Beso (Imagen encontró poema)

Francisco Fernández Jiménez

Naciste siendo nada,

abandonada en el bosque a tu suerte.

Te encontré y te traje mi casa,

te acogí como a mi propia hija.

La pequeña…

Eras una demasiado pequeña,

apenas crecías,

te faltaba amor, cariño y alegría.

Te traté como a mis propios hijos,

aunque me decían que me abandonarías.

Aun así, seguí a lo mío,

haciendo lo que mejor sabía.

Te amamante y abracé,

te mecí y te acuné,

te cuidé y te protegí,

te enseñé…

Y de la nada, creciste,

Convirtiéndote en una bella dama.

Ahora, con la belleza de la adolescencia,

todos te cortejan.

Ahora, que brillas como una princesa a la luz del día,

todos se te acercan, te halagan, te adulan, te …

Ahora, no sé si te avergüenzas.

Si no recuerdas, o no quieres saber nada…

Solo recuerda, que soy tu verdadera madre,

la que de pequeña te amamantaba,

que te seguiré cuidando… de lejos,

para no avergonzarte,

aunque hayas renegado de mí,

y vuelto a la naturaleza.

Te observo de lejos,

te has convertido en las más bella.

Rezaré por ti, para que Dios te proteja.

 

La naturaleza es cruel, y los pirómanos acechan.


Poema: Luces y Sombras,O.R. (Madrid)
Imagen: Francisco Fernández Jiménez (El Ejido, Almería)

Manigua (Poema busca imagen)

Yo soy de la manigua el latido

y de gritos el último gemido,

cuando el sol agita su alarido,

soy el ave, soy el nido, y el compás del olvido.

Yo soy la tarde que se apaga en candiles,

miles, miles que te tocan,

cual colores del bosque en sus atriles,

gentiles y blavos son sus desfiles.

Si eres chispa yo soy el fuego,

y el trueno de miel en tus abriles.

Estrellas febriles, en dulces rediles,

y de las nubes el gozo y el dueño,

el desdeño de las olas que persigues.

Yo soy el cobre y la plata de las alas,

de las garzas que amenazan el vuelo,

el eléctrico pulso de tu invierno,

y del frío el coral y su tormento.

Si eres ceniza yo soy el fuego,

el que te resucita,

con conjuros sin viento,

un eslabón del universo,

en perpetuo movimiento.

Yo soy la voz silente que se estremece,

entre las piernas del olvido,

el esperma en tus oídos,

trémulo y errante.

Yo soy de la ciudad el susurro,

que de madrugada se escurre en tu alcoba,

el laberinto vivo,

que corre siempre en tu boca;

la nota que desgarra tu espalda,

con las ebúrneas espadas,

veladas y rotas.

Si eres néctar yo soy la flama,

el lento ciclón que te rosa,

el río que por tu cauce fluye,

bulle, directo a tus cuevas…la llama,

que clama cual ola,

eterna entre cruces.


Rogervan Rubattino© (Madrid)

http://www.rogervanrubattino.com


Poema busca imagen (propia y apropiada)
lapoesianomuerde@gmail.com
(con nombre, apellido, ciudad y enlace)

Imagen busca poema

IMG_7128

Francisco Fernández Jiménez (El Ejido, Almería)

Imagen busca poema… (propio y apropiado)

lapoesianomuerde@gmail.com

(con nombre, apellido, ciudad y enlace)

***Se ruega esperen a que el conjunto (imagen y poema) se publique en nuestro espacio para compartirlo con el fin de que el autor  de la imagen (al que se deberá hacer mención) esté sobre aviso. ¡Gracias !***


Acceso a las imágenes que aún buscan poemas

Imagen encontró poema

Francisco Fernández Jiménez

Wild meadows for the wild heart.
Free like the wild flowers,
flying in the wind.
Praderas agrestes para el corazón salvaje.
Libres como las flores silvestres,
volando en el viento
Neha (Denver, USA)

Traducción: Amalia Pedemonte (Buenos Aires, Argentina)

https://aquileana.wordpress.com/


Imagen: Francisco Fernández Jímenez  (El Ejido , Almería)

http://youtube.com/c/Audiolibrosencastellano

losupeencuantotevi.blogspot.com.es

El VALS DEL ADIÓS

Tus demonios junto a los míos danzando en un vals interminable,
Entre los rayos de luz como dos pequeñas motas de polvo.
nuestras almas sincronizadas al son del violinista maldito.
Interrumpidas por el gorrión y su presagio del amanecer detestable
 
Se desangra la noche hasta llegar al suicidio puntual del albor.
Los primeras chispas del sol se cuelan entre el cielo y mi ventana
El fuerte tic tac del viejo reloj anuncia tu inevitable partida
Contemplo el claroscuro desde mi cama con nuestros cuerpos trenzados entre sabanas
y suspiros
Soy culpable de encontrar la paz en sus caderas en esta guerra de amores sin sentido

Y fecundar sueños en su vientre


Salvador Guerrero ( San Miguel, El Salvador. )


¡Vámonos a susurrar poemas ¡

¡Vámonos a susurrar poemas ¡

Sólo tú sabes cómo llegar a ese lugar recóndito,

a ese recóndito lugar,

donde podré despertar de este encumbrado y maléfico sueño .

¡Traerme aquí lo suplico, vengo a susurrar poemas!

Dejarme que marche a la travesía del arrepentido

en donde las almas encuentran redención,

que importa que el camino este lleno de fatigas y melancolías,

nada puede más destrozar mis pies heridos y mi mente azorada.

¡Vamos a susurrar poemas!

Sólo tú sabes cómo llegar a ese lugar recóndito,

a ese recóndito lugar,

donde podré despertar de este eminente castigo humano.

Déjame lo suplico, déjame susurrar poemas

dejarme recostarme en la serenidad de la sabiduría de los hombres

y poder beber como una bestia sedienta

de los manantiales de concordia de este  tiempo.

Traerme a ese recóndito lugar

a susurrar poemas del alma, lo suplico.

No permitas que mi cuerpo siga a la deriva

bañado por la lluvia del llanto.

Déjame que marche a la travesía del penitente

Déjame qué recorra caminos susurrando poemas.

Permíteme que juntos podamos hundirnos

en las aguas recónditas del excelso lugar,

donde las almas consiguen alivio.

Traerme aquí lo suplico, dejarme susurrar poemas a los amantes

y que el amanecer despierte estampándose en nuestro concilio.

Dejemos que nuestros cuerpos se fundan en las cálidas aguas, recónditas aguas del sublime infinito donde ahora tú eres sirena y solo porque te susurré poemas al alma.


José Lara Fuentes © (Wales,UK)

joselarafuentes.wordpress.com