El VALS DEL ADIÓS

Tus demonios junto a los míos danzando en un vals interminable,
Entre los rayos de luz como dos pequeñas motas de polvo.
nuestras almas sincronizadas al son del violinista maldito.
Interrumpidas por el gorrión y su presagio del amanecer detestable
 
Se desangra la noche hasta llegar al suicidio puntual del albor.
Los primeras chispas del sol se cuelan entre el cielo y mi ventana
El fuerte tic tac del viejo reloj anuncia tu inevitable partida
Contemplo el claroscuro desde mi cama con nuestros cuerpos trenzados entre sabanas
y suspiros
Soy culpable de encontrar la paz en sus caderas en esta guerra de amores sin sentido

Y fecundar sueños en su vientre


Salvador Guerrero ( San Miguel, El Salvador. )


Me gustaría inventarte palabras…

patricia sabag

Imagen Patricia Sabag

Me gustaría inventarte palabras

Que te diesen ganas de tocarlas.

Palabras que te enciendan

Como se encienden los bosques en verano,

Inventarte palabras como montañas,

Que te diesen ganas de escalarlas,

Palabras que se arranquen como espinas

Y que te hagan sangrar como heridas.

Palabras aguerridas que se rindan ante tu mirada.

Palabras que  se escriban con los ojos,

Y se lean arañando el cielo y devorando el tiempo.

Me gustaría suspenderme a tu aliento,

guindarme de tus labios revolverme entre las letras,

buscar  nuevas palabras, inventarte las más bonitas,

y saber que en el fondo quizás tu eres una de ellas


Patricia Sabag, Palabras escapándose

De tu boca a la amapola

Caminaba y su vieja sombra se proyectaba

en la oscura soledad de las piedras,

en  las raíces profundas de la tierra,

y en el instante afónico del grito del mundo.

Caminaba los jazmines le escuchaban,

Sus palabras eran fragmentos de infinito,

Alegría perfumada, destellos del tiempo,

ritmomo cadencioso, deseo de ser profunda noche.

Caminaba y en su memoria un corazón

lleno  de albas iluminaba su reflejo,

caminaba y su risa eran perlas

Nácar esparcido de su dulce boca de amapola


Patricia Sabag

Poema busca imagen…(propia y apropiada)

lapoesianomuerde@gmail.com

con nombre, apellido, ciudad u¡y enlace.

 

El dios de la arena (Experiencia veraniega “La Poesía no muerde”)

Edgar Bernardo Arcos

Edgar Bernardo Arcos

I

Recuerdo claramente sus palabras:

“Me has adorado como ningún otro, te bendigo hijo mío”.

¡Y ocurrió!

Aparecí en un desierto sin noches, de soles constantes.

II

No recuerdo cuantos años llevo aquí.

¿Morir? Eso ya no aplica para mí.

Este sucio dios traidor me dio una pena peor que la muerte.

He sido condenado a una tortura inmortal.

III

A veces me habla y me reprocha que no aprecio su bendición.

“¿Bendición? ¿Esta sed eterna acaso te parece una dicha?”, le respondo.

“Solo se puede juzgar un acto cuando este ha dado frutos”, me replica.

Y luego desaparece por años. Mi sed no.

IV

Hace ocho años volvió, para indicarme un camino.

Lo seguí, caminé durante meses y creí que todo era un engaño.

Caí sobre mis rodillas y lo contemplé en toda su divina presencia.

¿El dios de la arena se dignó a sacarme de mi miseria?

V

Me dio de beber y me retó a una pelea. Cuando bebí, mi miseria se acabó.

Gané no solo la pelea, sino su trono.

“Al fin entiendes el don que te he dado, moriste en la sed y…” me dijo muriendo.

“…resucité en la divinidad”, completé. Ahora yo soy el dios de la arena.

Siguiendo los pasos de la creación:

Imagen* :Édgar Bernardo Arcos Álvarez (Ciudad de México)

https://cuevadedonbernardo.wordpress.com

Poema: Donovan Rocester  (Guayaquil; Ecuador)
Blog: http://donovanrocester.wordpress.com
Facebook: http://www.facebook.com/DonovanRocester
Twitter: http://www.twitter.com/DonovanRocester


 *Imagen creada originalmente para ilustrar el poema de un autor que no completó la experiencia y fue sustituido.