El vampiro (Experiencia LPNM)

Urtxi Lezamiz

El grito, se oyó en la distancia.

Todos temblaron al oírlo.

Sabían que otro incauto había caído,

en manos de aquel ser, que su sed saciaba.

 

La sangre del inocente sin penar tomaba,

bebía con ansia, pues de ella dependía.

 

Del sol se ocultaba en una cripta dormía

durante el día, más que dormir, moraba.

 

Atraído por el oro rojo de la venas del incauto,

le sigue en silencio, hasta el oscuro callejón.

 

Le rinde su cuello, temeroso como un tejon.

sin gota le deja, por aquella incisión.

 

Raudo desaparece ante la persecución,

que estacas en mano le hacen los mundanos.

 

Es el rey de la noche, no sufrirá ante los ciudadanos.

Llevan, temerosos, ajos al cuello como precaución,

e intentan cazarlo, como a un vil gusano.

 

Caen como moscas agrandando su cohorte.

 

La noche su aliada sus vidas el aporte de agrandar su reinado.

 

Como un dios profano.

Siguiendo los pasos de la creación:

Poema y voz: Antonio Caro Escobar ( Villanueva de la Serena)

 Imagen: Urtxi Lezamiz (Vitoria-Gasteiz)