ODA AL INSOMNIO II/ ODA AL INSOMNIO III / A DÓNDE VAN LOS SUEÑOS

    ODA AL INSOMNIO II

Sueño los mismos sueños húmedos
Húmedos de ausencia, de estar solos
Solos y ahora acompañados
Acompañados de la caricia de sus dedos
Dedos que me llevan a los puertos
Puertos de barcos llenos
Llenos de peces en sus senos
Acompañados ahora por mis dedos
En los mismos sueños húmedos.
Sueño que ya nunca estará sola
Sola de narcisos ni camelias
Camelias que nacen en su boca
Boca que cuando duerme me sueña
Sueña con un mundo para todas
Todas las flores hermosas
Hermosas en sus manos abiertas
De tanto amor hambrientas
Cuando duerme sola.

Sueño con los funiculares
Funiculares que suben y bajan de los montes
Montes que llaman castillos en esos lugares
Lugares azotados por los mismos mares
Mares donde encallan las naves
Naves de náufragos nacientes
Nacientes con sonrisas como soles
Traídos por la aurora
En su funiculares…

 
ODA AL INSOMNIO III 

Sueño pero no despierto
Despierto hago otras cosas, vivo
Vivo, como, bebo, entre intensos abrazos
Abrazos que endulzan lo que veo
Veo tu espalda tendida en el lecho
Lecho que añoro más que todo
Todo me recuerda que estoy cuerdo
Así que sueño
Pero despierto.
Sueño que me inunda la alegría
Alegría de verla desatada
Desatada como tormenta en primavera
Primavera en el otoño de la vida
Vida que se ofrece como una flor abierta
Abierta a los dones de la tierra
Tierra de donde procede ella
Ella que es una tormenta
Que me inunda de alegría.

Sueño también con caracoles
Caracoles de múltiples colores
Colores de arco iris en los atardeceres
Atardeceres en los que hay que despedirse
Despedirse, besarse y sonreírse
Sonreírse sin dejar de estremecerse
Estremecerse y bendecir la vida al alejarse
Alejarse lentamente
Como los caracoles…

A DÓNDE VAN LOS SUEÑOS

Ha muerto el sueño que amenazaba con ahogarnos
Nos aferramos a la idea de lo eterno
Y de pronto, así desnudos
Nos ha descubierto la mañana
Solos, yo y el olor a tu cuerpo de manzana
Ya es la hora compañera, no oyes las campanas
Avisan de un incendio, de una llamarada
De una gran bola de fuego que amenaza
Es la hora, nos avisan las campanas con su canto
De recoger los frutos del amor recién hecho

Vuelve!, vuelve! sueño
A dónde vas, te grito
Dejando las almas, los cuerpos en barbecho
Después del incendio, con esta calentura
Ardiendo así, solos, yo y el olor a tu cuerpo de manzana

Nos esperan, los oyes, nos llaman,
Quién, los gatos, las olas, los pecios nos reclaman
Las barandillas huérfanas
Los sitios, las calles vacías sin nosotros
Piden nuestro amor, nos esperan en la acera los hermanos

“La solidaridad es la ternura de los pueblos”

ENRIQUE BAZAKO GOIBURU (MADRID), Que llegue pronto mañana

 

ABRENOITE / EL SUEÑO / ODA AL INSOMNIO I

ABRENOITE
Caen las horas, como hojas, lentamente este día de primavera en el otoño de la vida. Es temprano pero espero que te asomes, que vengas a saludarme como todas las noches. Como otras tardes mis ojos te buscan en la luz que va escondiéndose, en el rojo intenso del cielo que se cuela entre las nubes. Acudes justo a la hora de siempre, puntual recordándome querido amigo murciélago, que eres el abrenoite. Abres la noche para los sueños.

EL SUEÑO
Sé que es difícil decirlo ante el mundo, tal como está.
Sé que no es fácil decirlo ante los hombres y ya está.
Creéis que no se que no es fácil?
Pero tengo que decirlo
Soy feliz
Ya sé que no es fácil
Pero debo compartirlo
Lo digo soy feliz y ya está.

ODA AL INSOMNIO I

 No renuncies a los sueños
Sueños que justo alcanzan los pies descalzos
Descalzos que se alzan como puños
Puños dirigidos a los cielos
Cielos en tus ojos encontrados
Encontrados con los pies mojados
Mojados cierro los ojos
Pongo los pies en el suelo
Y me mantengo en mi sueño.Sueño así con caracolas
Caracolas que me traen el sonido de las olas
Olas de mi mar, de mi infancia
Infancia no de antes, sino de ahora
Ahora me la trae el mar, ola tras ola
Ola de nubes blancas y azules, tu mirada
Mirada que me devuelve el mar
Encerrada, como la infancia en ellas
En las caracolas.Sueño con el mismo Norte
Las mismas escaleras, el mismo verde
Verde que traspasa los cristales
Cristales que no hieren
Hieren sólo los desamores
Desamores que a otros descomponen
Descomponen y traspasan las razones
Yo sólo tengo amores
No pierdo el norte…
ENRIQUE BAZAKO GOIBURU (MADRID), Que llegue pronto mañana