Dejarte ir

Es el final, estoy rendida.

Salí a buscarte y terminé perdida.

Después de tantos momentos que creí perfectos,

hoy de mis ojos la venda cayó.

Al principio sentí el más profundo dolor.

El llanto más desgarrador se alojó dentro de mi alma.

Y absurdamente me sentí morir al dejarte partir.

 

Se encerró mi corazón y perdí las llaves.

Es duro saber que jamás me amaste,

que en mi mirada para ti sólo había ilusión,

y tu te aprovechaste de mi debilidad.

Tonta yo, sabiendo que era un juego

nunca tuve el valor de aceptar que en tus labios había traición.

 

Te puedes ir.

Retenerte me haría sentir como una vagabunda

mendigando tu amor.

Prefiero dejarte ir.

Yo también tomaré mi equipaje y voy a salir.

A estar sola, a renacer y olvidar lo que contigo viví.

Sufrí, me dejé caer ingenuamente a tus pies.

Pero ya no más. Hoy por fin desperté.


Noelia Rivera (Puerto Rico)

https://karmalunatica.wordpress.com

Dime qué hacer

Beso tus labios para comerme tus besos,
acaricio tu cuerpo para quemarme en tu fuego,
miro tus ojos para beberme tu alma,
te hablo de amor para quedarme en tu corazón,
me mude a tu mundo, para siempre estar contigo.
Escribo poemas que sólo hablan de ti…
Te doy mi presencia para que me mires…
Te doy mi verdad para que me creas…
Te doy mis huesos, mi carne, mi sangre…
Todo, te doy de mi
Pero dime…
¿cómo me bebo tus celos? para escupirlos al suelo,
que se evaporen con el calor de la tierra,
para deshacerme de ellos eternamente.

Xavier H.©


 Xavier Hernández (México)

https://mundoletrasblog.wordpress.com

Engañadas

poema noelia

Noelia Rivera

Las mujeres somos un total misterio. Eso en una frase que muchos consideran un cliché, pero lo que no saben, es que a veces somos un misterio hasta para nosotras mismas. Somos complejas. Pasamos de un sentimiento a otro fácilmente, reímos y lloramos a la vez. Somos capaces de llorar de felicidad, o en medio de un coraje nos reímos a carcajadas. Es nuestra naturaleza. Y todo se “agudiza” cuando nos enamoramos. ¡¡Es tan absurdo!! Conocemos a es nuestro “príncipe” y el mundo cambia. […]

Seguir leyendo

Lágrimas ahogadas, DESenREdo (Videopoema)

DESenREdo: Desmoral (Barcelona) 

Hélène Laurent (Lille, Francia)

http://www.desenredopoesia.wordpress.com

https://www.facebook.com/DESenREdooficial


DESenREdo (libro) disponible en PDF o papel:

http://www.lulu.com/spotlight/DESenREdo

DESenREdo, Desmoral y Hélène Laurent


 DESenREdo : Fusión de poesía, fotografía y dibujo en un peculiar homenaje al cómic DESenREdo es una invitación a volver a la esencia, a jugar con la palabra y la imagen con mucho amor o mucho humor, a no desperdiciar nada y disfrutar tanto de los nudos como de los DESnudos …

Poema busca imagen…

Busco en el morir del día

la razón de tu silencio violentado,

la iniquidad del ser,

la perfidia de tu voz

que ha dejado un denso poso de

lánguida y tristísima agonía

en el centro justo de mi bazo.

 

Una palabra sola, tal vez,

cargada de ponzoña,

sería el fulgurante maná

que alimentara de fe

la abismal soledad que te sostiene.

 

No seré yo quien la pronuncie

y,

tristemente,

no serás tú quien la encuentre.


 

Susana G.López (Barcelona)

 Susanaglopez.jimdo.com

www.galerizarte.wordpress.com


Poema busca ilustración… (propia y apropiada)

lapoesianomuerde@gmail.com

con nombre, apellido (o nombre artístico), ciudad y enlace

Creo que te quise demasiado rápido…

Creo que te quise demasiado rápido

Que soñé demasiado pronto

Y ahora que salgo de la perturbadora ensoñación

Me doy cuenta que nunca hubo más que lo que me ofreciste

Que el resto era fruto de mi imaginación

 

Ahora mejor me voy

Cerraré la puerta sin hacer ruido

Para que cuando tú despiertes de tu sueño carnal

Te des cuenta que pudiste tener lo mejor de mí

Pero que al desperdiciarme

No te quedaste más que con lo poco que quisiste para ti

 

Te pude haber dado todo

Puesto que ya te había ofrecido mi corazón

Te pude haber amado como a nadie

Puesto que ya te amaba con adoración

Pude haber estado a tu lado

Pero tú sólo me quisiste lejos

Para poder echarme de menos sólo aquellas tardes lluviosas

Que evocabas en tus poesías melancólicas

Como la que ahora lees, siendo el último pedacito de mí que te ofrezco .


 

Claire (Madrid)

Kilómetros

No me preguntes cómo he llegado hasta aquí. No lo hagas. Terminé cansándome de la tristeza, de las despedidas, de la esperanza, de los ojalás. De que te dieras cuenta de que seguía sonriéndote cuando ya te habías alejado. Eso, pero un día no me pude quedar más, así que intenté sobrevivir lo mejor que pude. Desperté un domingo y seguía cayendo igual de rápido, porque después de todo, las ausencias se me siguen notando en la sonrisa. ¿Sabes? Es como que algo importante falta y no sabes muy bien cómo llenar el espacio. No sé, quizá al final de eso se trata todo, de reemplazar el vacío. De ser otro diferente al que eras. De encontrar a quien piense que nuestras ruinas son un bonito lugar para construir. No sé si me explico, no de dejarlo todo por alguien, pero de darlo todo por algo, por cualquier cosa, que es mejor que quedarte con nada o peor aún, a medias. Y yo que pensaba que iba a quedarme esperando siempre ese autobús que ya había pasado, toda la vida. Y con el tiempo acabas entendiendo que la distancia no son los kilómetros, la distancia es abrazarse y no calar en la otra persona. Pero tú abrazas como sólo tú sabes hacerlo. Los kilómetros son de echarte de menos, son las ganas de volver a verte desde que te vas. Pero supongo que eso es el amor, que nunca logren alejarte del todo para hacerte olvidar. Todavía puedo sorprenderme. A lo mejor me verás algún día recordándote a escondidas, cuando nadie mire, y voy a sonreír hasta olvidar porque había empezado a hacerlo. Y te voy querer hasta que las cosas buenas dejen de ser difíciles. Esto lleva su tiempo, cariño, como las mudanzas, sólo que esta vez la que se muda eres tú y yo me quedo. Aquí. Donde siempre, donde tampoco se está tan mal sin tener la sensación de que ya sólo eres la mitad de algo que hace tiempo no está. Y luego regresarás, cuando ya sea demasiado tarde, y te diré que ya lo era desde antes de comenzar, luego tus ojos me dirán ‘ven’, mientras yo cerraré los míos como deseando escapar. Como si me recordara a mí mismo que me hace daño volver a excederme con el alcohol. Contigo, claro. Como si el día de mañana se resumiera al ir y venir de tu cabello o el de tus caderas. Así que me voy, no estaré antes de que vuelvas a mirarme como si quizá. Antes de que recuerde que las cosas van perdiendo sentido sino te llevo al lado. Así que prepárate cariño, la tormenta sigue aquí, y yo espero que nunca te des cuenta de que sigo teniendo un huracán en el pecho.

 


Alejando Segura Ciudad: Puebla (México) “Entre tus blancos y mis grises”.

 https://www.facebook.com/pages/Entre-tus-blancos-y-mis-grises

La noche se cae a pedazos…

La noche se cae a pedazos
tras de mí, en sus esquinas,
como cuentas de un rosario.
Y solo van mis pasos,
y los de los fantasmas borrachos
en la búsqueda del salvajismo,
libre, solo, humano,
por las calles de los perros,
los escaparates incendiados,
por esta tierra cansada y vieja,
que escupe humo, y esconde desamparados.
Si sigo despierto, seguiré caminando
hasta que mi mano se sujete a algo,
o hasta que me den las cuatro.
Dije: la noche se cae a pedazos,
y los ladrones corren,
como si a ellos les hubieran robado,
y yo siento que tengo piedras
en lugar de brazos,
y que arañas me recorren las venas
con diminutos y agobiantes pasos.
Yo siento que me voy, vuelo, y caigo.
Vacío, con el corazon colapsado
y el estómago volteado, ando.
Sólo, entre luces y risas, y niños ahogados,
me repito: Dios se fue, pero no me ha abandonado.
Padre que fue hijo, enterrado hace años,
quizás te encuentre aquí vagando
como yo, y nos vayamos a donde
solo tú y yo quepamos.


 

Daniel García (Guadalajara, México) www.moonschild.wordpress.com


 

———– Promesas ———-

Yo me quedaba en la orilla

jugando con la arena,

mientras tú te adentrabas, cual ondina, en el mar,

esquivando las olas.

Saltabas y reías.

Y después reías todavía,

y jugabas con la espuma blanca,

y nadabas, y te perdías un instante, y renacías más tarde.

Y siempre jugabas: con el agua, con la espuma, con las olas.

Al fin te veía volver a los orígenes.

Veía venir a la náyade,

resplandeciente como un pez desnudo y

alegre, pendiente de un hilo, entre las aguas.

Y tú – sí, eras tú –

me invitabas a cumplir las promesas

que nunca nos hicimos.


 

Jesús  (Madrid)

 


Poema busca ilustración…

lapoesianomuerde@gmail.com

(con nombre, apellido (o nombre artístico) ciudad y enlace)

Se aferra al metal (*Segunda experiencia “La Poesía no muerde”*)

Lucía Morales

Lucía Morales

Se aferra al metal

la promesa fugitiva

de unos amantes efímeros,

puede que por miedo al agua,

o quizás a las alturas,

permanece agarrada a la barandilla,

llena de un recuerdo

que asoma al  vacío.

Hoy en día, hasta los puentes

que parecen de piedra

se derrumban.

Siguiendo los pasos de la creación:

Imagen:Lucía Morales(Salamanca) http://educacionyhumanidades.wordpress.com http://luciamoralesguinaldo.wordpress.com http://es.linkedin.com/pub/lucía-morales-guinaldo/73/429/2b5

Poema: Hélène Laurent (Lille, Francia) http://www.desenredopoesia.wordpress.com, http://www.lavidaenpoesia.wordpress.com

 Voz: María G.Vicent (Valencia,España) http://temiromemiras.wordpress.com/ http://maria-ayertodoempezo.blogspot.com.es/

Imagen encontró poemas.

montaje imagen Patty

 

Imagen:

Patty Escalante (Caracas, Venezuela)

Poemas:

Pablo Mirlo (La Serena, Chile) http://www.pablomirlowordpress.com

Susana G. López. (Barcelona). Susanaglopez.jimdo.com

Mayca Soto Guerrero (Barcelona) http://www.elgrisdeloscolores.wordpress.com

 

Busqué a la niña risueña (Con voz)

Busqué a la niña risueña, Hélène Laurent

Busqué a la niña risueña, Hélène Laurent

http://www.ivoox.com/busque-a-nina-risuena_md_2991159_1.mp3″

 

Hélène Laurent (Lille, Francia)

(Música de fondo Aerosmith, don´t want to miss a thing)

 

Busqué a la niña risueña

cuyo mundo de tierra

no tenía nada que envidiar al cielo,

busqué por las calles

y en el andén

de aquella parada de metro.

 

Se perdió la joven

que soltó tu mano,

quizás esté en uno de tus hoyuelos hundida,

atrapada en una de tus pequeñas manías

o en ese espacio que te gusta dejar

entre un zapato y otro.

 

Sospecho de tu piel salada,

de cada centímetro de tu cuerpo recorrido,

de tu mirada ardiente

y de las promesas que se llevó

el tiempo.

 

Fotografía en color

que irremediablemente

torno a blanco y negro.

 

Hélène Laurent (Lille, Francia)

88x31 2

Para seguirte queriendo

José Alcalde-México Amor mío
Cómo justificar mi ausencia sin que puedas sentirte ofendido,
ahora estoy aquí en este extraño lugar,
donde ves las nubes situarse en el cielo simulando ser montañas,
queriendo engañarme con su espesor,
donde hay un pedacito de océano
que no huele a playa pero así la llaman,
donde el viento es tan fuerte que puede hacerme volar,
donde hasta el movimiento de la ramas de los árboles
suena a las olas del mar,
SI, en este lugar todo funciona mal,
uno no logra entender cómo es que respirar profundo te deja sin aliento,
como es que caminar más rápido te hace llegar menos lejos,
como es que el día termina cuando allá apenas comienza, pero lo más importante,
como es que te quiero más cuando te siento lejos que cuando te siento cerca.
Pues si vida mía, rara vez puedo disfrutar del sol
y lo más caliente que llego a sentir es el rebote de mi aliento
cuando estoy frente al espejo,
eso ha congelado aun mas mi corazón,
que ahora fabrica sentimientos en cubitos de hielo.
Desde lo más profundo de mi arrogante soledad debo citar:
“no encuentro explicación a lo que me está sucediendo,
pero acabo de entender que te necesito lejos para seguirte queriendo”

Poema:.Lluvia Sánchez. (Hastings. Inglaterra)

Fotografiadigital de José Luis Alcalde Soberanes (Mexico)

NO ES PRECISO

No es preciso ser poeta para dar a luz mil versos

Ni que las lágrimas manchen folios si algo duele

No necesito más andamio que el de mis huesos rotos

Ni más abrigo en este invierno que mi cuarteada piel

No es preciso buscar cariño entre esa multitud vacía

Ni ocultarse en las esquinas si el cielo ruge

No necesito más consejo que el de un amigo fiel

Ni más suerte que la merecida ayer

No es preciso equivocarse para aprender lecciones

Ni llorar al tiempo por robar las horas

No necesito la quietud de estas paredes

Ni esperar que un llanto cure las cosas rotas

No es preciso correr si estás exhausto

Ni sucumbir ante los ojos de una cualquiera

No necesito respuesta para este rompecabezas

Ni que algún idiota diga “te faltan piezas”

Alejandro López González ( Alicante)

Primer día sin ti

 

Tardé tres décadas en componer

Una canción de soledad

Y ahora concluida

Ni la cuerda, ni el tambor vibrante

La podrán acompañar

Solo yo y mi monólogo

Solo yo con mi pesar

Solo e indefenso contra el vértigo

Solo contra el miedo de mirar atrás

El tiempo siempre dicto inamovible

El corazón siempre luchaba

Hoy son las lágrimas quienes sufren

Porque ayer lo tuve todo

Y ya no queda nada

Alejandro López González (Alicante, España)

Licencia de Creative Commons

Licencia de Creative Commons

Ni siquiera el alma

No sé lo que me queda
sin ti
ni siquiera el alma,
se marchita una historia
se ahoga una esperanza
los sueños se despiertan
y ya no queda nada.
Nada que sentir
lágrimas que vuelan alto
apenas poemas que escribir.
Se seca la tinta
como muerta en su tintero
como yace dentro de mi
así se seca mi vida.
Así se queda mi mundo
sin esa parte de ti
así se duerme la angustia
así se queda sin ti.
Gemma García, Vitoria-Gasteiz
Licencia de Creative Commons

Licencia de Creative Commons

Sin título

Arlequín y Colombina o arreglándose para salir, Luis Hernández Blanco

Arlequín y Colombina o arreglándose para salir, Luis Hernández Blanco

Hay un azul oscuro

esperando ahí fuera,

un azul intenso de abismo

que juega a engullir

el mar en sus azules brillantes

y el firmamento azul claro

en su prudencia.

 

Un silencio ensordecedor

se apropia la noche

mientras Colombina

descansa en sus blancas sábanas

y el triste Pierrot mira al cielo.

 

Arlequín sigue despierto:

dibuja en su máscara

corazones de miel

sin presentir la tragedia

que anida sigilosa en la noche.

 

Al calor del horno

el azul noche invade el papel

disolviendo, en cada letra,

la paleta de colores.

 

Poema:Laura Caro Pardo- Hélène Laurent,  A tu encuentro, Colección Poesía en la Distancia 2012

Ilustración: Luis Hernández Blanco (Valladolid) http://www.deshuesado.wordpress.com

Licencia de Creative Commons

Licencia de Creative Commons

En la puerta del cielo

En la puerta del cielo

Fuego.

En su retina

tu imagen

se evapora

en la cortina

de agua.

Paró el tiempo,

habló en claves

de silencio;

Todo, menos tierra.

¡Todo menos tierra!

Quiso tu piel, besó tu cuerpo.

En tus labios sus versos, su alma.

Vértigo.

Aferrándote, cerraste la puerta.

Caída, no volverá a volar.

Y en su mano, una pluma,

para el recuerdo.

Hélène Laurent

Licencia de Creative Commons

Licencia de Creative Commons