¿Y si el origen fuera música? (Revista#5 LPNM)

Seguimos con las festividades:

¡Aquí está nuestra quinta revista digital gratuita!

Esta revista se basa esencialmente en nuestra cuarta experiencia (¿”Y si el origen fuera música”?, inspirada en los temas musicales de Orlando Valle) pero se procuró reflejar lo mejor posible el trabajo de todos en nuestra comunidad. Espero que os guste. Una vez más gracias a todos los que lo hacéis posible y recordad:

” ¡La Poesía no muerde!”


A compartir sin moderación

 

La pintura (*Cuarta experiencia LPNM*)

Antoine Sénéchal (Madrid)

Antoine Sénéchal (Madrid)


Notas de colores que me recuerdan cada vez más a ti.

Caminos marcados por el capricho del destino.

El sonido que resuena en mi cerebro,

con la melodía que me acerca más a ti.

 

A aquel momento en el que te conocí,

en el que por primera vez nos vimos

y nuestros caminos se unieron.

Un nuevo comienzo se abrió ante nosotros

lleno de color,

pintando un cuadro de frescura,

de sabiduría,

que nos transmita bienestar,

tranquilidad,

saber amar desde la cordura que nos trajo la experiencia.

 

El  jugar al juego del amor con nuestros cuerpos,

como adolescentes que descubren el sexo por primera vez,

dejándose llevar por el ansia de poseerse,

de besarse,

de acariciarse,

al son que marca el compás de la música

que suena en la letanía de nuestra mente una y otra vez,

sin poder parar,

sin poder evitar el ímpetu,

que el ritmo nos empuja a querer más y más,

hasta el amanecer de una nueva vida.

Una nueva vida en la que juntos seamos uno, tú y yo,

en la que ese cuadro de color nos llene de poesía

de dulces versos de amor con los que juntos

crearemos una canción,

a los hijos del sol,

a los hijos de la noche,

a los hijos del viento,

a los hijos que engendremos los dos.


Imagen: Antoine Sénéchal (Madrid)

Poema y Voz: Antonio Caros Escobar (Villanueva de la Serena. Badajoz.)

antoncaes.wordpress.com

Música : Orlando Valle (Algodonales, Cádiz)

Quien calla otorga (*Cuarta experiencia LPNM*)

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La huella azul de una insignia.

Entre las olas del pasado me pierdo,

como una barca sin rumbo,

desemboca en faro ciego.

 …..

Sucesivos velos recubren y aparentan.

Colisión de máscaras.

Tantos momentos replegados,

como capas de arena.

 …..

Cual placas divergentes, nuestras fosas se separan

y un magma de simulacros emerge.

Abismo intersticial.

A la vez límite y frontera. Gélida escarcha. Ardiente hielo.

 …..

Me has quitado mi reflejo, para alimentar tu imagen.

Medusa implacable.

Temo que con tu mirada me vuelva piedra.

Sin embargo, presiento que serás tú quien, darás la vuelta.

 Y, cuando me mires… ¡solo sal serás!.

…..

Las palabras definen.

A veces son esquivas, como pasos que se alejan.

Pero la acción… es concreta.

La realidad es simplemente eso.

 …..

 La voz siempre dice lo que calla,

Entonces, sin preámbulos, sellemos el pacto,

en un fatal segundo de eternidad,

para abdicar, con premura, ante la boca del silencio.

Poema y voz: Amalia Pedemonte (Buenos Aires, Argentina)

https://aquileana.wordpress.com

Imagen: Marcos Ferreiro (A Coruña)

http://entrebn.wordpress.com   http://sietesombras.es

Música: Orlando Valle (Sant Andreu de la Barca, Barcelona /Algodonales, Cádiz)

 

Color Miel (* Cuarta Experiencia LPNM*)


Color miel, Bernardo Arcos

Color miel, Bernardo Arcos


En el cofre del fondo del cajón

suspira pálida la bailarina

cansada de dibujar

con un solo pie

una órbita sobre sí misma.

Quiere romper la envoltura

de porcelana blanca

y huir de la madera

que asfixia.

 

Sueña con ver la luna

y sentir el sol

sobre su piel albina.

Sueña con danzar en el viento

y aires de Argentina.

 

Piel con piel,

recortando distancia,

cuerpos mojados,

mirada clavada,

decidida estar

o parecer decidida

y marcar los pasos

haciendo vibrar la tierra.

Poema y voz: Hélène Laurent (Lille, Francia)

http://www.desenredopoesia.wordpress.com  www.lapoesianomuerde.com

Imagen: Édgar Bernardo Arcos Álvarez (Ciudad de México)

https://cuevadedonbernardo.wordpress.com

Música: Orlando Valle (Algodonales, Cádiz)

De viajes y cielos (***Cuarta experiencia LPNM***)

Amalia Pedemonte

Amalia Pedemonte


A los pájaros caídos

y a los que tienen que seguir volando…

La madrugada

seca las lagrimas

que la tierra derramó anoche

y las nubes huyen corriendo

en busca de cielos más azules.

No.

Uno no puede quedarse quieto,

quizás haya llegado la hora,

probablemente sea el momento

de tirar de osadía

y fugarse en el viento.

Contemplar el nido

hecho de sueños banales,

de vida cuidadosamente trenzada

e ilusiones comunes.

Y mirar al oeste

donde un cielo despejado

sólo amenaza

con unas pocas gotas de lluvia.

Hay que marchar.

Alzar el vuelo,

emprender el viaje.

Batir una y otra vez las alas,

luchar contra el aire,

deslizarse en el viento

y enfrentarse a la corriente.

Fluir en la atmósfera,

bailar como semillas

y transportarse en el firmamento.

Batir,

una y otra vez batir,

con todas sus fuerzas,

luchar,

empujados por la libertad

y con los pulmones llenos de esperanza.

Sin oráculos ni previsiones

suplicar a Eolo

que nos lleve

a tierra prometida,

controle las tempestades

y ayude en la travesía.

Probar la ingravidez,

soñar con el fin

de la pesadilla,

dejarse la vida

en intentar salvarla,

debatirse entre ráfagas

y divisar en el horizonte la primera playa.

Dejar atrás el nido,

los pájaros caídos,

el sabor del miedo

y comprobar agotados

que este combate

no ha terminado.

Música: Orlando Valle (Algodonales, Cádiz)

Imagen: Amalia Pedemonte (Buenos Aires Argentina)

 https://aquileana.wordpress.com/

Poema y voz. Hélène Laurent (Lille, Francia)

http://www.lapoesianomuerde.com /www.desenredopoesia.wordpress.com

 

Pequeña (**Cuarta experiencia LPNM**)

Moon, Marcos Ferreiro

Moon, Marcos Ferreiro


 

Pequeña

que miras desde tu cuna.

No interrumpas.

Te estoy idealizando ahora.

Un poco.

Como todos los demás hacen.

Esta noche

te contaré historias

para que puedas descansar.

Para que mires abajo

y respires aliviada.

Saliendo del puesto de mando

y soltando el timón de la conciencia.

Tira los sacos de acusaciones

que hayan venido rotos de fábrica

y por los que se vayan rociando

todas las palabras que se dijeron en vano.

Tira los globos de ausencias

que hayan llegado hasta ti,

en cada noche de insomnio,

con olores de tinta y papel.

Tira por la borda los vasos

que se llenan hasta el borde

y que se vacían poco a poco.

Cuando te sacudes la cabeza

y rocías todo de agua.

Suelta los reflejos de nostalgia

Que se hayan elevado al verte,

que se queden prendados

de cómo resplandeces

aunque no te llames Luna Llena

por unos días.

Suelta también las agujas

que estén enganchadas

en la primera esquina sin salida de un laberinto.

Sometiéndose a su propia encrucijada.

Sin querer salir.

Amarra la suerte alrededor de ti

e irradia tú su aroma.

Repartiéndolo.

Repartiendo el arte, el sueño y el aullido.

Dispersándolos por las ventanas.

Amarra las ganas de ser más grande,

más alta y gigante.

Amarra las ganas de llegar al suelo,

de ser más fuerte.

Cuando te cuente

que aún brillan miles de ojos

al mirar y verte,

pequeña.

Imagen: Marcos Ferreiro (A Coruña)

http://entrebn.wordpress.com    http://sietesombras.es

Poema y voz: Gema Albornoz ( Aguilar de la Frontera, Córdoba)

 http://emocionesencadenadas.com/

Música: Orlando Valle (Sant Andreu de la Barca, Barcelona /Algodonales, Cádiz)

 

Las musas saben bien desintegrarse ***Cuarta experiencia LPNM***

José Alcalde, Ensoñación, gráfica digital, 2016

José Alcalde, Ensoñación, gráfica digital, 2016


Aquella noche me hipnotizó

y caí en su embrujo.

Me hizo confesar

algunos de mis miedos,

algunos de mis fracasos,

algunas luchas.

Y seguí saltando a ciegas

esquivando las preguntas que lanzaba

como punzantes dardos florales.

Se mostró tras un velo blanquecino

que se alzaba un poco

con el soplido del viento.

Se mostraba a años luz de distancia.

Inalcanzable.

Aunque quizás nos separasen unos cuantos pasos.

Se mostró con una gracia sutil

que de cuando en cuando

Me sonreía y me embaucaba.

No podía ser de otra manera.

Intentaba ocultar su rostro, su mirada.

Y entendí.

Estaba protegiéndose de sí misma.

Sentí un alboroto en el estómago,

no eran pequeñas punzadas.

Era una revolución.

Leve mareo.

Me sentí pesada.

Me sentí ligera.

Flotando en un sueño.

Cuando abrí los ojos

me encontré en medio de un bosque

Rodeada de luciérnagas.

Era una bella estampa.

Mil gotas luminosas habían venido

a salvaguardar mi ofrenda de palabras.

Pero tú te vas por la parte de atrás.

Desapareces.

Te vas del sueño.

Te vas.

Poema y voz:  Gema Albornoz ( Aguilar de la Frontera, Córdoba)

 http://emocionesencadenadas.com/

Imagen: José Luis Alcalde Soberanés  (Ciudad de México)

Música: Orlando Valle (Sant Andreu de la Barca, Barcelona /Algodonales, Cádiz)