Verano inaugural (Experiencia veraniega “La Poesía no muerde”)

Jaime Domech, transformaciones

Jaime Domech, transformaciones

Te vi transitar las densas alamedas de los barrios,

transfigurándote entre todas las sendas y umbrales,

escurriéndote por todos los fulgores y suspiros transversales,

alimentándote del deseo que crece en el haz del olvido.

 

 

Cuando los naranjos dorados se colman de perfume,

mi voz ante el sol, te convoca en silencio.

 

Aún no sabe tu nombre.

Una sombra es todo lo que tengo de ti.

 

Inasible….

eres presagio venido a menos,

fulgor errante de las libélulas

presencia vacía tras las cenizas.

 

 

La noche estival, lámina apagada,

sostiene como un hilo tibio

el reflejo de un tiempo perfecto, que jamás vuelve.

 

 

Las letras implacables en vano se congregan y te invocan

 

 

Esa máscara infinita abanica la copa verde.

Y su devenir en sombra;

 

Eres la atención que se agolpa en todos mis ojos,

el abismo, momentáneo, del Azar,

una moneda lanzada al aire…

 

Tu nombre en minúscula,

la niebla caliente,

una puerta que no abriste,  y ese verano,

se llevan el eco de tus pasos y tu ausencia.

Siguiendo los pasos de la creación

Poema y voz: Amalia Pedemonte. (Buenos Aires, Argentina)

https://aquileana.wordpress.com/

Imagen: Jaime Domech (Málaga)
https://jdomech.wordpress.com/
https://cadaverexquisitofotografico.wordpress.com/

 

Anuncios

14 comentarios en “Verano inaugural (Experiencia veraniega “La Poesía no muerde”)

  1. Poesía, voz, imagen.
    Me gustan,
    me gustaría oír otra vez
    esa voz que empuja.

    Fuerza de viento que narra,
    casi huelo el aire
    de azahar
    en esos naranjos de tu ciudad,
    casi siento que es gasa
    y ulular que barre.

    Alimentándote del deseo que crece en el haz del olvido…
    Inasible…
    El abismo, momentáneo, del Azar…
    Escribiría en tiempo no medido
    de todos los versos que escribiste
    contento de hacerlo respirando la orilla del mar.

    Te deseo
    en generosidad hermosa
    y que hayas dejado esa boca y su peso
    en más compartidas estrofas.

    Aprovecho tus versos para agradecida posdata.
    Así, he de hacer saber de nuevo a Hélène
    el placer de estas palabras
    que a su batuta se escuchan, se miran, y se leen,
    y a quienes las crean y a ella escribir “gracias”.

    Le gusta a 3 personas

  2. Vuelvo aquí, otra vez, el otro día lo escuché unas veces y cada vez me parecía más impactante. ¡Buen trabajo! Como siempre es impresionante el resultado.
    Por cierto, cuando yo escuché mi voz me reí a carcajadas. 😀 😀
    Un abrazo a todos.

    Le gusta a 1 persona

Un comentario siempre es bienvenido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s