Tu cuerpo desnudo (Experiencia veraniega “La Poesía no muerde”)

Susana G. López

Susana G. López

Tu cuerpo desnudo es una trampa para mis manos,

una jaula de piel que atrapa la suavidad de mis caricias,

un lienzo exquisito donde dibujo nubes de amor con el trazo de mis dedos.

Y es que tu cuerpo desnudo es una obra de arte que espera verse culminada con un retoque de los pinceles de mi tacto,

usaré las más tiernas pinturas pues para esta ocasión las guardé con celo.

Tu cuerpo desnudo es un faro de rosas que guía la barca de mi aliento en tus aguas profundas,

en cuyo fondo me aventuro con pasión y entusiasmo.

Tu cuerpo desnudo es la más grande catedral de mi religión,

donde acudo con devota fe a respirar tu aroma,

ese perfume divino que endulza la vida.

Tu cuerpo desnudo es una lámpara dorada que se calienta cuando lo froto con delicadeza,

pero el genio que liberas es de plenitud y goce.

Oh qué cuerpo el tuyo mujer cuando estas desnuda y reposas dormitante en mi cama,

como servida en una porcelana antigua y sagrada,

amo tu cuerpo…

Siguiendo los pasos de la creación:

Poema: Jesús Pulido (Venezuela) https://galeriajesuspulido.wordpress.com http://www.galerizarte.wordpress.com

Imagen: Susana G. López (Barcelona) http://Susanaglopez.jimdo.com http://www.galerizarte.wordpress.com

Voz: Hélène Laurent (Lille, Francia) http://www.desenredopoesia.wordpress.com http://www.lavidaenpoesia.wordpress.com

Desmoral (Experiencia veraniega “La Poesía no muerde”)

Desmoral

Desmoral

Una venda obscura cegaba mi armonía interior

y el aire puro bordeaba mi ser para desencontrarse de mí,

mas una anciana sabia a la que llaman Cultura mojó sus trapos viejos en dulces aguas

para limpiar los prejuicios de mi mente ofuscada.

 

El oprobio colectivo se convirtió entonces en el alimento de las hienas sociales,

pues mi estómago no llenaba más…

 

Unas alas adornadas de plumas blancas cubrieron mi espalda y los otros temieron y juzgaron,

pero halos de luz cálida envolvieron primero sus vistas y luego sus almas, algunos huyeron pero otros, dóciles,

se sentaron cabizbajos para ser acariciados por unas manos benditas.

 

Y estas manos no eran puras ni perfectas, no eran hermosas ni doradas,

eran las manos de la tolerancia y el entendimiento de otros,

que suspiraron cuando yacieron sobre frescas colinas.

 

Arrancándose la sucia piel como si de un traje ajustado se tratara,

todos aquellos que quisieron lavar sus inmundicias bajo el torrente salvaje de las diluvianas lluvias,

enviadas por la única madre y protectora que el hombre posee,

la única que brinda alimento y cobijo en las horas más exiguas.

 

Todos ellos se alzaron como hombres y mujeres,

y mientras volaban se echaron los unos con los otros compartiendo lo que eran en su verdadera esencia.

 

Y despejados los grandes campos, las hienas más rencorosas y envidiosas,

volvieron y comieron de los desperdicios de carne que en torno a ellas se asaban con el calor del sol,

y saciaron su hambre si,

pero sólo hasta que duró el festín…

Siguiendo los pasos de la creación:

Imagen: Desmoral (Barcelona, España) http://juliamoral.com/ http://www.desenredopoesia.wordpress.com http://www.galerizarte.wordpress.com

Poema: Jesús Pulido (Venezuela) https://www.facebook.com/galeriajesuspulido http://www.galerizarte.wordpress.com

Voz: Hélène Laurent (Lille, Francia) http://www.lavidaenpoesia.wordpress.com http://www.desenredopoesia.wordpress.com http://www.galerizarte.wordpress.com

Quemar las naves (Experiencia veraniega “La Poesía no muerde”)

Jesús Pulido

Jesús Pulido

En el verano

es tu piel el desafío

del desembarco;

puerto tomado

playa,

plaza,

noción de estado,

cuestión de estado,

estado de sitio,

sitiados mis desmanes,

desvaríos,

deseos desvaídos.

 

Sin luz,

tras el invierno

ocultas todo el sol

como una tarde.

Como una muerte gloriosa

—pequeña muerte—

invita tu arte.

 

Soy parte

de la naturaleza

que motiva

tus fulgores.

 

¡Magia! ¡Magia!

Exclaman

los conversos afanosos.

Vuelo destino de mariposa.

La estación

—tantas, también tren—

esparce el polen

y fecunda deseos.

 

En el mar,

tu piel,

gran nave,

arde.

Siguiendo los pasos de la creación:

 Poema: Verónica Boletta, (La Plata) https://veronicaboletta.wordpress.com

Imagen: Jesús Pulido (Venezuela) https://galeriajesuspulido.wordpress.com