BLAKE, SHELLEY Y BYRON

Ay, mis ángeles satánicos

Blake, Shelley y Byron

Con quienes aprendí la gramática parda

Y las cuatro letras

Que os beneficiasteis

De viudas honradas

De doncellas vírgenes y bellas

Así como de caballeros

Que pasaron cerca de vuestra casa

Llevando vuestro papel y pluma

Y os piropeaban con la lengua.

¡Cómo os quiero, mis demonios¡

Tanto o más que a mí vosotros

Que adoráis a Satán

El querubín más guapo

Del Cielo

A quien queréis más que a vuestro culo

Pues siempre le sacáis  de paseo

Por vuestros viñedos

Y huertos hojosos.

Poco a poco, como amigo

Satán os daba besos con lengua

Y os iba diciendo:

Que un dios de venganza

Le arrojó del cielo

Marchando él para la guerra

Cual soldado raso

Mili troncho de la primera nobleza

Que la ira y la rabia le llevan.

A la hora de un camino

Cuando llegó a casa

De una de vuestras suegras

Dejó preñada a una de sus hijas

Y se llevó con él a la suegra

A tierra ajena

No sin antes dejar cantado

Después de regar flores y lirios:

Que él se rebeló contra un dios sátrapa

Felón tirano

Que quiso adueñarse de su cuerpo

Y de su espíritu

Marchando, feliz

En las ancas de una Burra

Llamada Filumena

Diciéndoles a los querubines

Sus hermanos:

-Quedaos con dios, querubines

Que este dios me destierra

Este vuestro dios que me dijo:

-Yo no te destierro, hijo

Que tu Anarquismo te lleva

Con él irás bien guardado

Como si conmigo fueras.

Este dios

Que no quiere ningún Paraíso

Que no desea más que la Tiranía

Y las crueles Guerras

Los tiros a la barriga

Y las puñaladas a las abortivas nenas.

Este dios

Que  ama a tiranos y manipuladores

De los deseos naturales

Como son la Lujuria y la Lascivia.

El me desterró junto con Adán y Eva

Y a la hora de un camino

Con una quijada de Asno

A Adán le di en la cabeza

Dejándole dormido

Y a Eva

Detrás de un matorral verde

Hice lo que quise de ella.

Cuando Adán despertó

Vestido de pastor le deshonré

Y le metí en la boca la lengua

Escribiendo en su paladar

Estas pocas letras:

“Toma, guisa esa tu cordera

Para cuando llegue el amo del Mundo

Esté preparada la cena”

Y Ja, ja, ja rieron las abejas

Saliendo y entrando

Una y otra vez

De sus colmenas.

         Daniel de Culla (Madrid)

Imagen busca poema

david-de-culla-1.jpg

Daniel de Culla (Madrid)

 

Imagen busca poema…

lapoesianomuerde@gmail.com (Con nombre, apellido, ciudad y enlace)

***Se ruega esperen a que el conjunto (imagen y poema) se publique en nuestro espacio para compartirlo con el fin de que el autor  de la imagen (al que se deberá hacer mención) esté sobre aviso. ¡Gracias !***

Imagen encontró poemas

Francisco Fernández Jiménez

Somos

Amor

Odio

Odio

Amor

En qué momento estamos

Cuando nos encontramos

Nos unimos sin poder separarnos

Nuestros cuerpos se funden

Con el fuego creado

Atmósfera de sangre

Sudor y lágrimas

Por el paisaje oteado

Saltan brasas de pasión

De lujuria y perversión

Por situación tan extraña

Tu cuerpo termina abrasado

Cuando lo acaricio… Lo calcino

Lo beso… Lo incendio

Lo penetro… Lo prendo

De puro fuego

Fallece carbonizado

No te ruborices

O prenderás más rápido

Ya estoy dentro

Casi hemos acabado.

No entrelaces tus piernas

No te sacrifiques

No merece la pena

Tu final está predestinado

Crees que llegaran a tiempo

Crees que vendrán

Que podrás tenerme sujeto

El tiempo necesario

No llores

Te lo ruego

Eso que haces

Puede matarme

Tus lágrimas son únicas

Capaces de congelar el fuego

De acabar con mi necesidad

Con mi deseo

No llores por favor

Vas a destrozarme

Lo que brota de tus ojos

No son lágrimas

Son manantiales

Luces y Sombras, O.R. (Madrid)

Ardiente pasión

Arde el fuego en nuestro interior.

Como brasas incandescentes,

nuestros cuerpos chisporrotean al tocarse.

Siento un aliento ardiente recorrer mi piel.

El suave roce de tus labios aliviando la quemazón

que me dejan tus besos.

Erizando el vello y mi sexo a la vez.

Eres el fuego fatuo que arde una calida noche de verano.

Eres el agua que lo apaga y apacigua mi sed.

Sed de ti, de amor, de sexo y de pasión.

Soy la incandescencia que abrasa tu interior,

que enardece tu cuerpo y estremece tu piel.

Sientes la llama que de mis dedos salen al rozar tus senos,

erizando tus pezones como capullos de rosas al florecer.

Consumiendo el fuego que arde en ti.

El cráter exhala vapor, que rebosa de tu monte de Venus

empapando mis labios como jugos de la fruta de la pasión.

Somos fuego.

Somos llama.

Somos brasas.

Que nacen del amor.

Antonio Caro Escobar (Villanueva de la Serena. Badajoz)


CANDELA MÍA

Sentí las llamas

creciendo en mí

con tal violencia

que pensé me destruirían.

Encerré el fuego que ardía

entre nosotros

-el miedo a la luz

me lo habían otorgado

noches oscuras

de whisky y serrín-.

Fue tu alma noble,

hecha de lumbre y jazmín,

la que acarició mi espalda

y me atrajo hacia sí.

Ahora,

descanso

en tus brasas,

purificándome.

Ahora…,

descanso

por fin.

 Marina López( A Coruña)

 https://enelhuecodelaescalera.wordpress.com/


 

Imagen: Francisco Fernández Jiménez (El Ejido, Almería)

 

Imagen encontró (otro) poema

Francisco Fernández Jiménez

Ellas,

Son las estrías de tu cuerpo

en las profundas entrañas de tu ser
ese alma tuya que fluye
donde se esconde la luz
domeñando las  tormentas
de la vida
que te toco vivir.
Es la calma la que tu rostro refleja
Tus ojos el vacio del momento que vives
donde el dolor se entraña
Es la  luz que en tu camino se cruza
que no necesita cuidado
dejando que se diluya el miedo
como la arena entre tus dedos
cuando semejan tus arrugas
las dunas del desierto
las capas del árbol
que protegen su salvia
vida que en su interior
fluye.
Es la vida que prende en tu cuerpo
aun en tu mirada vacía
en tu mente callada
en tu cuerpo agotado
esas son tus estrías.
donde cada día la vida
regala momentos
Contemplando el mundo
recuperando tus fuerzas
en ese pilar que se arraiga
en tu ser
fortaleza tuya
tus arrugas y raíces
que se arraigan a la vida
como el árbol
a la Madre Tierra.
Marijose. (Madrid)

Las Flores del mal de Baudelaire

daniel de cullaDesde criatura, Baudelaire lloraba

Para que le calentara los pañales

Una mujer casada.

Letanías de Satán

Ella le cantaba

A semejanza de un perro

Que ladra al molino

Mientras le apalea el molinero.

Ya, de mayor

Miraba a la criada con  disimulo

Y, en un descuido

Él a ella le tocaba el culo.

Que por eso cantan

Unos sobrinos suyos:

“El diablo anda en Cantillana

Y el obispo en Brenes

Haciendo algunos desafueros

Y espantando a las pardalas

Para fines de sus amores”.

Más, como al Amor

Le pintan calvo

Una prostituta judía

Del Barrio latino

Torciéndole la vista

Le contagió la sífilis

Replicando él:

-La sífilis bueno

Yo a vos también

No viene bien, putón.

La examinó de verdad

Y, abandonándola, le dijo:

-Te dejo. Mucho quiero a la mulata

Y ella a mí también.

Como “Rey de los Poetas

Verdadero Dios”

Como le entronizara Rimbaud

Él le cantaba a Satán:

“Príncipe del exilio

Tú eres el único que se puede apiadar

De mi eterna desesperación

Mientras acomodaba su mano

A su picha

Pretendiendo el amor

De una doncella desposada

Con los miedos

De un querubín disfrazado

Oliendo a ajo.

-Daniel de Culla (Madrid)

 

Matryoshka

En tu mundo, dentro de tu país,
en tu ciudad, dentro de tu casa,
en tu familia …
… Extraños alrededor.
Incluso dentro de ti …
el idioma nunca fue encontrado.

Oriada Dajko,(Tirana,Albania)