Ella, la amada

Juan López de Ael

Juan López de Ael


 

Siempre en mi recuerdos va
esa mujer hechicera que se fue
un ocho de abril sin despedirse
siquiera de su amor que yace
en mi alma que hoy la llora
y la llama a todas horas.
A pesar de la distancia amarga
que se interpuso entre nosotros
con un accidente poco misericordioso
que no ha respetado mi salud
mi entrega incondicional y franca,
yo sigo repitiendo su nombre.
Siempre pienso en ella y es ella,
como la he conocido,
dulce voz, mejor abrigo, soy testigo.
Ella, que levantaba mi amor
a las estrellas, la hermosa cenicienta
de mi cuento de campeonato.
Ella, que siempre daba paz,
no sobresaltos, luz y no tinieblas.
Ella, que no ha cometido errores
y que se fue sin pensarlo y me ha dejado
ciego, cabizbajo, insano.
Pues ella,
que se ha muerto atragantada
con las espinas de ese pescado caro,
que le he pedido que no comiera.
Y es por ella.
Hoy simplemente la recuerdo.

Imagen: Juan López de Ael (Vitoria-Gasteiz)
Poema:Concha (Negreira)

Un comentario en “Ella, la amada

Un comentario siempre es bienvenido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s