Y hasta mis suspiros se vuelven necios y pesados.

Y el jazmín cae lentamente ocultando su ruido de campana;

Y mi geométrico corazón agujerea ferozmente este espacio

afónico, este caer infinito de la nada lanzándose al vacío.

Ahogándose en en lo inacabado, polvo de la transparencia.

Allá donde vive la tristeza quejándose de ser inhabitable,

Allá donde ríe la tristeza sabiendo que ella habita.

Allá en el fondo de nosotros mismos,

Allá donde el silencio es un caracol  y el mar es sordo,

Allá donde él silencio es memoria enterrada con olvido”


 Patricia Sabag, palabras escapándose

Un comentario siempre es bienvenido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s