De lo más leído (2015)

The walking chair, Susana G López. Tinta china. Some abstractions with chinese ink and watercolors (cobalt turquoise and a kind of orange. Brand:Schmincke)

The walking chair, Susana G López. Tinta china.
Some abstractions with chinese ink and watercolors (cobalt turquoise and a kind of orange. Brand:Schmincke)

 Imagen: Susana G. López. (Barcelona)

Susanaglopez.jimdo.com

 


The walking chair

 

«el que siga buen camino tendrá sillas

peligrosas que lo inviten a parar»

Silvio Rodríguez, Historia de la silla

 

Como un mundo

en mis espaldas

reclamas conciencia.

 

Te llevo conmigo

invitándome

como descanso

como remanso,

tentándome

la fatiga,

la calma,

las ansias.

 

Camino

tu curso

desafiando tu cauce

 

En paciencia

desbordas.

No eres carga.

 

En mi cabeza,

promesa.


Poema 1: Verónica Boletta (La Plata)

 https://veronicaboletta.wordpress.com


The walking chair

Que no,

que no camino sin rumbo,

sin tiento alguno

ni entrenada destreza obsesiva.

Que la madrugada ya se ve cercana

y la necesito conmigo.

Por eso recurro ansiosa

al movimiento imposible.

Me levanto y ando,

sigo el teatro

en penumbra

de mi pura esencia,

en mi forma,

en mi ser inerte…

Mas me muevo,

camino y ando,

me desplazo torpe

en su aguerrida busca.

En otro tiempo la tuve,

y me complementaba.

Ahora me miran serios,

como a trasto inútil

en la esquina muerta

de la muerte cercana.

Ya amanece.

Ya han llegado.

Deslumbra el color naranja

que cubre su cuerpo enjuto.

Cada lágrima que resbala

viaja sin prisa

por su desencajado rostro

para luego rebotar violenta

contra el suelo seco

de este silencio compartido.

Setecientos veinte segundos

de una cuenta atrás.

Una más.

No, no lo he conseguido.

Ahí está mi Némesis,

orgullosa de su altiva presencia.

Ha llegado a tiempo,

jactanciosa y presuntuosa

de su innata electricidad.


 
Poema 2: Jose Yebra (Oviedo)
 VIAJES AL FONDO DEL ALSA https://josinynuri.wordpress.com/

Me dijeron que era tiempo de sentar cabeza:
«Duerme en semillero, riega tu esfuerzo,
¿no quieres ser un día parte de esta maleza?
¿Acaso no tiene miles de pinceladas un lienzo?».
 
Les dije que mi cabeza vive en el aire:
«En un semillero no puedo volar,
ruego disculpen, no quisiera hacer un donaire,
no quiero plantarme no sea que a alguien vaya a herbolar».
 
Me pidieron ser uno más en ese rebaño:
«Todos andamos, todos sufrimos, todos reímos,
descuida los motivos que hagan sentirte un extraño,
nos guiaron cuando nos fuimos, levantaron cuando caímos».
 
Les dije que ser uno más me era aburrido:
«Sé que en el fondo, es lo que queremos, no vayan a pensar,
pero un camino manido no puede llevarme a otro destino,
quisiera tener un final que años después gusten contar».
 
Me exigieron que cumpliera las normas:
«Nos hacen felices, nos dan un trabajo, un motivo,
seguimos camino a los pies de su horma,
¿cómo si no se puede pensar estar vivo?».
 
Les dije que normas no necesito:
«Quizá su rebaño sea de mal año y guste del mal,
más con mis costumbres y mis placeres son mi requisito,
no quiero me vistan de una manera formal».
 
Me ofrecieron su mundo y su protección:
«Hay unos libros, hay unas leyes, hay una guía.
Tenemos un muro, hay una cura por cada afección.
Si nos ayudas, serás una parte de la jerarquía».
 
Les dije que gracias por su protección:
«Pero me arriesgo a caminar por mi cuenta,
que cada error que cometo, si aprendo, es una lección,
que para ver el sol has de pasar la tormenta».
 
Les dije al fin, que gracias. Que no me sentaría.
Pero -añadí-, ¿puedo llevarme la silla?
¿Por qué cargarás con la silla?, me respondía.
para descansar, ratito a ratito, de ir subiendo la cima.

Poema 3: Johan cladheart (Madrid)
“Auf wiedershen, Liebling”… (“Hasta pronto querido”)
Llevo mi silla a cuestas,
como la conciencia del amo en el esclavo
Mas la carga es semántica,
por eso… el oprobio.
Y las contradicciones, son ideológicas,
cada tarde esperándome,
se arremolinan en pantallas
Ovejas de otro rebaño.
Mis ventanas las abro de noche
para que las esperanzas florezcan de día.
Procuro que los ideales clavados en el cielo ideal
estallen contra las estructuras materiales.
Mas sólo en términos dialécticos
Mi silla potencial es sólo un bloque de madera
Qué importa el futuro si todos los días
se clavan en un cetro onmímodo.
Auf wiedershen, Liebling…
Hilos de títere en sus vetas inertes,
tejen implacables
oleajes de río…

Poema 4: Amalia Pedemonte. (Buenos Aires, Argentina

¿Y si el origen fuera música? (Revista#5 LPNM)

Seguimos con las festividades:

¡Aquí está nuestra quinta revista digital gratuita!

Esta revista se basa esencialmente en nuestra cuarta experiencia (¿”Y si el origen fuera música”?, inspirada en los temas musicales de Orlando Valle) pero se procuró reflejar lo mejor posible el trabajo de todos en nuestra comunidad. Espero que os guste. Una vez más gracias a todos los que lo hacéis posible y recordad:

” ¡La Poesía no muerde!”


A compartir sin moderación

 

Broken windows, notes from a disaster (Imagen encontró poemas)

Susana G. Lopez, notes from a disaster

Susana G. Lopez, notes from a disaster


-Bordado-
Impregnadas de atemporalidad,
las piezas vagan,
las piezas flotan
entre perspectivas
cárceles y castillos,
acorraladas por credos
deletrean distancia
pero significan suma, completo y unidad.
Como habitáculos separados
las piezas se derriten, una y otra vez.
Encontradas y perdiéndose
se persiguen dentro del espacio
tras esquivar formas lógicas aplastantes
y tantos rumores absurdos.

Son y somos:
Escaleras.
Similitud.
Asimetría.
Construcción.
Comprobación que prueba de encajar sus trazos
con los estallidos primordiales y variados
surgidos desde las venas
de la pronta y fecunda hora:
Vestido de luz y oscuridad.

Impregnadas de sentido…
Las piezas viajan
escogen y se dejan llevar.
Puerto tras puerto
Navegan y amarran.


Poema 1: 318-omu G.S (bcn. 2016)
Òscar (Barcelona)
saboresdetierra.com


Ventanas Rotas

 

Cristales bellos, más rotos

Que caen a pedazos en gotas

Cual triste lluvia de parajes remotos

 

Ventanas otrora alegres

Que mostraban un mundo bello

Ahora todas grises y tristes

 

Señales fidedignas y exactas

Muestran sin ningún error

Y de las mismas solo extractas

 

Que un fin solo puede ser

Y del cual adivinas

Puedes correctamente prever

 

Que un desastre se avecina

Son como notas claras

Del final que se aproxima

 

Hermosas ventas de tu alma

Que caen a pedazos

Y matan de la estancia la calma

De la quietud es sepultura

Tu llanto se vuelve mortaja

De esta relación ahora ruptura

 

Un desastre está en camino

Va en camino de colisión

Sigue su triste destino

 

Tus ventanas quebradas

Solo permiten ver

Tus decisiones tomadas

 

El final es inevitable

Ya te decidiste

Y tu espíritu es inquebrantable

 

Lo veo por tus ventanas rotas

Avisos y notas de lo decidido

Pues veo caer nuestro amor en gotas…


Poema 2: Herbert D. Figueroa B.

©® Guatemala 20 de mayo del 2016

Derechos de Autor

Derechos Reservados

https://hdfigueroab.wordpress.com


Ventanas rotas

 

Paso cada día por la calle del dolor,

allí se encuentra el edificio del amor,

paso y miro a través de la ventana para ver

si veo a mi amor cada mañana.

Hoy he sentido un pinchazo en mi corazón

He ido corriendo hacia la calle del dolor

algo me decía que lloraba mi amor.

Al ver las ventanas me he quedado parado pues

estaban rotas las de los cuatro lados,

mi amor no está,

se ha hecho añicos.


Poema 3:  Antonio Caro Escobar (Villanueva de la Serena, Badajoz)

www.antoncaes.wordpress.com


Imagen: 

Susana G. López (Barcelona).

http://www.susanaglopez.jimdo.com

You didn’t expect to see this spring…/No quisiste esperar a ver esta primavera…

You didn’t expect to see this spring.

When we said goodbye, it was a sunny day.

Did you smile for us?

No more suffering for you.

Your shiny shoes when I was a child,

your glazed eyes when you were sick,

my sight at the wheel surrounded by stones,

my slow tears remembering your last day with us,

it’s all that I have after a week.

I take my breakfast with dipped cookies in coffee or in tears.

What did I learn from you, something useful?

I need a compass,

I don’t see the North from that sunny day,

lost as a castaway on the most remote island in the world.

I will not be able to laugh as before without thinking that I betray your memory.

Will you forgive me if someday I forget the sound of the last screw on the cold stone?

Although I cried every day when I woke up,

I’ll struggle with my clumsy memory

to remember how your smile was.

 

———————–

 

No quisiste esperar a ver esta primavera.

Cuando te dijimos adiós, era un día soleado.

¿Sonreías en nuestro lugar?

No más sufrimiento para ti.

Tus brillantes zapatos cuando era niña,

tus ojos vidriosos cuando estabas enfermo,

mi mirada fija en la rueda rodeada de piedras,

mis lágrimas lentas que recordaban tu último día con nosotros,

es todo lo que me queda después de una semana.

Desayuno todos los días con galletas mojadas en café o en lágrimas.

¿Qué aprendí de ti, algo útil?

Necesito una brújula,

no veo el norte desde aquel día soleado,

perdida como un náufrago en la isla más remota del mundo.

No seré capaz de reír como antes sin sentir que traiciono tu memoria.

¿Podrás perdonarme algún día si olvido el sonido del último tornillo en la fría piedra?

Aunque llore cada día cuando me levante,

lucharé con mi estúpida memoria

para recordar cómo era tu sonrisa.

 


 

Susana G. López (Barcelona).

susanaglopez.jimdo.com

Anoche creí volver…

Anoche creí volver a aquel reducto llamado habitación

donde “Les danseurs bleus” de Degas

con su azul tutú

decoraban el marco superior de la puerta.

Rozaba el suave azul

de la tela que acompañaba mis ensueños.

 

Aquel reducto donde se perdió mi adolescencia

y

se inició

mi absurda edad adulta…

 

En la pared unos versos de Benedetti -que llegué a memorizar un día-

“mi estrategia es
que un día cualquiera
no sé cómo ni sé
con qué pretexto
por fin me necesites”,

mi primer dibujo a sanguina enmarcado

por el aprecio maternal

y una foto de la catedral de Florencia pegada

en una estantería rebosante de filología,

que mi padre decía que no servía para nada.

No comprendía el crecimiento de mi alto vientre

y en la circularidad de mis días,

me masturbaba con canciones de Bon Jovi y después lloraba.

 

Llegó el día de partir,

de echarse todas las mierdas a la espalda

y abandonar el tutú azul, las estrategias,

a Madame Bovary y a Niebla…

 

Más de 4000 kilómetros de tierra para seguir escuchando a Bon Jovi

y seguir llorando

y seguir sintiéndome plena y libremente gilipollas.

En las idas y venidas seguía sin encontrar mi estrategia…

 

Después de tantas lluvias

comprendí que me necesitaba yo.

¡Tan pocas veces me encontré

y

tantas me necesitaba!

 

Aún hoy lloro,

pero solo después del ritmo de lambada.

 


Susana G. López (Barcelona)

susanaglopez.jimdo.com


poema busca ilustración (propia y apropiada)

lapoesianomuerde@gmail.com

Te propongo una tregua (Poema encontró imagen)

Patty Escalante, te propongo una tregua

Te propongo una tregua

en esta guerra bajo el mismo techo.

 

Has de prometer que dejarás

de hacer jirones mis sueños.

 

A cambio te propongo

Abandonar la torpeza de ponerle sal a tu café.


Poema : Susana G.López (Barcelona)

 Susanaglopez.jimdo.com

www.galerizarte.wordpress.com

Imagen: Patty Escalante (Caracas, Venezuela)