Con tu aliento

Siento como golpeas mi cara con tu aliento.
Húmedo, violento, recién descubierto.
Los músculos de mi quijada, pesados y lentos
jalan lo último del cigarro, y duerme el cuerpo.

A esta noche le falta sal en la lengua,
le falta el soplo de juventud inquieta.
No faltan recuerdos, ni sobran memorias abiertas.
Todo es algo que cae, como costras de la conciencia.

Viviré, siempre colgado de alguna razón,
y siento como si le hubiera entrado luz al corazón,
como una llave abierta, agua de la luz,
tierra de luz, piel de la luz, apagón.

Que sea un lago, un puño de arena,
una cicatriz liquida, reciente y tierna.
Que sea, fácilmente, la vida como uno espera
para morirla de golpe como vez primera.

Uno siempre sabe, adivina el momento.
Pareciera que esto de vivir sin saberlo
fuera solo como ir en un juego
donde uno despierta para dormir de nuevo.

 

Daniel García (Guadalajara, México)

www.moonschild.wordpress.com

Anuncios

Un comentario siempre es bienvenido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s