El espantapájaros (Experiencia LPNM)

 

Las nubes grises se iban juntando formando negros nubarrones.

Se olía el agua, estaba a punto de descargar de manera inminente.

 

¡Ella! Tenía que atravesar aquel muro, pasar por el sendero,

que salía tras la pared paralelo a aquella inmensa higuera,

en la que los cuervos, se posaban cada atardecer.

 

Los pájaros en sí, no le provocaban miedo alguno, eran sus graznidos,

esos gritos que salían de aquellas gargantas, que a pesar de no tener cuerdas vocales, algunos imitaban la voz humana a la perfección.

 

El simple hecho, de tener que pasar por aquel árbol

hacía que el vello se le erizara, y le recorriera un escalofrío por la espalda.

 

Pero como siempre, se armó de valor, y comenzó a caminar decidida.

Al dar la vuelta a la calle, vio la sombra negra en la oscuridad de la noche.

 

Las primeras gotas de lluvia empezaban a caer con fuerza.

Se quedó parada,  aterrada, su cuerpo no reaccionaba.

 

En lo alto de aquella higuera había un hombre sin cabeza.

El viento le trajo hasta sus oídos unas palabras que no había escuchado nunca, en la voz de aquellos cuervos que habitaban en sus ramas.

 

Eres mía, ven conmigo

 

Su imaginación se desboco, al mismo tiempo que su corazón, hasta el punto de que ya no pudo bombear más sangre a ese ritmo, y sufrió un colapso.

 

Los ojos inyectados en sangre, se le quedaron complemente abiertos

mirando hacía la copa de aquel árbol.

 

A la mañana siguiente, con los primeros rayos de luz, la encontraron,

echa un guiñapo, empapada, y mirando hacía el espantapájaros,

que alguien, había puesto para espantar a los cuervos.

 

 

Siguiendo los pasos de la creación

Imagen : Hélène Laurent (Lille, Francia)

Poema: Antonio Caro Escobar (Villanueva de la serena, Badajoz)

Miedo (Experiencia LPNM)

Miedo

tengo

de la oscuridad

de las

palabras que se dicen

a medio decir

y de las

acciones que

se hacen

a medio cocer.

Temo,

como un gato

huye del agua,

los deseos

sin cumplir

años

y sudo frío invernal

a causa

de la madera áspera

que se agazapa

detrás de

algunas sonrisas.

Miedo de ser

mordido

por el veneno

del olvido,

y la piel se eriza

al sentir

el aire de

la vejez venidera.

Miedo, temor,

terror que paraliza,

que no deja respirar.

 

Miedo a nada,

miedo a todo.

Miedo, en fin,

a

desaparecer.

 

Siguiendo los pasos de la creación:

Poema: Jesús Palomo (Vitoria-Gasteiz)

Imagen: Bernardo Arcos Álvarez  (Ciudad de México)

Pájaros borrachos (Experiencia LPNM)

Bernardo Arcos ÁlvarezPájaros borrachos de sol arrancándose las plumas…

nuestros gestos eran demasiado claros

o bien demasiado torpes y desteñidos,

para cargar con nuestras sombras,

Para barrer tanta pesadumbre y cargar con las alas de un ángel roto…

Tanto silencio fermentado

convertido en añicos de lo incompleto

Y entonces ahogados en la luz, las bocas cansadas de morder el sol y de arrancar los rayos de improbables estrellas muertas.

Oíamos esa voz lejana…. murmullo casi incierto de lluvias torrenciales,

de las palabras encerradas y de una nave que extraviaba la razón.

Voz de plumas y de papeles subiendo el infierno de la memoria.

Atreverse a amar, delirar en el laberinto del amor

y al amanecer arañar el nacimiento de un nuevo mundo

Como feroces combatientes desafiando un tiempo incierto.

 

Siguiendo los pasos de la creación:

Imagen: Bernardo Arcos Álvarez (Ciudad de México)

Poema: Patricia Sabag (Reims, Francia)

Y no habrá lobos que nos guarden (Experiencia LPNM)

Idiota, Hélène Laurent

Con el miedo dictando sinrazones

que por mesura y prudencia

pasan

dando con todo al traste.

 

Con la levedad de las palabras

violadas

llevadas de un extremo al otro

al son del Poderoso Señor del Aire.

 

Con la monotonía contínua

de desventuras televisadas,

taladrando todo sereno rigor.

endureciendo alma, seso, piel:

“Cosa de todos, cosa de nadie”.

 

Llegarán, profanada la noche,

…y no habrá lobos que nos guarden.

 

 

Honorables carniceros:

listos, en canal estamos,

piezas prestas

para su ominoso embarque.

 

 

Siguiendo los pasos de la creación

Poema: Raúl Sánchez Alegría (Vitoria-Gasteiz)

 Imagen: Hélène Laurent (Lille, Francia)

Quema

QUEMA, Gema Albornoz

Ardes.

 

Ahora sé que eres de carne.

 

Los celos consumen:

no escuchan razones,

no conceden treguas.

 

En esta habitación

ante mis ojos,

ardes.

 

Ahora sé que eres dolor

que el fuego devora,

abrasa,

quema.

 

Siguiendo los pasos de la creación:

Imagen: Gema Albornoz (Aguilar de la frontera, Córdoba)

Poema: Raúl Sánchez Alegría (Vitoria-Gasteiz)

Vertido espiralmente a lo grotesco (Experiencia LPNM)

Tiembla, Hélène Laurent

¿Dónde circula el desastre?

Vienen a mí mis manos.

Sujetan mi cabeza

antes de la explosión.

Diversas ondas deforman

lo que me rodea,

aquello que mis pies sostienen.

¿Qué se mueve con mi grito?

¿Acaso aspira el cielo

en su expansión?

¿No será un aullido

vertido espiralmente

a lo grotesco?

Ruego a la ausencia

al tormento,

al desorden,

a la catástrofe de arrancar

la desgracia con mis propios dientes,

masticando la tragedia

hasta acabarla.

 

Siguiendo los pasos de la creación:

Imagen: Hélène Laurent (Lille, Francia)

 Poema :Gema Albornoz (Aguilar de la frontera, Córdoba)

Vértigo (Experiencia LPNM)

Raúl Sánchez Alegría

Detrás de mí, el pasado

Imágenes sepia.

Vanas percepciones,

furtivos pensamientos

Me elevo al vacío, un tapiz de cien soles de fuego.

 

 

Nubes colosales, delta y manantiales

Peces etéreos, fluyen en el aire.

Inmersión vertical.

Desde el agua al cielo.

 

 

Busco una palabra nunca dicha.

O acaso repetida

Perdida en un mar abisal,

Entre mil filtros de medusas y siluetas ondulantes.

Eternos blancos parajes.

De silencio.

 

 

Despiértame inesperadamente.

Empújame a lo profundo.

En el eco de la caída

Quizás encuentre la respuesta.

Siguiendo los pasos de la creación:

Poema: Amalia Pedemonte. (Buenos Aires, Argentina)

Imagen: Raúl Sánchez Alegría (Vitoria-Gasteiz)