Somos la alegría perfumada…

Somos la alegría perfumada

por la boca del viento hablamos,

el murmullo del agua es tu risa,

somos una tarde de arena tibia,

un desierto misterioso en tu mirada,

somos la visión de  une aurora gris,

el abismo de los mares, las hojas secas de los bosques,

somos ropa desordenada, o mi  nevera que anuncia el fin del mundo,

somos el primitivo asombro el primer grito del miedo,

somos todo y nada fuera de nosotros,

por eso te recuerdo somos la alegría,

somos un poco la memoria de lo que no se olvida, el fuego que al frotar nace,

vendaval de tierra y de palmeras encorvadas,

vuelve mi recinto de soledad que sin ti estoy en el laberinto del tiempo

perdido.

te vas pajarito y sin embargo somos, te vas y no te veré mar profundo,

somos el huracán alocado que queriendo desbastar, purifica,

vuélve pronto mi tempestad, mi furia mi habibi de amor,

que sin ti soy una guerra acabada, vuélveme que me vuelvo pupila dolida,

nube deshecha sin gusto a sal.

Porque  soy  roca blanda con aroma a ti,

vuélveme porque somos una promesa en un cajón perdido,

y qué hago yo sin ti, mi manojo de alhleli,

si somos  tiempo de aguaceros en un norte azul,

vuelve mi sombra amiga, mi espera de ti,

mi manto verde en el cielo, mi malinche rojo, mi océano sin corazón.

Eclipse total de la razón, mi silencio de pirata que por cojear perdió a su loro,

somos un ángel que pasa, un fantasma asustado ante un jardín de rosas

y aquel lienzo blanco que teje la desolación

 

Patricia Sabag (Reims, Francia)

Escribir…

Patricia Sabag

Patricia Sabag

Escribir…

Para secar las lágrimas que 

No han tenido el tiempo de correr.

Para perderse en las palabras 

que  suenan a consolación,

Para perder entre las letras 

el sentido y la emoción.

Para mecerse entre el viento

oír el eco repitiendo somos tiempo. 

Escribir y sentir entre el pecho

otra vez ese vuelo de mariposas,

el murmullo silencioso del corazón

Patricia Sabag (Reims, Francia)

Tengo que vivir…

Tengo que vivir, para decirle al tiempo que me miente,

Que puedo todavía correr y sentir.

Tengo que vivir como una arrebatada necesidad. 

Como el instinto que va a tu encuentro.

Como un ímpetu que no quiere ser hielo

Para contarme un cuento, soñar quimeras, 

pedazos de ilusión repartidos en leche de nube.

Tengo tiempo para desprender alegrías a los días y atrapar en cuajos el color de la esperanza.

Alargar mis días como estanques del verano.

Olvidar las noches y recordar que los jardines son reflejos perfumados, pétalos diminutos que entre rocío y calor dejan 

que vuele un blanco ruiseñor

 

Patricia Sabag (Reims, Francia)

Te siento

Yo te siento habitar mi piel,

Te siento como una primera ansiedad,

fragmentos de ti en mí

invadiendo poco a poco.

Marea que ahoga y no tiene tregua 

barco encerrado en una ola clara y tempestuosa, 

un sueño que no duerme y araña mis sentidos, 

pegándose a mis huesos, resbalando en mis sentidos,

Y te siento venir como tintado de jazmín,

como pintado de alegría violenta,

estirando el día con tu olor a hierba fresca,

escribiendo mis páginas de una tinta nueva.

Veremos más allá del horizonte,

y en mis huellas estamparás tu memoria,

de mi trigo haremos la mejor harina,

Y de mi cielo un sol que nos sorprenda.

Volverás sin ruido como los cristales de la paciencia.

olvidando las sequías y la mala hora,

los rayos y truenos de nuestros propios miedos,

los secretos roídos son piedras de un tiempo perdido


Patricia Sabag (Reims, Francia)

Gotas de silencio a través de tu silencio

Revuelco  mis cajones buscándote,

Revuelvo mis razones,  encuentro astillas de perdones.

Pedazos de un si, trocitos de a veces, trizas de tal vez.

migas de un no, añicos de un después, partículas de ojalá si,

fragmentos de si envueltos en no,

Busco en mis bosques y en mis ríos

tu eco, tu sombra…

Yo quería encontrar tu presencia

Quería decirte que los días son largos.

Ayer recogí  del pozo amargo un jarro  de silencio,

lo he guardado porque hablaba.

Ayer mis pupilas congelaron  el vacío,

lo he guardado porque era mío,

el mar era violento y frío.

Yo quería cuajar mis ilusiones,

recitarte el cuento del fruto de las emociones,

de vez en cuando decirte mis canciones.

El tiempo no parece darme tu sabor,

y está brisa que quema no tiene calor,

trato de curarme de ti.

Nada tiene ni tu gusto, ni tu color  miel,

ni el delicioso veneno de tu piel,

no hay sol en el que no pueda verte,

no hay gotas de mi alma que no te contengan,

ni pensamiento mío que no bañe en tu rocío.

Yo sé que no sabes llorar,

Yo sé que a ti te basta el mar,

Pero yo te quiero mi río

Porque tu música me hace respirar.

Sendero sin vías, entras en mis arterias.

Quizás por descuido te llegó mi olvido,

Quizás por descuido yo muero de frío.

Eras una llanura abierta, un métal sombrío.

Y  me pregunto

Cuál es el segundo que no está embarrado de tu vida.

Giro y doy vueltas, mi vértigo tiene todo del hastío,

Cuál es el minuto que no te invoque,

Giró y mi mareo tiene algo de sal y  desaliento,

Cuál es la hora en la que este profundo océano

te devuelva amor mío y se lleve mi pena

que ya ha perdido hasta su tiempo.

Que ya ha perdido en pedacitos de viento

mi fuerza entera y mi deseo de amar.

Vuelve tú, que te llevo en mi mar.

Vuelve tu mi esencia de azahar.

Que el tiempo no sabe esperar


Patricia Sabag (Reims, Francia)

Café (Poema encontró imagen)

antonio caro escobar

Sería  mejor si pudieras ser café.

Si pudiera sorberte, 

Olerte en el humo de un suave café 

Hacer visible el poema que un día te dediqué,

recordar cada centímetro de tu piel café,

Presentirte en mis pensamientos de por la mañana,

desearte por las tardes, provocarte ya de noche.

sutil aroma a café, oír que no eres bueno… 

que mi corazón se altera, que yo te tomo bien claro,

que eres un vicio exquisito y que tienes el color café.

Entre una taza y un chupito te lo recuerdo, 

Qué bonito sería volver a encontrarnos.

Que me hables más de ti, que me inventes un cuento.

que me enseñes tus fotos nuevas, esa en la que ya no estoy yo,

que entre humo me describas tu ciudad,

que me hables de tu después, 

Un sorbito, otro sorbito, ay ! Que rico que me huelas a café,

que me cuentes un poco lo que eras,

y lo que ha sido de aquella tarde de mayo cuando te vi partir.

Qué bonito que me veas y que adivines todo lo que no fui. 

Contarte que en las palabras no tengo fe. 

Encerrarme entre tus párpados, 

que te enredes entre el humo,

detenerme un poco entre tus labios,

abrazarte  y sentir que me hueles a café 


Poema:  Patricia Sabag, (Reims, Francia)

 

Imagen: Antonio Caro Escobar. (Villanueva de la Serena. Badajoz)

antoncaes.wordpress.com

Y retoñaré

Y retoñaré, tendré hojas, flor y fruto.

Recordaré cada gota de lluvia,

que  moja mi suelo y me tiñe de verde,

que empapa el rostro de mi mundo blanco,

Recordaré mi fuerza y mis raíces,

mi pasado fragua de mi futuro.

Me enredaré en tu tierra y seré tu olor,

Con mis caricias suaves te haré el amor.

No seré silencio, ni voz pero mucha vida.

El musgo cómplice  sentirá mi calor.

En ti como hiedra de tu piel respiraré.

Y cada hoja será un verso que se vista  de flores.

Seré nido de golondrinas, sombra y luz.

Seré alto en tu camino y señal de tu destino. 

Retomaré mis fuerzas, beberé tu humedad 

Volveré a ser filtro del viento y signo del tiempo. 

Y creceré de nuevo, me dividiré, seré vientre, espada, pared, 

seré el pozo que aplaque tu sed, 

Seré la fuerza que se escapa de mi ser, 

viajarás en mis ramas como si fuesen ventanas, 

abrirás puertas, las mismas que yo creía cerradas,

pensarás  en la libertad soñarás que un día fui savia que te protegió 

y hojas que la borrasca  sacudió.

Y retoñaré porque soy viento suave y ola del Levante,

por mi sangre corre un poema que tiene alma de gigante


Patricia Sabag (Reims, Francia)

Café

Sería  mejor si pudieras ser café.

Si pudiera sorberte, 

Olerte en el humo de un suave café 

Hacer visible el poema que un día te dediqué,

recordar cada centímetro de tu piel café,

Presentirte en mis pensamientos de por la mañana,

desearte por las tardes, provocarte ya de noche.

sutil aroma a café, oír que no eres bueno… 

que mi corazón se altera, que yo te tomo bien claro,

que eres un vicio exquisito y que tienes el color café.

Entre una taza y un chupito te lo recuerdo, 

Qué bonito sería volver a encontrarnos.

Que me hables más de ti, que me inventes un cuento.

que me enseñes tus fotos nuevas, esa en la que ya no estoy yo,

que entre humo me describas tu ciudad,

que me hables de tu después, 

Un sorbito, otro sorbito, ay ! Que rico que me huelas a café,

que me cuentes un poco lo que eras,

y lo que ha sido de aquella tarde de mayo cuando te vi partir.

Qué bonito que me veas y que adivines todo lo que no fui. 

Contarte que en las palabras no tengo fe. 

Encerrarme entre tus párpados, 

que te enredes entre el humo,

detenerme un poco entre tus labios,

abrazarte  y sentir que me hueles a café 


 Patricia Sabag, (Reims, Francia)


 

Un poema incompleto como lo que no se narra sin el tiempo

Mi grano de sal con sabor a miel,

mi más completa ausencia.

Yo quisiera  soñar como tú soñaste.

Ser isla y no saber nadar como  nadaste,

Tú brillabas en mi inmenso vacío,

tú llevabas todo lo que no se contaba.

Tú tenías ese gusto de lo narrado,

esa ausencia de lo que no se ha recitado.

Tus palabras eran las mías como siempre lo fueron,

tal vez por eso nunca pude distinguirte amor y sombra perdidos en la nada.

Tus recuerdos yo me los comía y mi incumpletud  tú la llenabas.

Eres una historia sin tiempo, de algo que se parece pero que no es, algo que

conocí pero que nunca existió.

A veces tenías  el perfil de mis  esperanzas,  el desorden de mi tiempo,

lo habitual de mi más extraordinario encuentro.

Y como decía un poeta; yo quisiera llorar cuando tu lloras,

Reír cuando ríes y morir como tú has muerto.


Patricia Sabag (Reims, Francia)

Entre yo afectiva y tú transitivo

 Eres mi pretérito presente,

mi más adorado ausente,

mi  verbo de fuego en juego,

defectivo en todo los tiempos.

Conjugación de perder razón

conjunción sin concesión,

hipótesis sin conclusión.

Un imperativo silencioso.

Oxymoron permanente.

Erotema de toda interrogación.

Mi voz activa queda pasiva,

subjuntivo sin concordancia real,

Vocal sorda y átona.

Consonante muda de mi amor 

estrellándose en una gramática loca,

que a mis sentidos invoca.

Planta verbívora que te provoca,

Obsesión textual que tu alma evoca.

Énclisis sin pronombre ni obligación 

nombre sin sustancia ni sujeto.

Metáfora sin referente.

Mi morfema cero y mi dilema total.

Lengua que habla y no muerdo,

mi único monema sin sentido, 

mi más bella obsesión por antonomasia


Patricia Sabag ( Reims, Francia)

Y yo te busco…

Y yo te busco en los poros del mundo y en las esquinas de lo absurdo.

En los índices de mis libros y en las páginas amarillas del esperar,

En el tiempo que tengo cuando ya no hay tiempo

y en el hueco infinito de la ilusión que tú quieres amortajar.

Yo te busco hasta en mi mutismo que cansado esta de la elocuencia

frecuentar, en los  versos que juegan a arañar tu mente,

Y aquellos que te dicen ¡oye tú! mírame de frente.

Tú apareces en mis puntos y desapareces en cada coma,

Yo te conjugo con verbos de vida, que explotan al conjugar.

Yo te busco y tú, tú no estás,

Hoy te he escrito y te he buscado.

Pero entre sombras solo he hallado

un barómetro encallado que sin ti sus agujas no puede fijar.

Hoy te he escrito y no lo niego como un punto que marca un final.

Yo te busco en esquinas y en diagonales,  todas ellas imposibles de dibujar,

En los rectángulos y círculos que no supimos recuadrar.

Yo te busco en mis palabras  y en las tuyas sin remendar,

Ya parece que no es moda eso de aprender a soñar.


Patricia Sabag (Reims,Francia)

No te das cuenta

No te das cuenta…

Que es mi palabra la que te quiere provocar,

Como brote de hierba, como ruido de río,

Como silencio envenenando el respirar.

No te das cuenta…

es mi piel la que azarosa te busca y no te nombra,

Es mi piel la que te reclama y muy poco mi sombra,

Que de nombrarte todavía se asombra.

No te das cuenta…

En las huellas del destino tú hiciste mi camino.

Y he buscado tu reflejo en todo espejo.

No te das cuenta…

Que eres tinta y pergamino fino.

Y soy mancha indeleble que a ti no quiere renunciar,

No te das cuenta…

Que entre  la bruma y la espuma,

Hay algo que se pierde.

No te das cuenta…

que llego a tu ventana,

y como flama mi palabra arde.

Ay amigo mío si mi noches fueran las tuyas,

sabrías que no te narro. .. no te cuento,

te sueño y me creo el cuento.

Sabrías que ya no te extraño 

Te invento y me invento.

No te  das cuenta…

que robas el canto a las amapolas,

No te das cuenta…

que soy absoluto de rojo en tu paleta.

No te das cuenta…

 que soy orilla de mar,

ola juguetona que te quiere salpicar, 

y  tu corazón es el mío al palpitar.

No te das cuenta…

que en alfabeto rojo he convertido tu historia,  

te paseo, te distraigo y provoco tu memoria. 

No te das cuenta…

que soy flecha al viento

que tu cuerpo y el mío quiere juntar 


Patricia Sabag (Reims, Francia)

Bastaría pronunciar tu nombre,

Bajito, bien quedito,

Bastaría que las constelaciones

Nos envuelvan en su azul.

para que la vida reaparezca

en esta ausencia loca,

Bastaría beber una gota de tu piel

para vestirme de ella,

Bastaría un susurro de esta higuera,

para  oír el murmullo de las algas

y mecerte en el fondo de mi alma.

Bastaría encontrar tus lágrimas en el mar,

para fundirme en tu risa de cascabel.

Bastaría contabilizar lo desconocido

para saber la magia de tus besos.


Paticia Sabag (Reims,Francia)


Poema busca imagen (propia y apropiada)
lapoesianomuerde@gmail.com
(con nombre, apellido, ciudad y enlace)

Geografía del dolor

Si yo me olvidara de ti.

Que todo  a mi alrededor se vuelva tinieblas y estupor

y de los ríos brote azufre que mi rostro queme.

Que el tiempo no avance, que el respirar no exista.

y mis ojos sin luz del día se queden para siempre vendados.

Si me olvidara de ti,

Que el fango me recubra, que mi grito fisure el universo,

Y que no exista verso para llorar mi agonía

y en un cataclismo de tristeza se sumerja  toda mi alegría.

Si me olvidara del día que entre fuego conocí tu vida,

Que mis horas y mis minutos de confundan en tiempos sin medidas.

Que no exista primavera y que mil voces me condenen,

a vivir en un infiernos maldiciendo tu ausencia.

Insultando la esencia que construyó mi luz,

Si me olvidara de ti,

que mis segundos sean siglos de horror  entre ronces salvajes y 

amargue de gris toda mi vida,

Sí me olvidara de ti,

Que se borren todos mis mapas

Y se dibuje en mi alma el territorio del dolor.

Si me olvidara de ti que me rompa entre tormentos

Y que mis labios no pronuncien nunca más la palabra amor.


Patricia Sabag (Reims Francia)


Poema busca imagen (propia y apropiada)
lapoesianomuerde@gmail.com
(con nombre, apellido, ciudad y enlace)

Parece que el olvido tiene formas…

Y porque el poeta dijo:

 “Fresca como la amapola del olvido es la boca que besa “

P. Celan

Parece que el olvido tiene formas,

parece que la memoria guarda su forma,

y que hay que olvidar para repetir

y repetir para olvidar

que el olvido tienta al tiempo,

y que yo no he tenido tiempo para el olvido,

que repitiéndome te siento y que sintiéndome

no he llegado hasta tu olvido.

Qué hemos olvidado, nosotros que hemos sido.

Cuál era el puente entre memoria y valor,

Y a qué diablo le confiamos el amor,

Si en verde quedó el recuerdo

de aquel que nunca fue viejo ni objeto de memoria

de aquello que vive allá donde yace lo vacío


Patricia Sabag (Reims, Francia)


Poema busca imagen (propia y apropiada)
lapoesianomuerde@gmail.com
(con nombre, apellido, ciudad y enlace)

Cuando ella camina sola (Experiencia LPNM)

Cuando ella camina sola, Gema Albornoz

Ella me dijo que el mar era esa puerta,
Misteriosa entrada impregnada de fragmentos de vida,
ella aún escucha el crujido de las olas.
Le parece ver a un león herido arrancando de sus entrañas rayos carcomidos
de un sol envejecido y cubierto de soledad.
Ella corre quiere olvidar y sus piernas son
gigantes inmóviles devorando una tierra ocre y fría
Elle quiere escapar y en su corazón esconde un pájaro herido,
Un mundo sin sentido resbala en toboganes invisibles,
Frente al mar, ella habla con algo que se parece a sus sentimientos,
les quiere preguntar de qué color es el olvido,
Cómo hacen las flores que al marchitar no se les oye llorar,
Les quiere preguntar de dónde viene ese terrible alarido,
un grito envuelto de memoria y ahogado en el vacío,
Camina sola, se avanza, le habla…
No entiende sus signos, no comprende su idioma,
Piensa que quizás como ella hable la lengua,
de los pájaros, o bien, simplemente la de las orquídeas rojas.

 

Ella arranca de la espuma las lágrimas escondidas,
que una gaviota negra sembró en surcos de agua,
Ahora se mira, se teme es animal salvaje,
compuesto de espejos, calendarios, fatalidades y tiempo,
Se observa, reconoce su cabellera escarlata,
Y adivina en sus ojos un mar disfrazado de bosque,
que arranca a la tierra su último latido

 

 

Siguiendo los pasos de la creación:

Poema: Patricia Sabag (Reims, Francia)

Imagen: Gema Albornoz(Aguilar de la frontera, Córdoba)

Pájaros borrachos (Experiencia LPNM)

Bernardo Arcos ÁlvarezPájaros borrachos de sol arrancándose las plumas…

nuestros gestos eran demasiado claros

o bien demasiado torpes y desteñidos,

para cargar con nuestras sombras,

Para barrer tanta pesadumbre y cargar con las alas de un ángel roto…

Tanto silencio fermentado

convertido en añicos de lo incompleto

Y entonces ahogados en la luz, las bocas cansadas de morder el sol y de arrancar los rayos de improbables estrellas muertas.

Oíamos esa voz lejana…. murmullo casi incierto de lluvias torrenciales,

de las palabras encerradas y de una nave que extraviaba la razón.

Voz de plumas y de papeles subiendo el infierno de la memoria.

Atreverse a amar, delirar en el laberinto del amor

y al amanecer arañar el nacimiento de un nuevo mundo

Como feroces combatientes desafiando un tiempo incierto.

 

Siguiendo los pasos de la creación:

Imagen: Bernardo Arcos Álvarez (Ciudad de México)

Poema: Patricia Sabag (Reims, Francia)

Yo te siento habitar mi piel…

Yo te siento habitar mi piel,

Te siento como una primera ansiedad,

fragmentos de ti en mí

invadiendo poco a poco,

Marea que ahoga y no tiene tregua,

barco encerrado en una ola clara y tempestuosa,

un sueño que no duerme y araña mis sentidos,

pegándose a mis huesos, resbalando en mis sentidos,

Y te siento venir como tintado de jazmín,

como pintado de alegría violenta,

estirando el día con tu olor a hierba fresca.

veremos más allá del horizonte,

y en mis huellas y en mi tiempo estamparás tu memoria


 Patricia Sabag, palabras escapándose

Y hasta mis suspiros se vuelven necios y pesados…

Y hasta mis suspiros se vuelven necios y pesados.

Y el jazmín cae lentamente ocultando su ruido de campana;

Y mi geométrico corazón agujerea ferozmente este espacio

afónico, este caer infinito de la nada lanzándose al vacío.

Ahogándose en en lo inacabado, polvo de la transparencia.

Allá donde vive la tristeza quejándose de ser inhabitable,

Allá donde ríe la tristeza sabiendo que ella habita.

Allá en el fondo de nosotros mismos,

Allá donde el silencio es un caracol  y el mar es sordo,

Allá donde él silencio es memoria enterrada con olvido”


 Patricia Sabag, palabras escapándose

Este poema está hecho de ramilletes de olvido…

Este poema está hecho de ramilletes de olvido,

De memorias pasadas, de olas en el mar

que  narraban un tiempo de contradicción,

cuando te decía qué pena que no me duela tu nombre,

qué pena que no me duela ni el dolor.

Mírame vivir estoy hecha con fibras de morir.

Mi amor está  incompleto, pidiendo los instantes,

En que te vuelves  pensamiento, viento y momento,

Pidiendo sin querer mariposas en un eclipse de sol

y gorriones que se te parecen en el fulgor del arcoiris.

rosas blancas y amarillas y cataclismos no vividos,

Mi amor está incompleto tiene miedo de las ruinas,

Y huye del desorden de este mundo que tu destilas.

Mi amor era diferente, a mí no me importaba ser decente,

Y entre corrientes y para siempre….

Qué pena que no me duela tu nombre,

Qué pena que ahora no te nombre.

Pero hoy mírame vivir que soy fuerte porque solo tengo

entre mis venas y mi sangre, entre mi alma y mi carne,

Tejido vivo y dolor en kilómetros olvidándose de ti,

Pájaros ciegos buscando un sueño allá del otro mar”


 Patricia Sabag, palabras para el otro lado del mar.

Me queda por terminar

Me queda por terminar una sonrisa,

Que no vuele lejos si no la pienso,

Un horizonte que vaya más allá del mar,

Me queda por terminar una tarde 

que no me proponga noches sin sueño,

ni el grave silencio de las violetas negras, 

Me queda por terminar un viaje sin movimientos,

sin destino y sin emociones como blanco quejido,

Me queda por terminar el inventario de todas las flores,

Inventarme un mundo con razones.

Frenar este terrible motor de ilusiones,

Volar en un cielo rojo que no me invente latidos,

que no me engañe los sentidos.

Me queda por pintar estrellas en mi pensamiento,

Deshojar los calendarios, comerme los meses sin sol,

Contarte mi vida desde tu ausencia, 

Decirte que a mis besos se los robó un estrépito de tiempo.

Me queda por dibujar las emociones del musgo verde,

Invisibles e imperceptibles caricias de las palabras,

Me queda por contarte….. se me olvida… ah, si, 

Que en mi zoológico he abierto la jaula del corazón,

Que mi habitación se ha poblado de incendios, 

Me queda por borrar lo que dices sin pensar.


Patricia Sabag, Palabras escapándose

Lenguaje de abanicos (Poema encontró imagen)

Poema:

Patricia Sabag (Reims, Francia) , Palabras escapándose.


Imagen:

José Luis Alcalde Soberanes (Ciudad de México)

“Ensoñación con abanico cerrado”, Gráfica digital

 

Glacial goteo púrpura

Perlas de sangre de lo no dicho

Los fantasmas de las amapolas se esconden,

sus  lagrimas  se congelan fijando las palabras

en pasarelas de lo que quedará.

La historia del había una vez el fuego,

La historia del tal vez y del ojalá, 

La historia de lo que quede 

ya no irá a refugiarse en los campos de mis sentidos,

ni arderá en nuestro evidente desamparo.

Tal vez un día cual viejo pergamino roído 

la interpreten las flores, se la adueñen los soñadores,

Se la roben los castores y luego no sabremos lo que será, 

y se oirá el canto de las piedras ocultando un silbido triste,

gritando, eso no existe, eso nunca sucedió,

Y un viento de lluvia soplará por las calles,

y un sol con manchas te quemará de frío.

Y un ruido triste morirá en los pasillos de mi geométrica sensibilidad.


 Patricia Sabag, palabras escapándose 

 

Lenguaje de abanicos

Me miras y te miro,

En tu abanico hay todo lo que no digo,

En tu juego caigo,

Basta un giro y no respiro,

Tu rostro ocultas niña traviesa,

Sígueme si puedes esto solo empieza,

No te tapes la frente, abanica, abanica 

Sígueme la corriente,

¡ deja ! qué importa lo que piense la gente…

Yo sé que tu abanico me dice lo que no dices,

Entre encajes giran tus sentimientos

diciéndome que mi amor tienes abandonado,

Anda, nada importa que yo me hago de lado.

Déjalo deslizar sobre tus ojos,

Dime vete que por mí no brillan tus ojos…

Y despacio, muy despacio como tu abanico,

De mi amor rojo harás mil añicos.


Patricia Sabag (Reims, Francia)

Si la ves, si a tu lado pasa…

Si la ves, si a tu lado pasa,

Si en sus cabellos te quiere enredar,

Si de sus besos el infinito pareces tocar,

Anda, ve y dile que en sus pupilas

quisiera habitar, que su color quisiera robar,

Que en palabra cierta mi verdad he de encontrar,

Anda ve y dile que está en mis venas,

Que es torrente y laguna,

Que en las noches claras la oigo cantar,

Que su risa suave es mi respirar,

Que su alma es tinta para dibujar,

Que entre las nubes un pájaro ciego,

entre lluvia y viento, ha perdido

una estrella, ha perdido su mar,

que su mundo era ella y que

entre las hojas de un bosque extraño,

Ya no tiene fuerzas para volar.

Anda ve y dile que la vida es un pasar,

Que su risa pura,como campana del cielo,

Yo quisiera perpetuar, que entre su piel

Y mi piel existe un sello de acero y miel,

Anda ve y dile que hay noches oscuras

En las que los secretos más grandes,

Se vuelven palomas, que sólo quieren volar


Patricia Sabag, Palabras escapándose

Poema busca imagen (propia y apropiada)
lapoesianomuerde@gmail.com
(con nombre, apellido, ciudad y enlace)

De tu boca a la amapola

Caminaba y su vieja sombra se proyectaba

en la oscura soledad de las piedras,

en  las raíces profundas de la tierra,

y en el instante afónico del grito del mundo.

Caminaba los jazmines le escuchaban,

Sus palabras eran fragmentos de infinito,

Alegría perfumada, destellos del tiempo,

ritmomo cadencioso, deseo de ser profunda noche.

Caminaba y en su memoria un corazón

lleno  de albas iluminaba su reflejo,

caminaba y su risa eran perlas

Nácar esparcido de su dulce boca de amapola


Patricia Sabag

Poema busca imagen…(propia y apropiada)

lapoesianomuerde@gmail.com

con nombre, apellido, ciudad u¡y enlace.

 

IRAZU

Hoy voy a convertirme en flor,

Enviarte un lago azul y mi ruiseñor palomo de amor,

La flor del chocolate,

Los pantanos de mi alma,

Protegerte con palabras 

Envolverte en mis labios,

Hacerte una comedia,  jugar mi mejor papel.

Dejarme derrotar por las amapolas,

Darte mi abrigo de lluvia,

Gritar, hacerme notar, para que me mires tú,

Besar sapos creyendo que se transforman en ti 

Bañarme en malvas locas y recuperar la razón,

Beber las aguas de azufre de un volcán,

Quemarme entre tus besos y poco aroma del tulipán.

Vestirme en tela de arena y buscar el color de tu piel

Presentirte  sincero y decirte te quiero,

Arrancar las estrellas y en murmullo de viento,

Susurrarte el color del tiempo,

Buscar lo que no he perdido, entregarlo al olvido,

Dibujarte en mis planes, proyectarte en mi futuro,

Apuntarte en todas mis libretas 

Perder toda etiqueta, lavarte las chaquetas 

Confundir el cielo azul con tierra verde,

Bañarme en aguas de los más peligrosos pantanos,

Revolcar los mares, escribir sin signos,

Hacer radiografías de las sombras,

Confundirme entre la penumbra,

Arrancar los frutos de un árbol estéril,

Jugar  a que muerdo por las noches tu piel,

Soñar sin despertar, para que me ilusiones tú.


Patricia Sabag

Ahora que no hay surcos en el agua…

Ahora que no hay surcos en el agua, ni viento que levante el tejado,

Ahora que parece que está anclada la neblina,

Ahora que sin quererlo mis pájaros no saben volar.

Ahora que hay tiempo que se puede desgranar.

Ahora que no hay estrellas y este cielo se ha vuelto lento

Pareciera alma mía que se ha hundido todo en un vacío,

Pareciera que ha huido el olvido y en tu ausencia el silencio hace ruido.

Si un día vienes por mi casa, si un día el viento te lo murmura,

Tráeme un poco de luz, unos rayos de oro,

Y entonces miraremos juntos desde mi ventana

que ya no es ventana.

Y entonces oiremos a la gente correr, y entonces,

desde la ventana que hoy ya no es ventana, saldremos y entre las flores estarán las

jaulas vacías de mis pájaros y se oirá un grito de amapolas,

y en rayos azules veremos entre los girasoles a

mis pájaros de mil colores que se han puesto a volar.

Y desde mi ventana que hoy ya no es ventana,

veremos que muy cerca tenemos al mar,

Y tu ausencia será dulce presencia que arranca el ancla

de un barco abandonado que se le olvidó zarpar.


Patricia Sabag, palabras escapándose.


Poema busca imagen (propia y apropiada)
lapoesianomuerde@gmail.com
(con nombre, apellido, ciudad y enlace)