¡Vámonos a susurrar poemas ¡

¡Vámonos a susurrar poemas ¡

Sólo tú sabes cómo llegar a ese lugar recóndito,

a ese recóndito lugar,

donde podré despertar de este encumbrado y maléfico sueño .

¡Traerme aquí lo suplico, vengo a susurrar poemas!

Dejarme que marche a la travesía del arrepentido

en donde las almas encuentran redención,

que importa que el camino este lleno de fatigas y melancolías,

nada puede más destrozar mis pies heridos y mi mente azorada.

¡Vamos a susurrar poemas!

Sólo tú sabes cómo llegar a ese lugar recóndito,

a ese recóndito lugar,

donde podré despertar de este eminente castigo humano.

Déjame lo suplico, déjame susurrar poemas

dejarme recostarme en la serenidad de la sabiduría de los hombres

y poder beber como una bestia sedienta

de los manantiales de concordia de este  tiempo.

Traerme a ese recóndito lugar

a susurrar poemas del alma, lo suplico.

No permitas que mi cuerpo siga a la deriva

bañado por la lluvia del llanto.

Déjame que marche a la travesía del penitente

Déjame qué recorra caminos susurrando poemas.

Permíteme que juntos podamos hundirnos

en las aguas recónditas del excelso lugar,

donde las almas consiguen alivio.

Traerme aquí lo suplico, dejarme susurrar poemas a los amantes

y que el amanecer despierte estampándose en nuestro concilio.

Dejemos que nuestros cuerpos se fundan en las cálidas aguas, recónditas aguas del sublime infinito donde ahora tú eres sirena y solo porque te susurré poemas al alma.


José Lara Fuentes © (Wales,UK)

joselarafuentes.wordpress.com