Bicitauro

Para que un jovencito ande en bici
tiene que empezar en la orilla de la playa
y sin mirar pa atrá, pedalear hacia el fondo marino.
Si se ahoga es porque se le pinchó la cámara y no pudo flotar.
Y en ese instante le saldrán escamas en sus brazos
piernas y rostro.
Haciéndose un pez cazador de amores imaginarios
encontrando hoyos negros debajo del mar.
La bicicleta se pegará al cuerpo
convirtiéndose
en un bicitauro marino que nada hacia el centro del universo.
Siendo dueño de las luces que irradian los corales
el bicitauro luchará contra grandes bestias
y temibles animales para dejar su vida por su amada prisionada.Al librarla llevará su sirena al hombro
para pedaletear
hacia las estrellas de mar que caen fugazmente
perdiéndose en los matorrales de la flora marina.

Ernesto Antihual , Eranti ( Santiago, Chile)
Febrero 2013

www.loquevaserluz.wordpress.com

Haditas que viven el la tierra

Haditas que viven en la tierra
y contaminan de risas
los caminitos de piedras.
Te rozan con mucho mimo
te sonríen con ternura
y todas sus travesuras
suenan a rumba con ritmo.
Princesas de risas, haditas
haditas sin alas, que vuelan,
con sus piecitos en el suelo
con sus sonrisas del cielo.
Gema Albornoz (Aguilar de la Frontera)

INSOMNIO

 

Esta noche no puedo dormir,

Como tampoco pude dormir la noche anterior,

Y la anterior a esta,

El silencio retumbaba en mis oídos como martillos sobre el yunque,

Hasta el latido de mi corazón es ensordecedor,

Que alguien lo acalle,

Que alguien se apiade de mí y lo asesine y así me deje dormir,

¿Es tanto pedir, cerrar los ojos por unas horas?

Solo unas horas,

No quiero dormir para siempre, solo mientras dura la noche,

 

La falta de sueño hace desvariar la mente,

Diría que estoy loco,

Si no supiera que no estoy cuerdo,

Tengo un libro al lado de mi cama,

Lo he leído las suficientes veces como para saberme el final y el comienzo mejor que las líneas de mi mano,

Necesito Valium o diazepam,

Pero la farmacia no la vende sin receta,

Y en mi receta no está,

¿Acaso pretenden decirme que quiero asesinarme?

Lo del otro día fue solo una travesura,

O quizás un accidente,

(Digo asesinarme porque suicidio me suena tan disfrazado),

 

Mi mirada se conoce cada resquicio del techo,

Cada grieta de la pared,

Ha hecho mil combinaciones con las grietas y los puntitos que se pueden ver (son caga de mosca)

He dibujado mil figuras en la pared, otras en la puerta hasta en el piso que alcanzo a ver,

He combinado cada imagen de mis recuerdos,

Cree seres más fantásticos que la mismísima locura del quijote,

¿Por cierto ya les dije que no estoy loco?

Solamente no estoy cuerdo,

 

En silencio conté los tic tac del reloj,

Los ordene al revés,

Les di nombres,

Pero los olvide por prestar atención a los latidos del corazón,

 

Mis ojos te han descubierto dando vueltas,

¿Cómo es que no te vi antes?

Eres silenciosa como el viento,

Te veo caminar pero aun así me pregunto si tus pies tocan el suelo,

Es tal tu silencio,

Tus ojos no llevan las marcas de quien no duerme,

Quiero odiarte por ello,

O al menos envidiarte,

Pero la verdad no puedo,

Porque antes de sentir algo me duermo.

 

Carlos Quisiyupanqui Ascate (Trujillo, Perú)

http://carlosfqa.wordpress.com/

No estás ( Poema encontró imagen)

Salvapantallas, Luis Hernández Blanco

Salvapantallas, Luis Hernández Blanco)

 

No estás desde hace tiempo

Aunque te vea tan cerca

Tus ojos, ¡hace tanto

Que miran hacia adentro!

Buscan colores nuevos

Me ven en blanco y negro

No miro  últimamente

Las niñas de tus ojos

Por miedo a no encontrar

En ellas mi reflejo

Se marchó el esplendor

De la yerba ahora seca

¿Volverá la frescura a las verdes praderas

Con el sol y la lluvia, en esta primavera?

 

Poema: Ramón Fernández  (Valladolid)  http://palabraypoesiarfdez.wordpress.com/

Imagen: Luis Hernández Blanco (Valladolid) http://www.deshuesado.wordpress.com

Aún me debes…

Aún me debes, tiempo,
un puñado de años desiertos.
Por qué anhelo acabarme de mi,
todo el aliento?
Yo no creo en nada
que sea cierto.

Aún me debo a mi mismo
algunos días, para ver el espejo
y decirme cosas que no entiendo,
reírme de lo que no pasa
y, ser! vivir!: caminar como los ciegos.

 

Daniel García (Guadalajara, México)

www.moonschild.wordpress.com

LIMOSNAS (Poema encontró ilustración)

Mujer mariposa espera,  de Camile Squella. Propuesta por Vivianne Schnitzer

Mujer mariposa espera, de Camile Squella. Propuesta por Vivianne Schnitzer

Cae una moneda de la mano,

Suena el golpe de la misma con la lata,

El sonido parece tener un eco que no acaba,

Es como el mal sabor de un beso amargo,

 

Cae una moneda más,

Puede verse como cae sin prisa de la mano,

Se deslizo de la mano como la caricia que se da.

Una caricia sin amor,

Sin un sentir real,

 

Una más cae de la mano,

La acompaña una mirada desinteresada,

Despreocupada,

Sabe que es sinónimo de pan,

Pero el pan no lo es todo,

 

Varias monedas han caído,

La lata casi llena se torna pesada,

La mirada clavada en ella sigue viéndola vacía,

De pronto pasa mendigo,

Mira la lata casi llena mira el pan que lleva en la mano,

Lo parte en dos y lo comparte,

 

Por primera vez el dueño de la lata la siente llena,

Se pone de pie y camina atesorando su pedazo de pan,

Ya no es un mendigo,

Ahora es un hombre humano.

 

Poema: Carlos Fred Quisiyupanqui Ascate  (Trujillo Perú)
http://carlosfqa.wordpress.com/

Imagen: Camile Squela, Propuesta por Vivianne Schnitzer

 

El PEDESTAL DE DIOS (Poema encontró ilustración)

Desmoral

Desmoral

Y es en los sueños en donde el hombre busca,

Y en la tierra en donde araña el suelo para hallarlos,

Pero es en el alma en donde encuentra lo que anhela;

El alma del hombre

Es tierra de dioses,

Es suelo de guerras,

De guerras…,

La tierra ha bebido de la sangre derramada en ellas,

Hasta quedar asqueada de la misma,

Ha bebido tanto que la ha vomitado,

Bebió forzada por el hombre mismo,

No hay sitio en su ser capaz de beber una gota más,

Se encuentra embriagada de ella,

Sus carrillos se encuentran reventando de carne de cadáveres,

Pero Dios ama al hombre,

Y la Tierra que no es más que el pedestal de sus pies,

Este clama de dolor a su creador,

Renuncia a ser el seno que alberga a su verdugo,

Pero Dios ha olvidado en donde posa sus pies.


Poema: Carlos Quisiyupanqui Ascate (Trujillo,  Perú ) http://carlosfqa.wordpress.com/

Imagen: Desmoral (Barcelona)http://juliamoral.com/