“Poesía abaratada”

Buenos días,

os dejo un enlace hacia un proyecto que promete ser interesante

Un saludo y feliz día.

 

 

Entrada original: https://www.verkami.com/projects/20730-poesia-abaratada

¡Hola!

Hola, soy Johan. Me he pasado más de media vida escribiendo rimas en cuadernos y soltándolas en micrófonos. Poco a poco, con respeto, me fui atreviendo con la literatura, y al fin me animé a escribir un libro. Quería publicar algo sin pretensiones, con poemas que fuera recopilando. Ya saben, mi ombligo en verso en un archivo digital o, como mucho, en una pequeña tirada en papel. Por el camino, la cosa se complicó y acabé escribiendo un libro ¡a mano! de 100 poemas (50 en verso libre, 50 rimados), con ilustraciones de artistas increíbles. Y me dije que la cosa no podía quedar en un archivo; así que he creado este espacio, con la esperanza de que las pocas buenas gentes que quedan en el mundo me ayuden a construir mi sueño de papel.

Pues no pido yo ni nada.

¿Qué es Poesía abaratada?

Poesía abaratada no es un libro ni una obra de arte, sino todo lo contrario. Poemas de puño y letra y trazos sobre el papel que capturan la esencia de los artistas sin artificios, de manera sincera y espontánea.

Las letras de estos poemas abaratados, sin nobleza, narran la historia de una noche interminable, al calor de una charla y al son de un baile desbocado de excesos y desvaríos. Luces y sombrasque, al igual que en los bares, dejan entrever lo mejor y lo peor de nosotros.

Johan Cladheart nos descubre una nueva forma de concebir un libro, a golpe de bolígrafo y pincel; robando todo el espacio al aburrido folio en blanco, sin dejar descanso a nuestros sentidos.

Información técnica

150 páginas en tamaño A5 ampliado (17x24cm), en papel estucado mate de 150 gramos a todo color. Encuadernación cosida. Cubierta en cartulina gráfica plastificada con acabado brillo de 240 gramos. Presupuestado para 500 copias en impresión offset y tapa blanda. También existirá una versión digital del libro ilustrado en pdf de alta calidad y otra en epub, que incluye únicamente los textos, para dispositivos de tinta líquida y digitales.

Aportaciones

La editorial se lleva el grueso del presupuesto, que incluye impresión, maquetación, marcapáginas, servicios de edición e ISBN. El margen restante es para el porcentaje de Verkami, los envíos y las comisiones de tarjetas y cuentas de PayPal.

Si se sobrepasara el presupuesto, se intentará, en la medida de lo posible, hacer una tirada mayor. La editorial elegida es UNO editorial.

Créditos

Texto y grafía:
Johan Cladheart

Ilustraciones:
Klan One
Marta Jiménez
Lázaro Totem
Israel Campos
Musha Koi
Diego «Cherokee» F. Conte
Banana
Hermes Rutilo Guzmán Que

 

Si quieres apoyar el proyecto:

  https://www.verkami.com/projects/20730-poesia-abaratada

La calle buscaba un poema…/Empedrado (Imagen encontró poemas)

Conrad Quevedo

Conrad Quevedo

La calle buscaba un poema,
pero un poema no la patea,
no la visita, no la siente.
Las cuestas buscaban romance,
parejas ocultas en su lujuria,
solitarios aullidos de hombre.
Las hojas buscaban agua,
condenadas a una rendija de luz,
y al pasar olvidado de gentes.
Los tejados buscaban tocarse,
atados a hogares perennes,
que se miran la vanidad.
Las piedras buscaban hablar,
pero calladas sostienen los pasos…
Nuestros secretos están a salvo.

Poema 1: Johan Cladheart (Madrid)

Empedrado

Bajan como antaño los recuerdos por el empedrado,

los pensamientos cuelgan de la balconada,

como faroles alumbrando los oscuros rincones.

Corren ríos de lágrimas por los años pasados,

ahora olvidados por el tiempo y sus gentes que partieron,

dejando silenciosa la vereda,

ya no se oye el rumor de los enamorados,

ni el canto del gallo,

ya no se escucha a las mujeres sacudir las esteras en las ventanas.

El verde esperanza que en las puertas crecía como los

tiestos allí plantados, se ha vuelto ocre mortuorio,

que ni el viento cuando sopla entre los aleros se atreve a

molestar con su zumbido al pasar.

Ya no desgastan los cantos los cascos de las bestias que

antaño recorrían sus calles,

cuando sus dueños tiraban de su ronzal y el

clac, clac al pasar bajo la ventana sonaba como

música para el despertar.

Bajan como antaño los recuerdos por el empedrado,

intentan afianzarse a las grietas que las aguas del

invierno ha socavado durante los crudos años del olvido.


Poema 2: Antonio Caro Escobar (Villena de la Serena, Badajoz)

Imagen: Lordconrad. @theyoungQuevedo

The walking chair (Imagen encontró poemas)

The walking chair, Susana G López. Tinta china. Some abstractions with chinese ink and watercolors (cobalt turquoise and a kind of orange. Brand:Schmincke)

The walking chair, Susana G López. Tinta china.
Some abstractions with chinese ink and watercolors (cobalt turquoise and a kind of orange. Brand:Schmincke)

 Imagen: Susana G. López. (Barcelona)

 Susanaglopez.jimdo.com

*** Miembro de “GaleriZarte” ***

www.galerizarte.wordpress.com


The walking chair

 

«el que siga buen camino tendrá sillas

peligrosas que lo inviten a parar»

Silvio Rodríguez, Historia de la silla

 

Como un mundo

en mis espaldas

reclamas conciencia.

 

Te llevo conmigo

invitándome

como descanso

como remanso,

tentándome

la fatiga,

la calma,

las ansias.

 

Camino

tu curso

desafiando tu cauce

 

En paciencia

desbordas.

No eres carga.

 

En mi cabeza,

promesa.


Poema 1: Verónica Boletta (La Plata)

 https://veronicaboletta.wordpress.com


The walking chair

Que no,

que no camino sin rumbo,

sin tiento alguno

ni entrenada destreza obsesiva.

Que la madrugada ya se ve cercana

y la necesito conmigo.

Por eso recurro ansiosa

al movimiento imposible.

Me levanto y ando,

sigo el teatro

en penumbra

de mi pura esencia,

en mi forma,

en mi ser inerte…

Mas me muevo,

camino y ando,

me desplazo torpe

en su aguerrida busca.

En otro tiempo la tuve,

y me complementaba.

Ahora me miran serios,

como a trasto inútil

en la esquina muerta

de la muerte cercana.

Ya amanece.

Ya han llegado.

Deslumbra el color naranja

que cubre su cuerpo enjuto.

Cada lágrima que resbala

viaja sin prisa

por su desencajado rostro

para luego rebotar violenta

contra el suelo seco

de este silencio compartido.

Setecientos veinte segundos

de una cuenta atrás.

Una más.

No, no lo he conseguido.

Ahí está mi Némesis,

orgullosa de su altiva presencia.

Ha llegado a tiempo,

jactanciosa y presuntuosa

de su innata electricidad.


 Poema 2: Jose Yebra (Oviedo)
 VIAJES AL FONDO DEL ALSA https://josinynuri.wordpress.com/

Me dijeron que era tiempo de sentar cabeza:
«Duerme en semillero, riega tu esfuerzo,
¿no quieres ser un día parte de esta maleza?
¿Acaso no tiene miles de pinceladas un lienzo?».
 
Les dije que mi cabeza vive en el aire:
«En un semillero no puedo volar,
ruego disculpen, no quisiera hacer un donaire,
no quiero plantarme no sea que a alguien vaya a herbolar».
 
Me pidieron ser uno más en ese rebaño:
«Todos andamos, todos sufrimos, todos reímos,
descuida los motivos que hagan sentirte un extraño,
nos guiaron cuando nos fuimos, levantaron cuando caímos».
 
Les dije que ser uno más me era aburrido:
«Sé que en el fondo, es lo que queremos, no vayan a pensar,
pero un camino manido no puede llevarme a otro destino,
quisiera tener un final que años después gusten contar».
 
Me exigieron que cumpliera las normas:
«Nos hacen felices, nos dan un trabajo, un motivo,
seguimos camino a los pies de su horma,
¿cómo si no se puede pensar estar vivo?».
 
Les dije que normas no necesito:
«Quizá su rebaño sea de mal año y guste del mal,
más con mis costumbres y mis placeres son mi requisito,
no quiero me vistan de una manera formal».
 
Me ofrecieron su mundo y su protección:
«Hay unos libros, hay unas leyes, hay una guía.
Tenemos un muro, hay una cura por cada afección.
Si nos ayudas, serás una parte de la jerarquía».
 
Les dije que gracias por su protección:
«Pero me arriesgo a caminar por mi cuenta,
que cada error que cometo, si aprendo, es una lección,
que para ver el sol has de pasar la tormenta».
 
Les dije al fin, que gracias. Que no me sentaría.
Pero -añadí-, ¿puedo llevarme la silla?
¿Por qué cargarás con la silla?, me respondía.
para descansar, ratito a ratito, de ir subiendo la cima.

Poema 3: (Madrid)
“Auf wiedershen, Liebling”… (“Hasta pronto querido”)
 
Llevo mi silla a cuestas,
como la conciencia del amo en el esclavo
Mas la carga es semántica, 
por eso… el oprobio. 
 
Y las contradicciones, son ideológicas, 
cada tarde esperándome, 
se arremolinan en pantallas
Ovejas de otro rebaño.
 
Mis ventanas las abro de noche
para que las esperanzas florezcan de día.
Procuro que los ideales clavados en el cielo ideal
estallen contra las estructuras materiales.
 
Mas sólo en términos dialécticos
Mi silla potencial es sólo un bloque de madera
Qué importa el futuro si todos los días
se clavan en un cetro onmímodo.
 
Auf wiedershen, Liebling...
Hilos de títere en sus vetas inertes, 
tejen implacables
oleajes de río… 

 
Poema 4: Amalia Pedemonte. (Buenos Aires, Argentina