Nuestro rastro en el atardecer (Imagen encontró poema)

daniel 6

Un ardor en las nubes anuncia

el rumor de mis oídos. Las nuevas

vibraciones de mi cabeza. Una

confusión que no termina en trueno.

Un estruendo que no termina en luz.

Un atardecer que acaba como ningún otro.


 Poema: Gema Albornoz (Aguilar de la frontera, Córdoba)

https://emocionesencadenadas.com/


Imagen: Daniel de Culla (Madrid)

Imagen encontró poema

IMG_8071

Espina

 

Acercase hacia donde la punción

se convierte en dolor.

 

Duele. Duele.

 

“Ya estás aquí”, le digo.

responde con otro pinchazo.

Un puñal atravesándome.

 

Esta vez no logro diferenciar

la hendidura del borde de la hoja afilada.

 

No importa. Duele. Duele.

Soy espina contra mí.

 Gema Albornoz ( Aguilar de la Frontera ,Córdoba, España)

VILANO, FLOR DE CARDO

Cíngulo de cilios sobre la cubierta
De un huevo con pelos.
Una ceja caída de un ganglio grande cerebral
O de un Vilano, flor de cardo
Con unos pelos que parten cual cordones nerviosos
Apéndice de pelillos o filamentos
Que corona el fruto
Y que sirve para elevarse uno fácilmente
A impulsos del viento del sentimiento
Que recorre longitudinalmente un cuerpo elevado
A lo largo de su propio dorso.
De estos pelos, como escarpias
Se originan comisuras
En labio escarzano del ojo
Que sirve para anilla o para vencejo
Según los casos
Cuya curva es menor que el semicírculo.
Especie de Clemátide, planta
Esperando un palo grueso
Cuya punta pase a través de un aro encordelado
Cual tallo con escarpelo o escofina
En la herida o llaga de una hembra
Que, también, puede ser macho
Dando poco y de mala gana.
Mientras, me preparo un vaso
De aguardiente con cubitos de hielo, en su fondo
Cubriéndole la boca con cristales de azúcar
Parecidos a la escarcha.

Daniel de Culla (Madrid)


Imagen: Francisco Fernández Jiménez (El Ejido, Almería)

Imagen encontró poemas

Imagen de portada de "Diario poético de una cautiva", Hélène Laurent

Imagen de portada de “Diario poético de una cautiva”, Hélène Laurent

Molesto aleteo

Tengo en mis alas

la luz y el polvo,

del cielo, de las nubes.

 

Si me preguntas

por tu destino,

adivinaría tu futuro

inmediato con aroma

de pasados.

 

Si me pidieses

guardarte, descubrirías

a qué sabe la luz

y cómo llora el polvo,

del cielo, de las nubes.

 

Si me sintieses dentro

estaría fuera de ti,

tan cerca,

posándome en cada uno

de tus pensamientos.

 

Pensamientos que dejas al cielo,

a las nubes y manoteas por su molesto aleteo:

El mío. El de mis alas. El de tu lugar de refugio.

 

Gema Albornoz (Aguilar de la Frontera, Córdoba ,España)
Los filamentos de la esperanza

esperan, y la utopía con alas

del color de la belleza ama

tras el cristal, frágil añoranza

encarcelada en la libertad

del desamor, y se acostumbra

al calor de la luz, al azul

de mariposas que deslumbran

en amor del tú, irracionales,

en el sitio de ningún lado;

en la tenue bombilla, en hambre

de vencer la negritud al caos.

Jacobo Ocaña (Málaga)

Como mariposas nocturnas, buscando la luz, el olor, el mundo.
Como lobos desesperados por comer en este infierno frío.
Cómo hacer para comer sin ganas de devorar,
cómo saborear el momento en un caramelo.
Cómo comprender que la luz está dentro de mi bombilla,
que el mundo cabe en esa luz interior que no ciega.
Como la luna, cuando se refleja en el río
y parece que se va, sin moverse.
Jesus M. Palomo  (Vitoria-Gasteiz)

 

Respeto

Te acercas a mí buscando el calor de mi cuerpo,

Y yo con cuidado te acojo en mi seno, con miedo a dañarte,

aún así hablamos como solo nosotros dos sabemos,

un idioma secreto dictado por filamentos, vibraciones y destellos.

Voy hacía ti, me atrae tu reflejo,

el calor que desprendes,

la suavidad de tu cuerpo, con temor a ti me acerco,

irradias un fulgor que me deja ciego,

y sin embargo me dices que no te tenga miedo,

que no me vas a hacer daño,

que tu y yo hablamos el mismo idioma

y por ello nos respetamos.

Antonio Caro Escobar (Villanueva de la serena)

antoncaes.wordpress.com

Aún/ De qué sirve (Imagen encontró poemas)

Francisco Fernández Jiménez

El sol se asoma al barro, las charcas

adormecidas de noche aún

y se maquilla de mañana, espejismo

de la esperanza. No han llegado

las banda(da)s de animalillos

aún plus todavía, y la espera

se eterniza como niños

al acecho de Navidades

embadurnadas de regalos. Quiera

Dios abandonar resacas, lazarillo

de la vida y sus pocas bondades

dando vida a la ceguera.


Jacobo Ocaña Haro (Málaga)

¿De qué sirve soñar contigo

si no puedo alcanzarte?

¿De qué sirve tocar el atardecer

de una tarde como esta, si no estás

a mi lado?

Perdida en tu belleza,

embriagada en los reflejos, vivo

en la silueta del horizonte que me cobija.

Y me habla de ti,

de mañana,

de que volverás a salir tímidamente,

aunque estés asustada cuando

el sol se despide y bañas

de plata el cielo de la noche.

¿De qué sirve, Luna, soñar contigo

si no puedo alcanzarte tras cada atardecer?


Gema Albornoz (Aguilar de la frontera, Córdoba)
Imagen: Francisco Fernández Jiménez (El Ejido, Almería)

Cuando ella camina sola (Experiencia LPNM)

Cuando ella camina sola, Gema Albornoz

Ella me dijo que el mar era esa puerta,
Misteriosa entrada impregnada de fragmentos de vida,
ella aún escucha el crujido de las olas.
Le parece ver a un león herido arrancando de sus entrañas rayos carcomidos
de un sol envejecido y cubierto de soledad.
Ella corre quiere olvidar y sus piernas son
gigantes inmóviles devorando una tierra ocre y fría
Elle quiere escapar y en su corazón esconde un pájaro herido,
Un mundo sin sentido resbala en toboganes invisibles,
Frente al mar, ella habla con algo que se parece a sus sentimientos,
les quiere preguntar de qué color es el olvido,
Cómo hacen las flores que al marchitar no se les oye llorar,
Les quiere preguntar de dónde viene ese terrible alarido,
un grito envuelto de memoria y ahogado en el vacío,
Camina sola, se avanza, le habla…
No entiende sus signos, no comprende su idioma,
Piensa que quizás como ella hable la lengua,
de los pájaros, o bien, simplemente la de las orquídeas rojas.

 

Ella arranca de la espuma las lágrimas escondidas,
que una gaviota negra sembró en surcos de agua,
Ahora se mira, se teme es animal salvaje,
compuesto de espejos, calendarios, fatalidades y tiempo,
Se observa, reconoce su cabellera escarlata,
Y adivina en sus ojos un mar disfrazado de bosque,
que arranca a la tierra su último latido

 

 

Siguiendo los pasos de la creación:

Poema: Patricia Sabag (Reims, Francia)

Imagen: Gema Albornoz(Aguilar de la frontera, Córdoba)

Quema

QUEMA, Gema Albornoz

Ardes.

 

Ahora sé que eres de carne.

 

Los celos consumen:

no escuchan razones,

no conceden treguas.

 

En esta habitación

ante mis ojos,

ardes.

 

Ahora sé que eres dolor

que el fuego devora,

abrasa,

quema.

 

Siguiendo los pasos de la creación:

Imagen: Gema Albornoz (Aguilar de la frontera, Córdoba)

Poema: Raúl Sánchez Alegría (Vitoria-Gasteiz)

Vertido espiralmente a lo grotesco (Experiencia LPNM)

Tiembla, Hélène Laurent

¿Dónde circula el desastre?

Vienen a mí mis manos.

Sujetan mi cabeza

antes de la explosión.

Diversas ondas deforman

lo que me rodea,

aquello que mis pies sostienen.

¿Qué se mueve con mi grito?

¿Acaso aspira el cielo

en su expansión?

¿No será un aullido

vertido espiralmente

a lo grotesco?

Ruego a la ausencia

al tormento,

al desorden,

a la catástrofe de arrancar

la desgracia con mis propios dientes,

masticando la tragedia

hasta acabarla.

 

Siguiendo los pasos de la creación:

Imagen: Hélène Laurent (Lille, Francia)

 Poema :Gema Albornoz (Aguilar de la frontera, Córdoba)