Yo te siento habitar mi piel,

Te siento como una primera ansiedad,

fragmentos de ti en mí

invadiendo poco a poco,

Marea que ahoga y no tiene tregua,

barco encerrado en una ola clara y tempestuosa,

un sueño que no duerme y araña mis sentidos,

pegándose a mis huesos, resbalando en mis sentidos,

Y te siento venir como tintado de jazmín,

como pintado de alegría violenta,

estirando el día con tu olor a hierba fresca.

veremos más allá del horizonte,

y en mis huellas y en mi tiempo estamparás tu memoria


 Patricia Sabag, palabras escapándose

Y hasta mis suspiros se vuelven necios y pesados.

Y el jazmín cae lentamente ocultando su ruido de campana;

Y mi geométrico corazón agujerea ferozmente este espacio

afónico, este caer infinito de la nada lanzándose al vacío.

Ahogándose en en lo inacabado, polvo de la transparencia.

Allá donde vive la tristeza quejándose de ser inhabitable,

Allá donde ríe la tristeza sabiendo que ella habita.

Allá en el fondo de nosotros mismos,

Allá donde el silencio es un caracol  y el mar es sordo,

Allá donde él silencio es memoria enterrada con olvido”


 Patricia Sabag, palabras escapándose

Carne y hueso

Tócate los bordes de las cuencas de los ojos.
Adelante. Tienes todo el tiempo del mundo.



¿Lo notas?
¿Notas el hueco? Es la forma de tu calavera.

Tus huesos, lo que eres más allá de lo que piensas.
Tus cadenas a la realidad, la silueta de tu muerte,
al tiempo, al espacio, al mundo inconexo.

Eres reacciones químicas ante todo.
Animal.
Depredador y presa.
Tócate, ¿tienes todo el tiempo del mundo?

Eres carne y hueso.
El resto,
los sueños que te mantienen con vida.

 


Francisco Fernández Jiménez (El Ejido, Almería)

losupeencuantotevi.blogspot.com.es/2010/11/carne.htm


Comprar el libro:

https://www.bubok.es/libros/175178/Lo-supe-en-cuanto-te-vi

Este poema está hecho de ramilletes de olvido,

De memorias pasadas, de olas en el mar

que  narraban un tiempo de contradicción,

cuando te decía qué pena que no me duela tu nombre,

qué pena que no me duela ni el dolor.

Mírame vivir estoy hecha con fibras de morir.

Mi amor está  incompleto, pidiendo los instantes,

En que te vuelves  pensamiento, viento y momento,

Pidiendo sin querer mariposas en un eclipse de sol

y gorriones que se te parecen en el fulgor del arcoiris.

rosas blancas y amarillas y cataclismos no vividos,

Mi amor está incompleto tiene miedo de las ruinas,

Y huye del desorden de este mundo que tu destilas.

Mi amor era diferente, a mí no me importaba ser decente,

Y entre corrientes y para siempre….

Qué pena que no me duela tu nombre,

Qué pena que ahora no te nombre.

Pero hoy mírame vivir que soy fuerte porque solo tengo

entre mis venas y mi sangre, entre mi alma y mi carne,

Tejido vivo y dolor en kilómetros olvidándose de ti,

Pájaros ciegos buscando un sueño allá del otro mar”


 Patricia Sabag, palabras para el otro lado del mar.

Hoy traigo regalo

Hoy tengo ganas de compartir con vosotros mi ultimo descubrimiento.Después de volver a ver “Cadena perpetua” anoche y de lamentar por enésima vez:

“Como me gustaría poner cara a la voz española de Morgan Freeman”

“Si fuera locutor de radio le escucharía todo el día…”

decidí investigar un poquito. Esa voz tan famosa tiene ahora nombre: Pepe Mediavilla. Y…

…además de nombre tiene algo mucho mejor. Sí, sí, muchísimo mejor :

¡Un canal de Youtube donde se dedica a leer poesía! ¡Una delicia!

¡Que lo disfrutéis!

 

 

 

Me queda por terminar

Me queda por terminar una sonrisa,

Que no vuele lejos si no la pienso,

Un horizonte que vaya más allá del mar,

Me queda por terminar una tarde 

que no me proponga noches sin sueño,

ni el grave silencio de las violetas negras, 

Me queda por terminar un viaje sin movimientos,

sin destino y sin emociones como blanco quejido,

Me queda por terminar el inventario de todas las flores,

Inventarme un mundo con razones.

Frenar este terrible motor de ilusiones,

Volar en un cielo rojo que no me invente latidos,

que no me engañe los sentidos.

Me queda por pintar estrellas en mi pensamiento,

Deshojar los calendarios, comerme los meses sin sol,

Contarte mi vida desde tu ausencia, 

Decirte que a mis besos se los robó un estrépito de tiempo.

Me queda por dibujar las emociones del musgo verde,

Invisibles e imperceptibles caricias de las palabras,

Me queda por contarte….. se me olvida… ah, si, 

Que en mi zoológico he abierto la jaula del corazón,

Que mi habitación se ha poblado de incendios, 

Me queda por borrar lo que dices sin pensar.


Patricia Sabag, Palabras escapándose