Ciudad y olvido (Poema busca imagen)

Llegará un día
donde entenderás que nada en este mundo te pertenece,
ni la tierra que pisa, ni tu cuerpo
(que aprisiona tu alma)
ni el tiempo de la ciudad,
ni el cielo que limita tu libertad,
para todos serás solamente uno más.
En ese mismo día vas a ver que
quizás yo, quizás tu,
quizás los dos matamos más que todos.
A veces con palabras, a veces con rencor,
a veces en nuestra juventud, a veces en las ultimas días,
pero más que todo, has matado sin pensar,
sin mirar, sin memorizar, sin saber, sin ver,
has matado cada momento con olvido.
Has pensando ser feliz, vivir en paz
como nuestra ciudad, crear un reino de paz,
olvidando los demás.


Oriada Dajko (Albania)


Poema busca imagen (propia y apropiada)
lapoesianomuerde@gmail.com
(con nombre, apellido, ciudad y enlace)

Nuestro rastro en el atardecer (Imagen encontró poema)

daniel 6

Un ardor en las nubes anuncia

el rumor de mis oídos. Las nuevas

vibraciones de mi cabeza. Una

confusión que no termina en trueno.

Un estruendo que no termina en luz.

Un atardecer que acaba como ningún otro.


 Poema: Gema Albornoz (Aguilar de la frontera, Córdoba)

https://emocionesencadenadas.com/


Imagen: Daniel de Culla (Madrid)

Quiero escribir un poema

Quiero escribir un poema hasta que me alcance,
un poema a estas horas de la noche,
un poema que sea bien recibido
y que se me entienda,
un poema a estas horas de la madrugada
y que sea bien recibido.
Un poema a quien yo no conozca,
un poema que se detenga cuando avance la muerte
que pare en una ciudad extraña
que llegue a cielos inocuos
a solsticios inalcanzables
a un espacio de gente rara que no me de miedo atenderle.
Un poema a quien yo no conozca
y haga tradición a mis ánimos,
que cuando se abra se pueda tomar con el pecho
y se haga en lo posible nuestra carta,
que si influye en mi estado confluya en el suyo.
una carta para agotar mi desespero y mi desentendimiento.
Que cuando se abra se puedan decodificar
miles de sentimientos.
Pues hagamos en lo posible un poema para que se devuelva
y se quede por siempre joven.
Sé que en un poema se pueden abarcar
razonamientos lógicos
¿como el porqué un poema a estas horas?
mi razonamiento; lúdico y fantástico
y los dos caben en el mismo ser -enmarañado-
se escribe para una noche o dos
colgado de cualquier nube, de otro cielo de otro cielo.
Y quizás este poema es para ese otro cielo
que yo veo desde mi razonamiento fantástico
porque el hará testamento de los días vaporosos
de los días como hoy que avanzan tan rápido
y nada queda excepto un poema que quiere ser poema,
que busca la posibilidad de serlo, que va corriendo
hacia todas partes desesperado
pero no le da para mucho entonces
se queda en un simple papel
donde nadie lo leerá.
Donde ninguna linda muchacha lo verá
de veras…
Por eso este poema tan definitivo para mí.
Que este poema pueda arrasar con los mitos…

 

 David  Medina ( Cali, Colombia)

La edad (Imagen encontró poema)

daniel de culla

Avanzamos

Paramos

Pensamos

Volvemos…

En cambio automático

Dejándonos llevar

Por el mero hecho

De los años juntos

La rutina

Nuestra monotonía

Miedo a la soledad

De no encontrar nada mejor

Para nuestro descenso

Por llevar tanto tiempo

Acostumbrados

Maniáticos

O quizás

El simple hecho

Del conocimiento

De no querer probar

Sin ganas de experimentos

De nuevas experiencias

De la edad…

Dejándonos llevar

Sin amor

Solo cariño

Sin pasión

Solo amistad

Sin otra cosa que no sea miedo a probar

Miedo a perder lo que tenemos

Miedo a quedarnos solos

A no encontrar nadie que nos conozca como el otro

Miedo a gastar

El poco tiempo que nos queda

A quedarnos vacíos

A la soledad

 

Solo nos basta la compañía

Solo la amistad

Nos volvemos egoístas

Tememos experiencias nuevas

Por miedo a fracasar

Por miedo a perder ese estado que tenemos

Por miedo a crear un vacío

Por miedo a perder la compañía

Por miedo a la soledad…


Poema: Luces y sombras (Madrid)

https://lucesysombrasopinion.com

Imagen: Daniel de Culla (Madrid)

Embarcadero (Imagen encontró poema)

sirena, daniel de culla

Sólo

Pescando

Observando la quietud de la mar

El sosiego del tiempo

La frescura de las olas

El aburrimiento…

 

Me veo allí solo

Con mi caña y mi cebo

No pesco nada

Quien va a venir tan lejos

 

Veo al anciano a mi lado

Me amilano

Me acojono

Pienso…

 

Qué hago aquí solo

Qué coño hago perdiendo el tiempo

Con una mierda de caña

Y el cebo muerto

 

Que voy a pescar aquí

Salvo una pulmonía

Un resfriado

 

De repente te veo… A lo lejos

Hundiéndote en la mar

Desprotegida y sola… En silencio

 

No lo pienso, ni un solo instante pierdo.

Me tiro y nado, como buenamente puedo, hasta alcanzar el lugar donde creo haberte visto.

Sin embargo, ya no te veo.

Te has hundido, has desaparecido…

 

No pienso… Me sumerjo

Buceo

Cada vez más profundo, más oscuro… da miedo

Noto como mi cuerpo no va respondiendo, que me voy hundiendo, que no siento…

Unas manos que me sujetan, una boca que da aire a mis maltrechos pulmones, un cuerpo que me arropa… Te veo

 

Sueño o muerto

Realidad o cuento

No sé muy bien… no recuerdo…

 

Me despierto en el embarcadero

Con mi caña de pescar y mis aparejos

Ese viejo a mi lado, con una sonrisa enigmática que no comprendo

 

¿¿Qué ha sucedido??

¿¿Qué me ha pasado??

 

Le pregunto al viejo…

Solo su sonrisa enigmática como única respuesta a mi interrogatorio

 

Creo… Pienso… Imagino…

¡¡Niego!!

 

No puede ser… No me lo creo…

 

O tal vez si…


Poema: Luces y sombras (Madrid)

https://lucesysombrasopinion.com

Imagen: Daniel de Culla (Madrid)

Entre blanco y negro, rojo

ENTRE-BLANCO-Y-NEGRO-ROJO
Entre blanco y negro, rojo. Esta experimentación busca y rebusca dentro de las palabras no dichas y de los sentimientos inconscientes y además te permite a ti, lector, amigo, jugar con la historia, crear lazos propios, descomponer, abrir caminos o senderos…
¿Qué sucede cuando una taza no es un simple objeto o una olla es la que marca el último minuto? ¿Donde está la niebla?
Jesus M. Palomo
Vitoria-Gasteiz
Ebook: 1,50€ Papel: 13,60€

Magnífica sorpresa

El sábado pasado me remitieron una imagen ¡Y sorpresa! ¡Pero si es mi poema! No sé si llegarán los agradecimientos a los responsable del acto pero yo lo intento:

¡Gracias!

pasteleria mendavia

 

¡Qué amargo sabe
el café sola!


Sin embargo, lo tomaré
con la esperanza
de que en el fondo
se dibuje, algún día,
un mejor presagio,
una señal cualquiera.

Hélène Laurent, Diario poético de una cautiva

Comprar el libro en papel (7euros)

Escuchar gratuitamente “Diario poético de una cautiva”

Diario poético de una cautiva, Hélène Laurent