Mejor

En realidad… no ocurre nada.

No sé ni porqué estoy escribiendo.

Sólo es que las cosas parecen mejor

cuando tú estás…

Y… me gustaría que alguna vez

hicieras algo mal, algo humano,

algo que te pudiera reprochar…

Pero, todos están de acuerdo, en que

si tú estás… el café sabe mejor,

las penas, son con pan, y si hay

lágrimas son de fresa.

Cuando amanece nublado…

te busco por cada rincón…

¡en los pliegues de mis camisas!

¡en las tapas del yogur!

Si amanece nublado…

Y si brilla el sol… allí estás tú.

No te busco. ¡Chas! apareces,

y con sonrisa a juego. Brillante,

optimista… impertinentemente,

feliz.

Entonces cojo mi cara extra larga

y me siento en el sofá.  Pero te basta

una mano en mi hombro,

y la otra girando mi barbilla

para desarmarme…

Otra vez atrapado,

otra vez lo iluminas todo…

con sólo pensar que así sea,

con solo querer que estemos

juntos…

¡Si!.  Todo es mejor…

mejor cuando tu estás.


Ginés Carrascoso
Teruel, Aragón (España)
ginescarrascoso.wordpress.com


Poema busca imagen (propia y apropiada)
lapoesianomuerde@gmail.com
(con nombre, apellido, ciudad y enlace)

Vino a mi encuentro. Paseó su mirada por mí, poseyéndome educadamente, y yo,
macerando en la dicha de observar la placidez disociada que surge de algo para habitar
en lo real, lo observé, casi tangible… . Recibir, en cortesía reciproca, algo de el eco de
sus acciones. Conservar, aquello dirigido a mí, sin tocarlo, ¡que llegue!, el lazo de calor
que se forma entre dos personas, que deviene en fervoroso, limpio, cuando ya ha
pasado… . Y me toca otro eco, que pide un baile… .
Como la ensoñación dulce de una locura vivida con madurez, no lo medito porque estoy
desnudo. No me entrego, no voy, envuelto en mi propia negatividad, a través de música
en otrora tendente a lo impersonal, sintiéndome culpable por el antaño tedio con
aquellas láminas… . Sin embargo creo en lo que irradia mi centro, lo que también
irradian sus iris, el regalo. Me desato como quitan los matojos los tercos, como el que se
deja llevar por una partida de naipes, ciego en mi necedad, inmaduro, como si hubiera
venido al mundo en aquellos pasados tres días de soledad, queriendo llegar esta vez,
queriendo llegar. Aún así… .


Unari.E.S. (Madrid. España.)

Extracto de la obra de poesía: “Bioma”

Imágenes busca poema

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Daniel de Culla (Madrid)


Imagen busca poema (propio y apropiado).
lapoesianomuerde@gmail.com (con nombre, apellido, ciudad y enlace)

***Se ruega esperen a que el conjunto (imagen y poema) se publique en nuestro espacio para compartirlo con el fin de que el autor  de la imagen (al que se deberá hacer mención) esté sobre aviso. ¡Gracias !***

Acceso a la imágenes que aún buscan poemas

Ciudad y olvido (Poema busca imagen)

Llegará un día
donde entenderás que nada en este mundo te pertenece,
ni la tierra que pisa, ni tu cuerpo
(que aprisiona tu alma)
ni el tiempo de la ciudad,
ni el cielo que limita tu libertad,
para todos serás solamente uno más.
En ese mismo día vas a ver que
quizás yo, quizás tu,
quizás los dos matamos más que todos.
A veces con palabras, a veces con rencor,
a veces en nuestra juventud, a veces en las ultimas días,
pero más que todo, has matado sin pensar,
sin mirar, sin memorizar, sin saber, sin ver,
has matado cada momento con olvido.
Has pensando ser feliz, vivir en paz
como nuestra ciudad, crear un reino de paz,
olvidando los demás.


Oriada Dajko (Albania)


Poema busca imagen (propia y apropiada)
lapoesianomuerde@gmail.com
(con nombre, apellido, ciudad y enlace)

Nuestro rastro en el atardecer (Imagen encontró poema)

daniel 6

Un ardor en las nubes anuncia

el rumor de mis oídos. Las nuevas

vibraciones de mi cabeza. Una

confusión que no termina en trueno.

Un estruendo que no termina en luz.

Un atardecer que acaba como ningún otro.


 Poema: Gema Albornoz (Aguilar de la frontera, Córdoba)

https://emocionesencadenadas.com/


Imagen: Daniel de Culla (Madrid)

Imagen encontró poema (¡otro!)

jaime domech 3

Jaime Domech (Málaga) https://jdomech.wordpress.com/

LO MÁS REVOLUCIONARIO

Lo más revolucionario que puedo hacer,
a día de hoy,
es sentarme en un banco al aire libre
bajo la sombra de los castaños

Vengo de caminar por las aceras ocupado en no caerme
poniendo (me) las gafas de sol
quitando (me) los auriculares
quitando (me) las gafas de sol
poniendo (me) los auriculares

Rehuyendo a los niños
que salen de la escuela de dios a las dos

No me gustan sus gritos
ni sus padres incómodos
sin disfrutar el momento
de niños gritones y llorosos

No me agradan los padres
de niños de colegio de pago
ni me agradan los hombres y mujeres
que viven en las casas de estos barrios del centro

Con esto no quiero decir
que prefiera a los niños
que roban en manadas
aunque sea por necesidad

ni que quiera conocer o tratar
a sus padres chatarreros,
drogodependientes, jardineros
o estilistas en paro

Veo a una mujer que conozco y me hago el loco
o el despistado
o el miope
porque tengo miedo en el corazón

Lo más revolucionario que puede hacer alguien como yo,
a día de hoy,
es sentarse en un banco al aire libre
bajo la sombra de los castaños

Quitarme las gafas de sol, los auriculares
esconder el móvil en el bolsillo
mirar a la gente que pasa
con curiosidad, sin miedo

Mirar a las mujeres,
chicas y niñas
sin ocultar mi posible deseo,
atracción o deleite

Mirar a los hombres como si no fueran mujeres
a niños tristes y solitarios
a hombres engreídos que necesitan imponerse
a viejos muy ancianos que parecen fuera del mundo

Estar sentado en el banco
como quien no tiene nada que hacer

Las palomas han aprendido a hacer lo que se espera
hacía años que no reparaba en ellas
La clorofila verde asciende por las hojas
de los castaños rodeados por tubos de escape

Gente que vive en la misma ciudad
que apenas me ve, a la que todavía temo

Hacer esto cada día
sentarme en un banco
mirar todo lo que quiero
mirar antes de retirarme

Una mujer que me conoce se hace la loca
o la despistada
o la miope
porque aún tiene miedo en su corazón


Hugo Argüelles