Confusión

Le llamaban Nadia

Así fue su nombre de pila
Una mujer de 30 años más o menos
Me pareció mucho
Hubiéramos dicho dos gotas de agua
Hasta cierto punto increíble
Como si me viera en un espejo
Fue cierto que no estaba soñando
Pudiera ser yo
Lo que yo era
Sensible, servicial
Ambiciosa y muy meticulosa
Diferente a la que soy hoy
Insignificante junto a ella
Perdida, encerrada en sí misma
Pesimista, desalmada
nihilista…
Está respirando aún pero muerta de veras
La muerte la había robado sin preaviso
La cabeza me dio vueltas
¿Quíen fue aquella Nadia?


  Joulnar Khaldi ( Fez,Marruecos)

Doble malta (Poema busca imagen)

Entre el humo y la gente…

merodeando por las caricias

de los rincones…

el “With or without You”,

serpentea cadencioso.

Con la mirada entre charcos

De cerveza…  murmuro un

“quédate hasta las tres”,

Y tú… diciéndome no sé qué.

 

Extra quality.

 

Yo apresando tu mano,

mientras me despeño por

tu cuello… Y tú diciéndome

no sé qué…

 

Premium especial.

 

… aferrándome a tu cintura

y tú marcándome las fronteras

y diciéndome no sé qué…

y yo queriendo escuchar…

 

Original lager beer.

 

Queriendo oír un te quiero,

Queriendo verlo en tus ojos…

y tú diciéndome… ¡adiós!

y yo…

… mirando  el vaivén de tus

bolsillos que se alejan airosos,

“…without You”…  me bebo

la derrota en soledad.

Doble malta.


Ginés Carrascoso
Teruel, Aragón (España)
ginescarrascoso.wordpress.com


Poema busca imagen (propia y apropiada)
lapoesianomuerde@gmail.com
(con nombre, apellido, ciudad y enlace)

Noche conmigo aún

Noche conmigo aún
Para la Sra. Pardo
Pasa mucho cuando estamos juntos
todo es
una marea
corazón dentro de tibiezas
asperas de calma tierna.
¿Cómo estar encima
de la hermosura de un beso
si nosotros somos sus padres?
Imanes a mi atención
tus ojos, escritura de tu aliento
mis labios entreverados en tu hombro,
también una cobija, sentirnos quizá
un poco más, como caracoles, apresurados
en la lluvia. Y al final esperarte
contra el silencio de los aparatos,
esta noche, que eres tú, allá, aquí, conmigo aún.

Rómulo Pardo Urías (Xalapa, Veracruz, México.)

Diario de Babel (Imagen encontró poema)

Juan lopez de ael003

Juan López de Ael 2

Fue pura suerte, cosa del destino.

¡Buena gente!,  si un día me lo encuentro

he de darle un abrazo.

Desperté confuso… enamorado.

Esa noche me robaste la cordura…

y me arrugaste la corbata…

Recuerdo que te miraba… bajo todo esas luces,

azul, amarillo, negro y el brillo de tus pupilas

reflejos en el hielo,  destellos en el cristal…

¡trago largo de escote…!

Con una mano cogías la mía… y con la otra…

me escribías un poema, sí… de nueve números

sí… en aquel… bohemio collage.

Recuerdo que te miraba, … y tus labios

silabeaban sensuales formando palabras

en un universo rojo…Y tú seguías hablando

y me ofrecías tu número.

Ya no te volví a ver…

pero aún busco tus versos,

en aquel diario de Babel.

Ginés Carrascoso
Teruel, Aragón (España)
ginescarrascoso.wordpress.com

Imagen encontró poemas

Eolo en las nubes, Hélène Laurent

Eólicografía

 

La del silencio constancia

es del viento un ápice,

fragmento cierto,

quietud mitad

aliento mitad porción

azul, del cielo imán

 

Áspid del tiento

de la ciencia indómito

falacia de luz

como velo de energía,

mitades moviendo

átomos que invocan

añoranzas, otros tiempos

indicaron una fuga:

instante como certeza

el recorrer las lindes en nubes

escritas. Cae la mitad

de un presente lejano

a la distante maniobra

de los territorios asombrosos

envejecidos de tecnología,

de esta vejez nuestra

que somos hoy

en el racimo posterior al petróleo.

 

Caricias nombran un paisaje

entre sombras de vapor

y la maniobra de montañas

adoloridas en su mancha

de energía trémula

impulsa el descubrimiento

como de cielo cartografía

instantánea en el rincón más insospechado

de la conquista abismal: el trazar

un camino entre atisbos carreteros.

 

 

Rómulo Pardo Urías  (Hermosillo, Sonora, México)  6 de diciembre de 1981

http://romulaizerpardo.com


 

AEROGENERADORES

Delante de esta bella foto

En la parte  hacia donde ella nos mira

Lugar apartado de aquel que preferiría

Me duele, como tiene que dolerle a la Tierra

De ahí esas nubes negras

En sus ojos azules

Esta “energía obtenida a partir del viento”

Que destierra el vuelo de los pájaros

Y sus armoniosos trinos.

Parece bonito, pero qué dolorosos son

Esos cortes del viento con las aspas

En un paisaje que no les corresponde

Como fenómenos que son

Que afecta a la Naturaleza

Y duele a los sentidos de las aves

Porque causan horror y aversión

Con solo el acercarse.

Qué poco me gusta el verles

En prolongación de una línea recta

En el tiempo de una propiedad rústica

Cual alfileres gruesos

Que sujetan el enfaldo de las nubes.

Ya no se ven aves de paso

Ni aves frías, ni aves de rapiña

Y, mi pobre abuelo

Que tenía un corral en el monte

Donde recogía los machos

Y mulas lechuzas

Tuvo que venderlo y marchar

A otro lugar más céntrico

Y concurrido

Donde él no puede desterrar

Su  tristeza

Ni sus costumbres.

-Daniel de Culla (Madrid)

 

Imagen busca poema

Eolo en las nubes, Hélène Laurent

Hélène Laurent (Lille, Francia)

https://www.facebook.com/HeleneLaurentPoesia/

https://twitter.com/HLaurentPoesia

https://www.instagram.com/helenelaurentpoesia


 

8M DosZero18

Natalia Ciria

Venimos de una costilla,
ignorando al coño que nos engendra.
Ya que nos trae, que sea él quien nos sierva.

Porque del diecinueve ene
no se sabe ná,
pero del ocho eme
aun se oye gritar
a las mujeres que cosieron hasta quemar.
Y por algo será.

Por el techo de cristal,
la brecha salarial,
la mutilación genital,
el acoso sexual.
Y espérate, que aún hay más.

Porque ser mujer es la principal causa de pobreza.
Por agresiones, humillaciones,
marginaciones o exclusiones.
Por violencias machistas,
cotidianas e invisibilizadas.
Por la cosificación mediática e implantada.
Porque traer la vida y quedarte embarazada
hace de ti una persona menos valorada.
Y espérate, que ojalá no hubiera más. (…)

Porque de cada cien somos cincuenta,
solo pedimos que se nos trate como tal:
igual que a la otra mitad
con un reclamo internacional.
Porque somos humanas
y lo que decimos no son palabras inventadas.

Y porque los ovarios no cuelgan,
salimos afuera
en guerra a nuestra manera.
Y no,
no es que tengamos la regla.

Hoy los lazos los hacemos con nuestros brazos.


Imagen: Natalia Ciria Artiga ( Soria, España)

Poesía:  Alba Palomo Lara ( Igualada, Barcelona, España)