8M DosZero18

Natalia Ciria

Venimos de una costilla,
ignorando al coño que nos engendra.
Ya que nos trae, que sea él quien nos sierva.

Porque del diecinueve ene
no se sabe ná,
pero del ocho eme
aun se oye gritar
a las mujeres que cosieron hasta quemar.
Y por algo será.

Por el techo de cristal,
la brecha salarial,
la mutilación genital,
el acoso sexual.
Y espérate, que aún hay más.

Porque ser mujer es la principal causa de pobreza.
Por agresiones, humillaciones,
marginaciones o exclusiones.
Por violencias machistas,
cotidianas e invisibilizadas.
Por la cosificación mediática e implantada.
Porque traer la vida y quedarte embarazada
hace de ti una persona menos valorada.
Y espérate, que ojalá no hubiera más. (…)

Porque de cada cien somos cincuenta,
solo pedimos que se nos trate como tal:
igual que a la otra mitad
con un reclamo internacional.
Porque somos humanas
y lo que decimos no son palabras inventadas.

Y porque los ovarios no cuelgan,
salimos afuera
en guerra a nuestra manera.
Y no,
no es que tengamos la regla.

Hoy los lazos los hacemos con nuestros brazos.


Imagen: Natalia Ciria Artiga ( Soria, España)

Poesía:  Alba Palomo Lara ( Igualada, Barcelona, España)

11

Frágil aguja, Hélène Laurent

IIII  IIII I

 

Tic,tac,tic,tac

Hoy los pensamientos

vienen martilleados

por el reloj de pared

que clava

cualquier sueño a tierra.

 

Qué tentadora

es la frágil aguja;

con un solo dedo

podría adelantarla

un día, una hora

o un instante

y conseguir proyectarme

al momento

en el que mi vida comience.


IHélène Laurent (Lille, Francia)

Diario poético de una cautiva (2015)

Comprar “Diario poético de una cautiva”

Escuchar gratuitamente “Diario poético de una cautiva”

 

MOSCA, TOMA DEL FRASCO

 

 

Moscas, Daniel de Culla

Qué pillines

E inocentemente malos (para nuestros mayores)

Éramos cuando chicos, pequeños.

En la gloria de la casa

Sobre la mesa del comedor

Cómo nos gustaba cazar moscas con la mano

Quitándonoslas de encima, también

Arrancarles las alas

Sin llorar por ello, ¡claro¡

Y meterlas en un frasco

Donde revoloteaban

Muriendo de calor asfixiante

De noche y día.

A alguna, si era Viernes de Dolores

Por Semana Santa

La metíamos con una sola ala

Y antes de llegar al fondo

El calor le fatigaba.

Una sobre otra se recostaban

Como que cansadas y asfixiadas estaban

Como están los emigrantes en pateras

O en campos de refugiados

Por huir de sus no queridas guerras.

Algunas bajaban y subían dentro del frasco

Besándose unas con otras

Su órgano chupador

¡Eran las Samaritanas¡

Que echan chispas

Y que se decían unas  a otras:

“En boca cerrada no entran moscas”.

A veces, poníamos el frasco

Con ellas dentro, al Sol

De tan dulce compañía

Para que bien murieran de calor

Cuando llegaran a gustarle.

¡Morían de sed, y no pedían agua ¡

Contentas como estaban

De no salir afuera sin alas.

Además, que tenían miedo

De caer en la cinta pegajosa que colgaba

Al lado de la araña de cristal, o lámpara

Que las atrapaba

Cuando volaban descuidadas

Sin darle mucha importancia

A la Luz.

El señor de la casa

Elegía a algún niño de entre nosotros

Y le decía:

-Crío, si eres malo, dímelo

Y él contestaba:

-No Señor

Yo no soy malo, y mis amigos tampoco

Que venimos de lejanas tierras

De esas que usted y su parienta, pecadores

Puestos en cruz como la estrella de mar

O estilo perro arrodillados

Nos habéis traído al mundo

Cometiendo mil infamias.

De pronto, salidos a la calle

Rompíamos el frasco y al punto

Cogíamos los cuerpos de las moscas sin alas

O con una sola ala

Y nos las arrojábamos a las espaldas

Cantando:

“Adiós, frasco profundo

Adiós moscas sin alas

O con una sola ala

Ya se acabó nuestra ilusión

Ahora nos viene palo y tentetieso

Como quieren el cura y el maestro

Por este carril ponzoñoso que es la Vida

Que de reino glorioso

No tiene nada

Y su mierda alcanza

A las alturas sagradas.


-Daniel de Culla (Madrid)

 

Imagen encontró poemas

Árbrazos

Frio

Calor

Una imagen

En un espejo

Frio

Calor

Tu cuerpo

Tu alma

Miras

Ves

Cuerpo acorazado

Amordazado con un manto

De nieve y hielo

Por tanto pesar

Por tanto sufrimiento

Miras

Observas

Alma libre

Llena de pasión y fuego

Alma ardiente

No entiende de lamentos

Ves

Observas

Por fuera

Por dentro

Dos imágenes

Un mismo ser

Dos caras

Un mismo cuerpo

Hielo

Fuego

Al cincuenta por ciento

 

Poema: Luces y sombras (Madrid)

https://lucesysombrasopinion.com


ANTE EL CUADRO DE ANTONIO CARO
Ante el cuadro de Antonio Caro
Me acuerdo de mi amigo Néstar
Moderno pintor impresionista, ya fallecido
Del Barrio del Crucero, en Burgos
Que además de las acuarelas
Usaba cáscara de huevo y cenizas
Para pintar al óleo.
También le gustaban los inviernos
Y pintar estos árboles y arbustos
Cubriéndoles de manto blanco
Vistiéndoles como fantasmas.
Fantasmas que forman estantiguas
Y que nos traen recuerdos
De besos y arrumacos
Indiferentes, poco vehementes por el frío
De enamorados que vienen
A Besarse de noche
Poco agudos, sin gracia
A frías, fríamente.
Todavía se les ve, ahora
Ante este Cuadro
Si to lo imaginas:
A la moza, con un bolso de piel
Cayéndole del brazo
Al mozo, con una alubia o frisol
Que besa desesperado
Y una duda a cuestas
Pues piensa si ella le dará calabazas.
Y va diciendo:
-La nieve, por la mañana
Se llama Luz del Día
Y, por la noche, helada Fantasía.
Los árboles elevados
Y vestidos, también, de blanco
Se hielan por los ruidos
Que hacen los amantes
Para fines de sus amores.
En un abrazo hecho de helar o escarchar
Ella le dice a él:
–Ara con helada matarás la grama
Y él le dice a ella:
-Año de heladas, año de parvas.

-Daniel de culla (Madrid)da


Imagen: Antonio Caro Escobar ( Villanueva de la Serena)

Instantes (poema busca imagen)

Enroscado entre tus brazos…

no quiero que el tiempo regrese.

¡Duerme! Y deja que me desmaye

en el aroma de tus rizos…

Deja que en el calor de tus pechos,

muera fugitivo.

Sólo espero que no haga ruido,

tanto sentir… que no se oiga mi

palpitar, mi respirar… mi contemplar.

Tal vez si tú no despiertas,

Tal vez si yo disimulo…

sigan ahí las estrellas.

No abras los ojos, amor…

No te inquietes ahora,

Que la noche no sabe

porque se demora el alba,

y deja que busque un cajón

para esconder éste instante.

Ginés Carrascoso
Teruel, Aragón (España)
ginescarrascoso.wordpress.com


Poema busca imagen (propia y apropiada)
lapoesianomuerde@gmail.com
(con nombre, apellido, ciudad y enlace)

Imagen encontró poema

IMG_8071

Espina

 

Acercase hacia donde la punción

se convierte en dolor.

 

Duele. Duele.

 

“Ya estás aquí”, le digo.

responde con otro pinchazo.

Un puñal atravesándome.

 

Esta vez no logro diferenciar

la hendidura del borde de la hoja afilada.

 

No importa. Duele. Duele.

Soy espina contra mí.

 Gema Albornoz ( Aguilar de la Frontera ,Córdoba, España)

VILANO, FLOR DE CARDO

Cíngulo de cilios sobre la cubierta
De un huevo con pelos.
Una ceja caída de un ganglio grande cerebral
O de un Vilano, flor de cardo
Con unos pelos que parten cual cordones nerviosos
Apéndice de pelillos o filamentos
Que corona el fruto
Y que sirve para elevarse uno fácilmente
A impulsos del viento del sentimiento
Que recorre longitudinalmente un cuerpo elevado
A lo largo de su propio dorso.
De estos pelos, como escarpias
Se originan comisuras
En labio escarzano del ojo
Que sirve para anilla o para vencejo
Según los casos
Cuya curva es menor que el semicírculo.
Especie de Clemátide, planta
Esperando un palo grueso
Cuya punta pase a través de un aro encordelado
Cual tallo con escarpelo o escofina
En la herida o llaga de una hembra
Que, también, puede ser macho
Dando poco y de mala gana.
Mientras, me preparo un vaso
De aguardiente con cubitos de hielo, en su fondo
Cubriéndole la boca con cristales de azúcar
Parecidos a la escarcha.

Daniel de Culla (Madrid)


Imagen: Francisco Fernández Jiménez (El Ejido, Almería)

Esta página…

Esta
página
que ahora abres, antes
olía a jazmín
y a fresas. Pero
tú no lo
sabes.
Esta hoja
pasó por dedos
y alientos
que ajaron
su perfume,
pero tú,
no lo sabes.
Esta vida
que contemplas
ahora
con tus ojos
de hoy,
hasta ayer
exploró por
otros caminos
y se perdió
por otros
charcos sin agua,
pero tu no
lo sabes.
Mas tu aceptas
esta realidad
que ya no
huele a nada
dulce,
que ya se
seca
de los charcos,
que, recordando
el olor perdido
se afana
por
conservarlo
en Arial 12, sin
cursiva.
Jesús Palomo (Vitoria-Gasteiz)


Poema busca imagen (propia y apropiada)
lapoesianomuerde@gmail.com
(con nombre, apellido, ciudad y enlace)

 Somos la alegría perfumada…

Somos la alegría perfumada

por la boca del viento hablamos,

el murmullo del agua es tu risa,

somos una tarde de arena tibia,

un desierto misterioso en tu mirada,

somos la visión de  une aurora gris,

el abismo de los mares, las hojas secas de los bosques,

somos ropa desordenada, o mi  nevera que anuncia el fin del mundo,

somos el primitivo asombro el primer grito del miedo,

somos todo y nada fuera de nosotros,

por eso te recuerdo somos la alegría,

somos un poco la memoria de lo que no se olvida, el fuego que al frotar nace,

vendaval de tierra y de palmeras encorvadas,

vuelve mi recinto de soledad que sin ti estoy en el laberinto del tiempo

perdido.

te vas pajarito y sin embargo somos, te vas y no te veré mar profundo,

somos el huracán alocado que queriendo desbastar, purifica,

vuélve pronto mi tempestad, mi furia mi habibi de amor,

que sin ti soy una guerra acabada, vuélveme que me vuelvo pupila dolida,

nube deshecha sin gusto a sal.

Porque  soy  roca blanda con aroma a ti,

vuélveme porque somos una promesa en un cajón perdido,

y qué hago yo sin ti, mi manojo de alhleli,

si somos  tiempo de aguaceros en un norte azul,

vuelve mi sombra amiga, mi espera de ti,

mi manto verde en el cielo, mi malinche rojo, mi océano sin corazón.

Eclipse total de la razón, mi silencio de pirata que por cojear perdió a su loro,

somos un ángel que pasa, un fantasma asustado ante un jardín de rosas

y aquel lienzo blanco que teje la desolación

 

Patricia Sabag (Reims, Francia)

Imagen busca poema…

daniel-de-culla-3.jpg

Daniel de Culla (Madrid)

 

Imagen busca poema…

lapoesianomuerde@gmail.com (Con nombre, apellido, ciudad y enlace)

***Se ruega esperen a que el conjunto (imagen y poema) se publique en nuestro espacio para compartirlo con el fin de que el autor  de la imagen (al que se deberá hacer mención) esté sobre aviso. ¡Gracias !***

Déjame así…

Déjame así,

quietecita,

inmóvil,

obtusa.

No malgastes tu tiempo en comprender lo que pasa,

no llenes de preguntas vacías el espacio de nuestro encuentro,

no te lamentes por no escuchar palabra que pronuncien mis labios.

Confórmate con saber que en este instante,

que en este preciso momento,

soy yo misma,

regalándote el silencio.

 Daniela Narváez Burgos ( Cali – Colombia)

Imagen encontró poemas

IMG_7992

AVES DE SABIDURÍA LLENAS

Y mi Padre me dijo:

«anda hijo, mira hacia el cielo».

Y vi todas esas aves

unidas por catenarias

y sólo tres

volando libres.

Y mi Padre me preguntó:

«¿cuál de ellas te gustaría ser?»

«Todas, mi Padre»

-le contesté-.

«¿Cuál es la razón

de tu respuesta?»

«Quisiera poder volar libre

y regresar junto a mi familia

cuando la hora me llegue»

«De todos tus hermanos

siempre has sido tú

el más soñador.

Pero dime, hijo mío,

¿tendrás para hacer

lo que dices

el suficiente valor?»

 Marina López  (A Coruña)

https://enelhuecodelaescalera.wordpress.com/


Tordos en linea 

Son tordos negros

(No he visto ningún tordo blanco)

Descansando de un viaje de novios

De una de los suyos: torda y tordo.

Ahí se les ve a la pareja

Junto con el concejal de turno

Que ha oficiado su civil casamiento.

Estos tordos, cuando andan sueltos

Y en grupo

Parecen nubes y se salen al campo

Con otros tordos por el celo.

Todos están invitados

A entrar en las huertas

Y arrasar los guindales y cerezos

Las doradas manzanitas; los ciruelos.

Ellos se defienden, sobre todo

De las redadas del cazador

Que en una red les coge

Les mete en un talego

Y les tuerce las cabecitas

Como hacía el “Hombre del saco”

Para, en la bodega pelar

(Bodega de un nieto de ruin abuelo)

Y asar en la parrilla con fuego de sarmiento.

Un negro amor les ha traído

A esta línea del cable de la luz

En esa su postura pareciendo

Notas negras del pentagrama

Que representan un solo sonido

Y el sonido mismo que corresponde al tordo

Cayendo en nota

De que parecen, también

Tarjetas “black”, negras,  tendidas a secarse

Dando que hablar.

-Daniel de Culla (Madrid)


Imagen: Francisco Fernández Jiménez (El Ejido, Almería)

Imagen busca poema

Daniel de culla 2

Daniel de Culla (Madrid)

 

Imagen busca poema…

lapoesianomuerde@gmail.com (Con nombre, apellido, ciudad y enlace)

***Se ruega esperen a que el conjunto (imagen y poema) se publique en nuestro espacio para compartirlo con el fin de que el autor  de la imagen (al que se deberá hacer mención) esté sobre aviso. ¡Gracias !***

Tú mi beso con sabor a hierbabuena…

Tú mi beso con sabor a hierbabuena,

Tú mi movimiento en alta mar

tú mi historia con Alegría al despertar,

Mi salida de sol en la oscuridad,

mi círculo de amor más perfecto,

mi refugio en plena tempestad,

tienes el aroma de mi ritmo y 

la magia de convertirme en piel de rosa

que tu cuerpo toca y provoca,

por ti me olvido de toda romería 

y puedo recorrerte todo el día,

por ti no voy a encender velas,

por ti me enciendo yo. 

por ti inventaré un desierto 

donde yo sea arena que quema, 

viento que te desvele y agua fresca para tu sed, 

tu brújula en un mundo perdido,

tu lluvia de estrellas en mi espacio de amor. 

Sirena y dragón que vuela, 

poema con versos que te besen,

y que te digan con suspiros,

que mi amor se encuentra 

fuera y dentro de tus muros

a veces en los actos de tu vida,

y siempre que te robo el azul de tu mar

Patricia Sabag (Reims, Francia)

Olvidando que eres montaña

Olvidando que eres montaña,

te miro y me miras,

tú estás siempre allí,

sin  embargo los torrentes te arrastran, te consumen,

diosa  silenciosa que secretos milenarios guardas.

Ya casi es de día, ya casi es mi tarde que trota

ya casi viene el frío, tu sombra es mi derrota,

ya casi mi soledad encuentra la oscura  claridad

de un tiempo de cenizas bajo un cielo hecho trizas.

¡ Ay ¡mi amanecer frío, eres vida, eres mi muerte.

Golpeas mi destino, a tu lado lloran ríos,

roca al viento dada,

en tus ondulaciones se cuela un canto  triste

y en tus ladera un gigante herido  arrastra al tiempo.

Te miro y de tu cuerpo nace la flor,

te miro y de tu cuerpo nace el temor.

Guárdame en ti montaña milenaria,

Arrópame  en tu color, embriágame de ti,

escóndeme amor mío.

No me lleves en tus torrentes fríos.

Átame con tu lazo de gritos,

Tú tienes la clave de mis suplicios.

Mueca astuta  de mi reflejo, sendero de mi destino.

Sueña que me sueñas, sueña mi alegría.

Sueña  una lluvia clara que detenga

el paso ruidoso de tu corriente altiva.

Patricia Sabag (Reims, Francia)

Imagen encontró poemas

IMG_7985

¿Oyes el susurro de mis aguas entonando

los cantos de esperanza? Soy arroyo

de nuevo, hacia el mar inconmesurable,

afable mientras recibe las nuevas del destino.

Se purifican las noches, nos tocan las luces

del día sereno, aspiro a las aguas saladas

donde seamos inmensidad sin límites

humanos: un placer sordo a mortales tonadas.

Jacobo Ocaña (Málaga)

El sonido

de la libertad

y el destino

choca con

la piedra…

Grita:

¡No me detengas!

Bela Sánchez (Guatemala)

lagrimasyletras.wordpress.com


 

Una gota de inmenso amor

Recorrí mil mares a tu encuentro.

Oí rumores de voces compañeras

hiriendo a borbotones.

Decían…,

que tu corazón

era de piedra.

Ninguna de ellas supo

escucharte

en tu soledad.

Desgastaban tu esencia,

mineral.

Quieta,

mirabas al frente

y así permaneciste, bella,

esperando ser

rescatada.

Te cerraste

a cascadas

ofensivas.

Ahora,

era mi turno.

Pasé a tu lado

por casualidad.

Ninguno de los dos

esperaba

ya nada.

De repente,

nació en ti un leve movimiento.

No sé cómo nos reconocimos.

Llevo conmigo ese recuerdo

en cada viaje.

Me llegan rumores de tu cambio.

No permitas

la erosión

de nuestro encuentro.

No permitas

la erosión

de nuestro amor.

Marina López (A Coruña)

https://enelhuecodelaescalera.wordpress.com/


Imagen: Francisco Fernández Jiménez (El Ejido, Almería)

 

A la tarde (poema busca imagen)

Por el camino estrellado de sol…

De sol…  y del viento que araña…

Se retuerce sedienta la tierra,

y  pinta el frío sus siluetas

~

A la tarde vengo, con mis preguntas,

y me siento en silencio…

Me siento…

y soy aire,

soy piedra

soy silencio…

~

Por el camino estrellado de sol…

Curan los lodos la piel quemada,

Y sordamente… calmadamente…

La tarde murmura sus trinos

~

Sólo…

me siento y callo,

Y miro la mañana

que languidece,

y veo la tarde

que se enardece

~

Sólo…

mordisqueo mis anhelos…

Y me aparto de las sombras

que no me lleven a la noche,

que no me traigan tu recuerdo…

que no te extrañe otra vez.


Ginés Carrascoso (Teruel, Aragón ,España)
ginescarrascoso.wordpress.com

BLAKE, SHELLEY Y BYRON

Ay, mis ángeles satánicos

Blake, Shelley y Byron

Con quienes aprendí la gramática parda

Y las cuatro letras

Que os beneficiasteis

De viudas honradas

De doncellas vírgenes y bellas

Así como de caballeros

Que pasaron cerca de vuestra casa

Llevando vuestro papel y pluma

Y os piropeaban con la lengua.

¡Cómo os quiero, mis demonios¡

Tanto o más que a mí vosotros

Que adoráis a Satán

El querubín más guapo

Del Cielo

A quien queréis más que a vuestro culo

Pues siempre le sacáis  de paseo

Por vuestros viñedos

Y huertos hojosos.

Poco a poco, como amigo

Satán os daba besos con lengua

Y os iba diciendo:

Que un dios de venganza

Le arrojó del cielo

Marchando él para la guerra

Cual soldado raso

Mili troncho de la primera nobleza

Que la ira y la rabia le llevan.

A la hora de un camino

Cuando llegó a casa

De una de vuestras suegras

Dejó preñada a una de sus hijas

Y se llevó con él a la suegra

A tierra ajena

No sin antes dejar cantado

Después de regar flores y lirios:

Que él se rebeló contra un dios sátrapa

Felón tirano

Que quiso adueñarse de su cuerpo

Y de su espíritu

Marchando, feliz

En las ancas de una Burra

Llamada Filumena

Diciéndoles a los querubines

Sus hermanos:

-Quedaos con dios, querubines

Que este dios me destierra

Este vuestro dios que me dijo:

-Yo no te destierro, hijo

Que tu Anarquismo te lleva

Con él irás bien guardado

Como si conmigo fueras.

Este dios

Que no quiere ningún Paraíso

Que no desea más que la Tiranía

Y las crueles Guerras

Los tiros a la barriga

Y las puñaladas a las abortivas nenas.

Este dios

Que  ama a tiranos y manipuladores

De los deseos naturales

Como son la Lujuria y la Lascivia.

El me desterró junto con Adán y Eva

Y a la hora de un camino

Con una quijada de Asno

A Adán le di en la cabeza

Dejándole dormido

Y a Eva

Detrás de un matorral verde

Hice lo que quise de ella.

Cuando Adán despertó

Vestido de pastor le deshonré

Y le metí en la boca la lengua

Escribiendo en su paladar

Estas pocas letras:

“Toma, guisa esa tu cordera

Para cuando llegue el amo del Mundo

Esté preparada la cena”

Y Ja, ja, ja rieron las abejas

Saliendo y entrando

Una y otra vez

De sus colmenas.

         Daniel de Culla (Madrid)

Imagen busca poema

david-de-culla-1.jpg

Daniel de Culla (Madrid)

 

Imagen busca poema…

lapoesianomuerde@gmail.com (Con nombre, apellido, ciudad y enlace)

***Se ruega esperen a que el conjunto (imagen y poema) se publique en nuestro espacio para compartirlo con el fin de que el autor  de la imagen (al que se deberá hacer mención) esté sobre aviso. ¡Gracias !***

Escribir…

Patricia Sabag

Patricia Sabag

Escribir…

Para secar las lágrimas que 

No han tenido el tiempo de correr.

Para perderse en las palabras 

que  suenan a consolación,

Para perder entre las letras 

el sentido y la emoción.

Para mecerse entre el viento

oír el eco repitiendo somos tiempo. 

Escribir y sentir entre el pecho

otra vez ese vuelo de mariposas,

el murmullo silencioso del corazón

Patricia Sabag (Reims, Francia)

Imagen encontró poemas

Francisco Fernández Jiménez

Somos

Amor

Odio

Odio

Amor

En qué momento estamos

Cuando nos encontramos

Nos unimos sin poder separarnos

Nuestros cuerpos se funden

Con el fuego creado

Atmósfera de sangre

Sudor y lágrimas

Por el paisaje oteado

Saltan brasas de pasión

De lujuria y perversión

Por situación tan extraña

Tu cuerpo termina abrasado

Cuando lo acaricio… Lo calcino

Lo beso… Lo incendio

Lo penetro… Lo prendo

De puro fuego

Fallece carbonizado

No te ruborices

O prenderás más rápido

Ya estoy dentro

Casi hemos acabado.

No entrelaces tus piernas

No te sacrifiques

No merece la pena

Tu final está predestinado

Crees que llegaran a tiempo

Crees que vendrán

Que podrás tenerme sujeto

El tiempo necesario

No llores

Te lo ruego

Eso que haces

Puede matarme

Tus lágrimas son únicas

Capaces de congelar el fuego

De acabar con mi necesidad

Con mi deseo

No llores por favor

Vas a destrozarme

Lo que brota de tus ojos

No son lágrimas

Son manantiales

Luces y Sombras, O.R. (Madrid)

Ardiente pasión

Arde el fuego en nuestro interior.

Como brasas incandescentes,

nuestros cuerpos chisporrotean al tocarse.

Siento un aliento ardiente recorrer mi piel.

El suave roce de tus labios aliviando la quemazón

que me dejan tus besos.

Erizando el vello y mi sexo a la vez.

Eres el fuego fatuo que arde una calida noche de verano.

Eres el agua que lo apaga y apacigua mi sed.

Sed de ti, de amor, de sexo y de pasión.

Soy la incandescencia que abrasa tu interior,

que enardece tu cuerpo y estremece tu piel.

Sientes la llama que de mis dedos salen al rozar tus senos,

erizando tus pezones como capullos de rosas al florecer.

Consumiendo el fuego que arde en ti.

El cráter exhala vapor, que rebosa de tu monte de Venus

empapando mis labios como jugos de la fruta de la pasión.

Somos fuego.

Somos llama.

Somos brasas.

Que nacen del amor.

Antonio Caro Escobar (Villanueva de la Serena. Badajoz)


CANDELA MÍA

Sentí las llamas

creciendo en mí

con tal violencia

que pensé me destruirían.

Encerré el fuego que ardía

entre nosotros

-el miedo a la luz

me lo habían otorgado

noches oscuras

de whisky y serrín-.

Fue tu alma noble,

hecha de lumbre y jazmín,

la que acarició mi espalda

y me atrajo hacia sí.

Ahora,

descanso

en tus brasas,

purificándome.

Ahora…,

descanso

por fin.

 Marina López( A Coruña)

 https://enelhuecodelaescalera.wordpress.com/


 

Imagen: Francisco Fernández Jiménez (El Ejido, Almería)

 

Imagen encontró (otro) poema

Francisco Fernández Jiménez

Ellas,

Son las estrías de tu cuerpo

en las profundas entrañas de tu ser
ese alma tuya que fluye
donde se esconde la luz
domeñando las  tormentas
de la vida
que te toco vivir.
Es la calma la que tu rostro refleja
Tus ojos el vacio del momento que vives
donde el dolor se entraña
Es la  luz que en tu camino se cruza
que no necesita cuidado
dejando que se diluya el miedo
como la arena entre tus dedos
cuando semejan tus arrugas
las dunas del desierto
las capas del árbol
que protegen su salvia
vida que en su interior
fluye.
Es la vida que prende en tu cuerpo
aun en tu mirada vacía
en tu mente callada
en tu cuerpo agotado
esas son tus estrías.
donde cada día la vida
regala momentos
Contemplando el mundo
recuperando tus fuerzas
en ese pilar que se arraiga
en tu ser
fortaleza tuya
tus arrugas y raíces
que se arraigan a la vida
como el árbol
a la Madre Tierra.
Marijose. (Madrid)

Las Flores del mal de Baudelaire

daniel de cullaDesde criatura, Baudelaire lloraba

Para que le calentara los pañales

Una mujer casada.

Letanías de Satán

Ella le cantaba

A semejanza de un perro

Que ladra al molino

Mientras le apalea el molinero.

Ya, de mayor

Miraba a la criada con  disimulo

Y, en un descuido

Él a ella le tocaba el culo.

Que por eso cantan

Unos sobrinos suyos:

“El diablo anda en Cantillana

Y el obispo en Brenes

Haciendo algunos desafueros

Y espantando a las pardalas

Para fines de sus amores”.

Más, como al Amor

Le pintan calvo

Una prostituta judía

Del Barrio latino

Torciéndole la vista

Le contagió la sífilis

Replicando él:

-La sífilis bueno

Yo a vos también

No viene bien, putón.

La examinó de verdad

Y, abandonándola, le dijo:

-Te dejo. Mucho quiero a la mulata

Y ella a mí también.

Como “Rey de los Poetas

Verdadero Dios”

Como le entronizara Rimbaud

Él le cantaba a Satán:

“Príncipe del exilio

Tú eres el único que se puede apiadar

De mi eterna desesperación

Mientras acomodaba su mano

A su picha

Pretendiendo el amor

De una doncella desposada

Con los miedos

De un querubín disfrazado

Oliendo a ajo.

-Daniel de Culla (Madrid)

 

Tengo que vivir…

Tengo que vivir, para decirle al tiempo que me miente,

Que puedo todavía correr y sentir.

Tengo que vivir como una arrebatada necesidad. 

Como el instinto que va a tu encuentro.

Como un ímpetu que no quiere ser hielo

Para contarme un cuento, soñar quimeras, 

pedazos de ilusión repartidos en leche de nube.

Tengo tiempo para desprender alegrías a los días y atrapar en cuajos el color de la esperanza.

Alargar mis días como estanques del verano.

Olvidar las noches y recordar que los jardines son reflejos perfumados, pétalos diminutos que entre rocío y calor dejan 

que vuele un blanco ruiseñor

 

Patricia Sabag (Reims, Francia)

Lo es difícil …

Le es difícil

ir al justo lugar.

 
Si hace mucho,

acude a la soberbia.

 
Si hace solo,

se refugia

en el puro goce sin lazo.

 

  Cecilia Elsa Collazo “EPIFÁNICAS”, Editorial Alción.

Te siento

Yo te siento habitar mi piel,

Te siento como una primera ansiedad,

fragmentos de ti en mí

invadiendo poco a poco.

Marea que ahoga y no tiene tregua 

barco encerrado en una ola clara y tempestuosa, 

un sueño que no duerme y araña mis sentidos, 

pegándose a mis huesos, resbalando en mis sentidos,

Y te siento venir como tintado de jazmín,

como pintado de alegría violenta,

estirando el día con tu olor a hierba fresca,

escribiendo mis páginas de una tinta nueva.

Veremos más allá del horizonte,

y en mis huellas estamparás tu memoria,

de mi trigo haremos la mejor harina,

Y de mi cielo un sol que nos sorprenda.

Volverás sin ruido como los cristales de la paciencia.

olvidando las sequías y la mala hora,

los rayos y truenos de nuestros propios miedos,

los secretos roídos son piedras de un tiempo perdido


Patricia Sabag (Reims, Francia)

Imagen encontró poemas

IMG_7892

Dentro de mi
un espíritu ardiente
se agita,
¡se mueve!
No es el viento
es mi savia caliente.
Mi aparencia es
seca, dura, inerte
parece que ya no
puedo sostenerme,
¡soy fuerte!
Bela Sánchez (Guatemala.)

Surcan las arrugas la corteza que me cubre

arrastrando vejez y silencio, tempo de mar

encabritado, náufragos pájaros en las cumbres

de mis ramas clamando al cielo la piedad

y la calma, en paroxismos del dolor ahorcado,

en perspectivas del poder con raices en el barro.

Soy altura, fuerza, en volandas en mi quietud,

tronco de apoyo donde descansan los amores

que fueron totales, las cicatrices cuales lirios

y las granadas del alma en albas de inviernos.

Tácito, eternidad en duermevela de senectud,

recordando como me escupen los horrores

en forma de tormenta; el amor su desquicio

me narra, me trae las noticias el viento…

Jacobo Ocaña ( Málaga)

Sufrimiento por la madre

 

Toda una vida de sufrimiento y dolor.

¡No lo digo yo!

Es tu piel cuarteada,

resquebrajada por el tiempo.

No eres joven,

aunque tampoco viejo.

Alzas tus manos al cielo,

clamando el porqué tanto sufrir,

siendo tu lucha ufana.

Buscas en tu interior una explicación,

sin hallar por ello una resolución.

Quieres resguardar bajo tus alas,

 a aquellos seres inferiores que necesitan protección,

dejando al descubierto tu gran corazón,

que bombea savia con fuerza,

con obstinación.

Sin pararte a pensar que ello será tú perdición.

Con los pies en la tierra,

sientes la vibración que ella te entrega,

con gran amor.

Y te entregas a ella en un quid pro cuo.

Sintiendo un deja vu,

de un tiempo no muy lejano,

que trae un sentimiento enconado.

De un maltrato hoy recreado en aquellos que son hermanos.

Antonio Caro Escobar. (Villanueva de la Serena. Badajoz)