.

Claire (Madrid)

*Estamos de vacaciones, los correos electrónicos se atenderán a la vuelta (Disculpen las molestias) *

Ya no sé muy bien por qué

 

No sé muy bien porqué sigo contando los días

A la espera del próximo encuentro

Cuando ya mi corazón se sabe lejos de ti

 

No sé para qué sigo soñando contigo

Temiendo que mis miedos se hagan realidad

Si la historia ya ha sido escrita

 

No sé cuánto queda para el último día que te vea

Y llore al fin por última vez por mi amor frustrado

Y cierre el capítulo detrás de mí

 

No sé tampoco por qué sigo escribiendo sobre ti

Imaginando ingenuamente que mis plegarias serán oídas

Para que al final mi paciencia sea recompensada

 

Y pueda abandonarme en tus brazos sin dudarlo,

Queriendo, simplemente

Si tú nunca me quisiste a mí.


 

Claire (Madrid)


Poema busca ilustración…

lapoesianomuerde@gmail.com

con nombre, apellido, ciudad y enlace

Quiero bailar un vals

Quiero bailar un vals

Y dejarme llevar

Por el sonido de tus latidos

Que retumban decididos

Tras la tela de tu uniforme azul marino

Y que sujetes mi mano

Con la tuya enguantada en blanco

Mientras me susurras travieso

Palabras cómplices sopladas por tus labios

Que me harán sonreír muy a mi pesar

Tu brazo firme sobre mi cintura

Me hará girar en una danza mortal

Donde no sabré muy bien adónde voy

Perdida entre mis temores y tus ganas mal orientadas

Perdida entre mis miedos y tus caricias mal situadas

Y cuando me arrimes a tu cuerpo

Primero tierno, luego fogoso

Confundirás mis sentidos

Ante tus arrebatos incongruentes

Y tus ausencias intermitentes

Entonces terminará el vals

Y nuestros cuerpos se separarán

Y a la vez que por mis sonrosadas mejillas

Se deslizarán lágrimas frías

Tus ojos me volverán a evitar

Hasta el próximo vals.


Claire (Madrid)


Creo que te quise demasiado rápido…

Creo que te quise demasiado rápido

Que soñé demasiado pronto

Y ahora que salgo de la perturbadora ensoñación

Me doy cuenta que nunca hubo más que lo que me ofreciste

Que el resto era fruto de mi imaginación

 

Ahora mejor me voy

Cerraré la puerta sin hacer ruido

Para que cuando tú despiertes de tu sueño carnal

Te des cuenta que pudiste tener lo mejor de mí

Pero que al desperdiciarme

No te quedaste más que con lo poco que quisiste para ti

 

Te pude haber dado todo

Puesto que ya te había ofrecido mi corazón

Te pude haber amado como a nadie

Puesto que ya te amaba con adoración

Pude haber estado a tu lado

Pero tú sólo me quisiste lejos

Para poder echarme de menos sólo aquellas tardes lluviosas

Que evocabas en tus poesías melancólicas

Como la que ahora lees, siendo el último pedacito de mí que te ofrezco .


 

Claire (Madrid)