Sirena (Imagen busca poema)

sirena, daniel de culla

Daniel de Culla (Madrid)


Imagen busca poema (propio y apropiado).
lapoesianomuerde@gmail.com (con nombre, apellido, ciudad y enlace)

***Se ruega esperen a que el conjunto (imagen y poema) se publique en nuestro espacio para compartirlo con el fin de que el autor  de la imagen (al que se deberá hacer mención) esté sobre aviso. ¡Gracias !***

Imagen encontró poemas

Eolo en las nubes, Hélène Laurent

Eólicografía

 

La del silencio constancia

es del viento un ápice,

fragmento cierto,

quietud mitad

aliento mitad porción

azul, del cielo imán

 

Áspid del tiento

de la ciencia indómito

falacia de luz

como velo de energía,

mitades moviendo

átomos que invocan

añoranzas, otros tiempos

indicaron una fuga:

instante como certeza

el recorrer las lindes en nubes

escritas. Cae la mitad

de un presente lejano

a la distante maniobra

de los territorios asombrosos

envejecidos de tecnología,

de esta vejez nuestra

que somos hoy

en el racimo posterior al petróleo.

 

Caricias nombran un paisaje

entre sombras de vapor

y la maniobra de montañas

adoloridas en su mancha

de energía trémula

impulsa el descubrimiento

como de cielo cartografía

instantánea en el rincón más insospechado

de la conquista abismal: el trazar

un camino entre atisbos carreteros.

 

 

Rómulo Pardo Urías  (Hermosillo, Sonora, México)  6 de diciembre de 1981

http://romulaizerpardo.com


 

AEROGENERADORES

Delante de esta bella foto

En la parte  hacia donde ella nos mira

Lugar apartado de aquel que preferiría

Me duele, como tiene que dolerle a la Tierra

De ahí esas nubes negras

En sus ojos azules

Esta “energía obtenida a partir del viento”

Que destierra el vuelo de los pájaros

Y sus armoniosos trinos.

Parece bonito, pero qué dolorosos son

Esos cortes del viento con las aspas

En un paisaje que no les corresponde

Como fenómenos que son

Que afecta a la Naturaleza

Y duele a los sentidos de las aves

Porque causan horror y aversión

Con solo el acercarse.

Qué poco me gusta el verles

En prolongación de una línea recta

En el tiempo de una propiedad rústica

Cual alfileres gruesos

Que sujetan el enfaldo de las nubes.

Ya no se ven aves de paso

Ni aves frías, ni aves de rapiña

Y, mi pobre abuelo

Que tenía un corral en el monte

Donde recogía los machos

Y mulas lechuzas

Tuvo que venderlo y marchar

A otro lugar más céntrico

Y concurrido

Donde él no puede desterrar

Su  tristeza

Ni sus costumbres.

-Daniel de Culla (Madrid)

 

Una experiencia diferente: Un día de rodaje de la serie “Morrosko”

Sois varios ya los que me comentáis por correo que echáis de menos las publicaciones sobre experiencias, descubrimientos y recomendaciones que antes hacía. La verdad es que no sé por qué dejé de hacerlo, supongo que me quedé sumergida viviendo los acontecimientos con tal intensidad que hasta se me olvidó contarlos…

Hoy vengo con una recomendación muy especial directamente ligada al Arte, aunque ajena a la poesía. Se trata de una web serie española cuyo protagonista un tanto peculiar me cautivó desde el primer instante y su calidad general me sorprendió por completo, quizás por desconocimiento lo reconozco, pero no relacionaba la calidad precisamente a las series web…. Humor ácido y rozando lo surrealista, os presento “Morrosko”

Una vez aficionada a la serie y habiendo cogido un cariño especial a su personaje principal decidí ponerme en contacto con su creador, Urko Sáenz de Buruaga, ya que le conocía, para hacerle una entrevista y compartir su trabajo con vosotros a la vez que pretendía satisfacer mi propia curiosidad y como Urko sabía que tenía experiencia teatral, acabé con un pequeño papel, colaborando en uno de sus episodios, como profesora de francés en una academia de idiomas.

Hoy, intentaré trasladaros dicha experiencia y más adelante habrá entrevista ¡palabra!

 

 

Decidí aceptar este pequeño papel que se me ofrecía no sin aprensión ya que las cámaras siempre me dieron algo de respeto por no decir que me intimidan bastante y que me encuentro mucho más cómoda al otro lado, pero pensé que podría ser una experiencia diferente y soy de estas personas que se apuntan a todo, o casi, ya que el bombardeo no va conmigo.

Un sábado de febrero de madrugada me puse camino de Vitoria-Gasteiz para poder rodar el episodio en el que participé sin poder evitar preguntarme o imaginarme cuál sería el ambiente que me encontraría allí y si iba a ser capaz de asumir este nuevo pequeño reto.

Una vez en el lugar del rodaje empezamos por la parte administrativa con la cesión de derechos de imagen, luego vinieron las presentaciones de los presentes y del equipo técnico para pasar al maquillaje, a la exposición de las distintas fases de rodaje y entonces llegó la primera sorpresa: íbamos a grabar las escenas al revés ¡empezando por la ultima!

Boquiabierta y con todos los esquemas rotos seguía prestando toda la atención posible a las explicaciones del equipo para averiguar cómo iban a resolver lo que para mí era el rompecabezas que habían planteado. Evidentemente el equipo sabía perfectamente lo que hacía y tenía todo preparado para funcionar de este modo, pero me abrumó la agilidad que tenían para visualizar las escenas, las distintas tomas, recomponerlas y reordenarlas mentalmente.  Así dicho no parece tan complicado, pero hay que imaginarse que el rodar en orden inverso implica hasta controlar a la perfección el nivel de bebida de unas copas o la cantidad de patatas restantes en una ensaladera para que el montaje final quede coherente. ¡Una locura!

La total profesionalidad del equipo técnico que hacía y deshacía las escenas supo guiar con claridad y destreza un equipo de actores totalmente aficionado haciendo hincapié en que cada uno de ellos pudiera disfrutar de la experiencia y estuviera a gusto, lo que también me parece destacable ya que yo misma y por experiencia sé lo difícil que es mandar bien con cariño y mantener el limite en su lugar exacto.

 A medida que pasaban las escenas y los cortes podíamos notar que algo iba naciendo, tanto en cuanto al episodio como en la relación entre los participantes y un ambiente especial iba invadiendo el lugar de rodaje ¡Estábamos creando! Hasta puedo decir que aun después de muchas horas y algo de cansancio nos costó trabajo abandonar el lugar de rodaje y despedirnos. Además de crear habíamos vivido juntos. Fue una experiencia muy bonita, sin duda, artística y humana.

Ahora sí, también he de reconocer que cada vez que salía un actor en pantalla diciendo que no se reconocía o incluso que prefería no verse lo achacaba esa parte de cuento o mito que les gusta crear alrededor de su figura … y me llegó una dosis doble de vacuna. Una vez editado el episodio admito que no me reconocí, sin auto-juzgarme en absoluto, pero parece ser que me imaginaba de otra manera, que tenía otra imagen de mi misma o simplemente que descubrí partes que no conocía. ¿Pero esa soy yo? ¿Y ese gesto es mío? ¿Y esa es mi voz? …

 

No puedo terminar esta publicación sin recomendar encarecidamente que veáis la serie, deseando que la disfrutéis.

Hélène

 

 

https://www.facebook.com/morroskovita

Imagen busca poema

Eolo en las nubes, Hélène Laurent

Hélène Laurent (Lille, Francia)

https://www.facebook.com/HeleneLaurentPoesia/

https://twitter.com/HLaurentPoesia

https://www.instagram.com/helenelaurentpoesia


 

8M DosZero18

Natalia Ciria

Venimos de una costilla,
ignorando al coño que nos engendra.
Ya que nos trae, que sea él quien nos sierva.

Porque del diecinueve ene
no se sabe ná,
pero del ocho eme
aun se oye gritar
a las mujeres que cosieron hasta quemar.
Y por algo será.

Por el techo de cristal,
la brecha salarial,
la mutilación genital,
el acoso sexual.
Y espérate, que aún hay más.

Porque ser mujer es la principal causa de pobreza.
Por agresiones, humillaciones,
marginaciones o exclusiones.
Por violencias machistas,
cotidianas e invisibilizadas.
Por la cosificación mediática e implantada.
Porque traer la vida y quedarte embarazada
hace de ti una persona menos valorada.
Y espérate, que ojalá no hubiera más. (…)

Porque de cada cien somos cincuenta,
solo pedimos que se nos trate como tal:
igual que a la otra mitad
con un reclamo internacional.
Porque somos humanas
y lo que decimos no son palabras inventadas.

Y porque los ovarios no cuelgan,
salimos afuera
en guerra a nuestra manera.
Y no,
no es que tengamos la regla.

Hoy los lazos los hacemos con nuestros brazos.


Imagen: Natalia Ciria Artiga ( Soria, España)

Poesía:  Alba Palomo Lara ( Igualada, Barcelona, España)