Imagen encontró poemas

Hélène Laurent, Imagen sacada de "En la cola"

Hélène Laurent, Imagen sacada de “En la cola” Disponible gratuitamente en ISSUU https://issuu.com/lapoesianomuerde/docs/en_la_cola_issuu_pdf

El hombre en la prisión

de la libertad, mirando de soslayo

sobre los bits pisando;

cree avanzar en la razón, impura,

cicuta empantallada de píxeles sin fin,

y los caminos que saludan en O y 1,

repetidos, muertos, grises,

de raciocinio empachados

hacia el vacío virtual, que ahorca

el real infierno a base de ecuaciones

de robóticos finales.

Jacobo Ocaña (Málaga)

PERDIDO ENTRE ESPACIOS

¿Dónde están vuestras manos,

aquellas que me tocaban?

¿Dónde mi cuerpo,

modelado a vuestra imagen

y semejanza?

¿Dónde está la realidad

de mis articulaciones?

¿El material que me hacía

ser?

Ahora me movéis con ratones.

Me astilláis con teclas

y traslados.

Vago entre unos y ceros.

Soy ellos.

Me confunden vuestras mentes.

El 3D en vuestros ojos,

hechos software.

¿Dónde estáis vosotros?

Os habéis olvidado de este trozo de materia.

Os habéis olvidado de la esencia,

de la magia,

de este trozo de madera.

 Marina López (A Coruña)

 https://enelhuecodelaescalera.wordpress.com/


 

CONTIGO

Por qué te empeñas en caminar solo,

en avanzar sin nosotros a tu lado,

en no querer nuestra ayuda,

acaso, te hemos fallado…

Siempre hemos estado a tu lado,

nunca hemos abandonado,

nos pertenecemos,

estamos predestinados.

Iremos donde vayas,

caminaremos a tu lado,

avanzaremos juntos,

Nunca te dejaremos abandonado.

Somos…

Tus vivencias,

tus recuerdos,

tus acciones

tu pasado.

Somos tu experiencia.

Lo vivido,

Lo que vives,

lo que te espera…

Pasado.

Presente.

Futuro.

A veces,

somos cargas pesadas…

Otras,

escaleras aladas…

No te dejaremos,

te seguiremos donde vayas…

A tu lado,

estaremos agazapados,

si hace falta…

O nos mostraremos,

Si somos llamados…

Nunca abandonaremos.

Nunca caminarás solo

Somo partes de cuerpo

Somos los sentimientos de tu alma.

 

Luces y Sombras, O.R. (Madrid)

Imagen encontró poemas

Imagen de portada de "Diario poético de una cautiva", Hélène Laurent

Imagen de portada de “Diario poético de una cautiva”, Hélène Laurent

Molesto aleteo

Tengo en mis alas

la luz y el polvo,

del cielo, de las nubes.

 

Si me preguntas

por tu destino,

adivinaría tu futuro

inmediato con aroma

de pasados.

 

Si me pidieses

guardarte, descubrirías

a qué sabe la luz

y cómo llora el polvo,

del cielo, de las nubes.

 

Si me sintieses dentro

estaría fuera de ti,

tan cerca,

posándome en cada uno

de tus pensamientos.

 

Pensamientos que dejas al cielo,

a las nubes y manoteas por su molesto aleteo:

El mío. El de mis alas. El de tu lugar de refugio.

 

Gema Albornoz (Aguilar de la Frontera, Córdoba ,España)
Los filamentos de la esperanza

esperan, y la utopía con alas

del color de la belleza ama

tras el cristal, frágil añoranza

encarcelada en la libertad

del desamor, y se acostumbra

al calor de la luz, al azul

de mariposas que deslumbran

en amor del tú, irracionales,

en el sitio de ningún lado;

en la tenue bombilla, en hambre

de vencer la negritud al caos.

Jacobo Ocaña (Málaga)

Como mariposas nocturnas, buscando la luz, el olor, el mundo.
Como lobos desesperados por comer en este infierno frío.
Cómo hacer para comer sin ganas de devorar,
cómo saborear el momento en un caramelo.
Cómo comprender que la luz está dentro de mi bombilla,
que el mundo cabe en esa luz interior que no ciega.
Como la luna, cuando se refleja en el río
y parece que se va, sin moverse.
Jesus M. Palomo  (Vitoria-Gasteiz)

 

Respeto

Te acercas a mí buscando el calor de mi cuerpo,

Y yo con cuidado te acojo en mi seno, con miedo a dañarte,

aún así hablamos como solo nosotros dos sabemos,

un idioma secreto dictado por filamentos, vibraciones y destellos.

Voy hacía ti, me atrae tu reflejo,

el calor que desprendes,

la suavidad de tu cuerpo, con temor a ti me acerco,

irradias un fulgor que me deja ciego,

y sin embargo me dices que no te tenga miedo,

que no me vas a hacer daño,

que tu y yo hablamos el mismo idioma

y por ello nos respetamos.

Antonio Caro Escobar (Villanueva de la serena)

antoncaes.wordpress.com

Imagen encontró poemas

Tras-las-sombras

EL LUGAR

 

Desesperada,

deambulaba…

 

Buscaba calor,

no deseaba más oscuridad,

necesitaba color.

Encontró un lugar…

 

Un lugar de alegría,

algarabía y amor.

Un lugar lleno de color.

Chueca estaba engalanada.

para una celebración.

 

Ni se lo pensó.

 

Se pintó y se vistió para la ocasión.

 

Había encontrado lo que buscaba…

Un sitio de color,

un lugar sin marginación!!

Su momento…

Su espacio…

Su vida…

 

Nos Merecemos Más (Madrid)

https://myfindesemana.wordpress.com


El vivir entre la niebla,

acomodado al laberinto con los minotauros

en espera, y las flores en destellos morados

naciendo en la cabeza.

La taza enorme donde Dios nos bebe a sorbos

en la quietud del no tiempo, rotos

los grises, los celetes huérfanos de azul

y los avernos pausados, colores del tú

cuando ya no eres, cuando el desaliento

se ha acostumbrado al hombre, hambriento.

Jacobo Ocaña Haro (Málaga)

 

Imagen: Antonio Caro Escobar. (Villanueva de la Serena. Badajoz)


Imagen encontró poemas

antonio caro escobar

 

Si vivir mancha,

morir destiñe…

el corazón exprime

hasta quedar sin nada,

vacío el cuerpo

vacía el alma

en la piel la marca

de lo que fue.

Bela Sánchez (Guatemala)

lagrimasyletras.wordpress.com


Viene el color de la guerra en un big bang

ambiguo y candente.

Viene y ya ha derrotado las esferas,

manchadas de olvidos y blancos despojos

que mancillan el verde,

la perfección del círculo pudriendo

esperanzas, los ojos

acostumbrándose al color caliente

que llena el cielo de rojo.

Mil fragmentos, como el desamor

en pedazos, aletean en espacios

rendidos otrora a lo inmaculado.

Viene el color de la guerra, narciso

y magnánimo, a tragarse el olvido

en gradantes bocados.

Jacobo Ocaña  (Sevilla)

https://kobo73.wordpress.com


 

El momento…

De rodillas,

ensangrentada,

suplicaba…

Desesperada,

pedía,

rogaba,

no conseguía articular palabra…

Ya no podía más…

El cuerpo destrozado,

los ojos hinchados,

la mirada perdida,

su mente deambulaba…

Solo,

el alma sobrevivía…

Su alma!!

Inquebrantable.

Indestructible.

Solo ELLA sobrevivía…

Arrogante,

gritó a la mente,

que despertara su cuerpo…

ESE momento..

La cogió,

apuntó,

disparó…

Todo acabó!!

El dolor,

el sufrimiento,

las palizas,

las humillaciones,

los gritos…

Libre!!

Susurro…

 Luces y Sombras, OR (Madrid)

https://lucesysombrasopinion.com


Será verte
-Será verte entre las líneas de este paradigma llamado hoy -unas lineas ficticias que navegan por el aire y se contienen a ser tocadas o sera oír tu voz subir lentamente por donde se apago?  No hay sombras en estas últimas noches solo la luz que remite un farol de calle y da en la sala desvaneciendo así las siluetas.
-Será pensarte entre los reglones de este block que no se convence así mismo de llenarse o sera acabar con lo último de mi café para llegar a una tarea precisa?
entre los periódicos y los ejemplares que rondan las calles de esta ciudad corrosiva.
sera ir a mi habitación, tirarme boca arriba hasta ver el microcosmos que aguarda ser descubierto a dos metros de mi cuerpo… Una lampara de cuarto y un techo rupestre de manchas negras que otros tiempos podrían decirme algo.
-Será percibir la última gota caer sobre los charcos y latas de zinc provocando así un desorden sincronizado en el silencio… y deberá ser entonces retener el último tic tac y conocer tu fin… tantas cuestiones por esta cabeza linda y apátrida y ninguna vez apremiado por ser de todo eso (ya casi tuerqui) con los gestos decaídos, ya a medias y los gatos allá afuera jugando en los tejados improvisadamente como llamándome a rugidos a que valla de una carambola a mojarme las medías.
La luna esta menguante hoy y un pleamar de truenos rozaron el cielo pero ya abaten otras costas a lo lejos de esta planicie que yo veo en relación de lo que alcanza mi visión “un trozo de vacuidad para mi sólito” y solo a una legua más allá del horizonte los ecos del relámpago estallando, invadiendo la privacidad de mi vacuidad.
la lluvia después de tanto ha mudado rellenando así cráteres -creo yo- con gotas de sudor de algún hombre que para mi andaba como mamado de la vida pues fueron muchas góticas y frías.
-Será que reconocí el llamado de los felinos o sera que percibí mi reflejo retenido sobre las ventanas de una casa vacía por la que me he detenido a mirar al otro lado.
-¿Sera que la gente se me esconde? halo!! toco el vidrio toc toc y mi forma sostenida en la superficie cuadrada y de barras cruzadas se contiene a que yo la toque o le pase la mano (algo tímida por supuesto) Por el instante no pensaba en nada más/ que en la ventana y en que se siente bien pisar la tierra húmeda y recién regada, un viento de repente atravesó como un tiro el horizonte, se llevo toda esa masa de nubes oponentes -cara al cielo- al cielo macizo nocturno y gélido/ sera un golpe de suerte? porque se ha robado mi concentración, me detuve a mirarles… De repente una instantánea de brisas se asomo a estas calles corriendo rápidamente / ¿sera así de repente la muerte? y avance sobre la tierra mojada un poco más dándole cara y pecho… y ¿sera así de repente la muerte? no lo sé pero allí me quede pasmadito, contando segundos, apretando los puños, de repente calculando su violento idilio de destrucción -entre el viento y el viento- allí viene otra ráfaga de viento, allí estaba yo….
 
“Hay una hora de la tarde en que la llanura está por decir algo; nunca lo dice o tal vez lo dice infinitamente y no lo entendemos, o lo entendemos pero es intraducible como una música”   – jorge luis borges
 David Medina ( Cali, Colombia)

El caldero:

 

Mira la bruja cómo revolotea sobre el caldero,

cómo su piel verde sapo se torna violeta al verte la sonrisa.

Se acostumbró desde niña a emplear el ritual de la fragilidad y la mofa de quienes la veneraban.

Reúne ganado.

Conquista mentes desubicadas.

Y se ríe a carcajadas para acallar el grito de soledad que se esconde bajo su sombrero de punta.

Pobre bruja,

que tiene que alimentarse de la aflicción de sus víctimas para tener una excusa de vida.

Entre pucheros y calderos pasa el día, sin darse cuenta de que la manzana derrocó al veneno.

Aljana ( Zaragoza)

Imagen: Antonio Caro Escobar (Villanueva de la Serena)

Imagen encontró poema

Francisco Fernández Jiménez

CASCADA

Quise ser cascada; me quedé
en salto de agua, torbellino
por instinto, luego arder
como mañanas en divino
espejismo de la aurora.
Caigo perdiendo miedo
a las pendientes, atrapados
álamos siendo tiempo
de aplauso al vértigo ahorcado.
Al fin, cascada, al fin, ahora,
al fin asesino de la calma,
susurro colorido de la nada.

Poema: Jacobo Ocaña Haro ( Málaga)
Imagen: Francisco Fernández Jiménez (El Ejido, Almería)

Aún/ De qué sirve (Imagen encontró poemas)

Francisco Fernández Jiménez

El sol se asoma al barro, las charcas

adormecidas de noche aún

y se maquilla de mañana, espejismo

de la esperanza. No han llegado

las banda(da)s de animalillos

aún plus todavía, y la espera

se eterniza como niños

al acecho de Navidades

embadurnadas de regalos. Quiera

Dios abandonar resacas, lazarillo

de la vida y sus pocas bondades

dando vida a la ceguera.


Jacobo Ocaña Haro (Málaga)

¿De qué sirve soñar contigo

si no puedo alcanzarte?

¿De qué sirve tocar el atardecer

de una tarde como esta, si no estás

a mi lado?

Perdida en tu belleza,

embriagada en los reflejos, vivo

en la silueta del horizonte que me cobija.

Y me habla de ti,

de mañana,

de que volverás a salir tímidamente,

aunque estés asustada cuando

el sol se despide y bañas

de plata el cielo de la noche.

¿De qué sirve, Luna, soñar contigo

si no puedo alcanzarte tras cada atardecer?


Gema Albornoz (Aguilar de la frontera, Córdoba)
Imagen: Francisco Fernández Jiménez (El Ejido, Almería)

Árbol/ Mi fuego/ Al viento/Nudos (imagen encontró poemas)

 

Árbol

Me han talado otra vez.
Las hojas no me salen perennes,
y el sol está de baja
y no florezco como te gustaba.
Vinieron con sus motosierras,
en la noche, oliendo
a sinsentido y cruces
de invierno y oro por robar
de las almas asustadas.
Tenía tantas raíces
penetrando en ti, mi tierra,
que me averguenza dejarlo
todo perdido de auroras
mustias, de primaveras por ser,
del tú en las alimañas
con las miradas afiladas,
cuchillos que me graban
en la corteza entristecida
todo paraíso a soñar
rompiéndome las ramas.
Avanzo como los moribundos
árboles sin sombra que dar,
a los te quiero de vertederos
llenos de esperanza
sin memoria. Pero no grito;
hace mucho que los árboles
ya no hablan…


Poema1: Jacobo Ocaña ( Málaga)

Mi fuego,

el tuyo

y el aire de tu aliento

provocaron convulsiones y un adiós inesperado.

Mis dedos, hoy gusanos ciegos retorciéndose un día de sol,

aún recuerdan el mapa de tu piel.

Eres perfecta,

de sonrisa eterna,

la reina de mi oscuridad.

Palabras tatuadas y anudadas,

hijas de un amor inventado,

hoy pasean como hormigas

enloqueciendo las raíces que extendí hasta tu cuerpo.


Poema 2: Aljana ( Zaragoza)

https://aljana.wordpress.com/


Al viento

Esplendor…,

agreste, antiguo…

centenario,

envejecida belleza.

La belleza…

descompuesta,

marchita, inanimada…

que invita al verso,

al trazo, al pensamiento…

El pensamiento…

desconcertado,

desaliñado, torvo…

que se empaña neblinoso,

que rebusca inconformista.

Inconformista…

se revela, se retuerce

la vida esculpe, modela

peina…

Peina el pensamiento

que transcurre y se deshoja…

homenajea el trazo,

y entonces el verso adivina…

al viento se mece tu pelo.


Poema3: Ginés Carrascoso (Teruel, Aragón, España)
ginescarrascoso.wordpress.com


She once stood tall and beautiful.
And now she lays twisted from neglect.
Maybe it was a lack of love.
Maybe a lack of respect .
As I looked upon her…
Perhaps she felt beautiful once more.
Una vez ella se irguió digna y bella.
Y ahora ella se extiende, torcida por la negligencia.
Tal vez fue una falta de amor.
Acaso una falta de respeto.
Mientras la observaba…
Quizás se sintió hermosa una vez más.

Poema 4: Sylvester L.Anderson.  Chicago, Illinois USA
(Traducción: Amalia Pedemonte. Buenos Aires, Argentina

Nudos

Sobre frío acero

tiembla mi incredulidad;

hacia la eternidad

vuelan los pasos del mundo.

Desvaídos recuerdos,

vomitando paisajes,

ocultan los silencios

de mi amado terruño.

Perforan mis sentidos

siniestras emociones.

Mi tembloroso verbo,

atado a recios nudos,

bajo el velo del tiempo

habla a las viejas tribus.

Canciones del pasado

encienden mi crepúsculo.


Poema 5: Luis Ignacio Marín (Sevilla)


Imagen:Francisco Fernández Jiménez (El Ejido, Almería)