Playa

Tres gaviotas nadaban el cielo en apertura.

Gloria de reflejo.

Gloria de sincronía.

Siluetas aderezando el pálido suelo, un océano de plata y destellos.

Pequeñas luces titilaban en turnos

Como milagros matutinos guiados por la plegaria de manos unidas

Viósele de lado o de arriba

Era una escena íntima

Conectaba las flexibles lineas con el permitir de un sueño roto.

Una planta de tallo arrancado

O una mirada fuera de órbita.

Era una caricia que el sol construyó para atesorar a sus hijas.

Gloria desfila.


M. de Prado (Santiago, Chile)

Poema busca imagen (propia y apropiada)
lapoesianomuerde@gmail.com
(Con nombre, apellido, ciudad y enlace)