A la tarde (poema busca imagen)

Por el camino estrellado de sol…

De sol…  y del viento que araña…

Se retuerce sedienta la tierra,

y  pinta el frío sus siluetas

~

A la tarde vengo, con mis preguntas,

y me siento en silencio…

Me siento…

y soy aire,

soy piedra

soy silencio…

~

Por el camino estrellado de sol…

Curan los lodos la piel quemada,

Y sordamente… calmadamente…

La tarde murmura sus trinos

~

Sólo…

me siento y callo,

Y miro la mañana

que languidece,

y veo la tarde

que se enardece

~

Sólo…

mordisqueo mis anhelos…

Y me aparto de las sombras

que no me lleven a la noche,

que no me traigan tu recuerdo…

que no te extrañe otra vez.


Ginés Carrascoso (Teruel, Aragón ,España)
ginescarrascoso.wordpress.com

Tengo que vivir…

Tengo que vivir, para decirle al tiempo que me miente,

Que puedo todavía correr y sentir.

Tengo que vivir como una arrebatada necesidad. 

Como el instinto que va a tu encuentro.

Como un ímpetu que no quiere ser hielo

Para contarme un cuento, soñar quimeras, 

pedazos de ilusión repartidos en leche de nube.

Tengo tiempo para desprender alegrías a los días y atrapar en cuajos el color de la esperanza.

Alargar mis días como estanques del verano.

Olvidar las noches y recordar que los jardines son reflejos perfumados, pétalos diminutos que entre rocío y calor dejan 

que vuele un blanco ruiseñor

 

Patricia Sabag (Reims, Francia)

Usted está usted (Poema busca imagen)

El tiempo en la estación

En soledad se fue el tiempo,
olvidado el mundo en la estación.
La acompañas tú solamente,
otros la quieren,tu la tomas,
no se encuentra màs allá…

El tiempo fluye con el viento,
sin ser tocado por nadie.

En toda esta confusión
preguntas quién va,
y quién se queda?
Estas tú que vas,después de ti,
todo sigue siendo…
como espectador continúas viendo
como el tiempo se queda en la estación.

Oriada Dajko (Tirana,Albania)


Poema busca imagen (propia y apropiada)
lapoesianomuerde@gmail.com
(con nombre, apellido, ciudad y enlace)

Un poema incompleto como lo que no se narra sin el tiempo

Mi grano de sal con sabor a miel,

mi más completa ausencia.

Yo quisiera  soñar como tú soñaste.

Ser isla y no saber nadar como  nadaste,

Tú brillabas en mi inmenso vacío,

tú llevabas todo lo que no se contaba.

Tú tenías ese gusto de lo narrado,

esa ausencia de lo que no se ha recitado.

Tus palabras eran las mías como siempre lo fueron,

tal vez por eso nunca pude distinguirte amor y sombra perdidos en la nada.

Tus recuerdos yo me los comía y mi incumpletud  tú la llenabas.

Eres una historia sin tiempo, de algo que se parece pero que no es, algo que

conocí pero que nunca existió.

A veces tenías  el perfil de mis  esperanzas,  el desorden de mi tiempo,

lo habitual de mi más extraordinario encuentro.

Y como decía un poeta; yo quisiera llorar cuando tu lloras,

Reír cuando ríes y morir como tú has muerto.


Patricia Sabag (Reims, Francia)

Manigua (Poema busca imagen)

Yo soy de la manigua el latido

y de gritos el último gemido,

cuando el sol agita su alarido,

soy el ave, soy el nido, y el compás del olvido.

Yo soy la tarde que se apaga en candiles,

miles, miles que te tocan,

cual colores del bosque en sus atriles,

gentiles y blavos son sus desfiles.

Si eres chispa yo soy el fuego,

y el trueno de miel en tus abriles.

Estrellas febriles, en dulces rediles,

y de las nubes el gozo y el dueño,

el desdeño de las olas que persigues.

Yo soy el cobre y la plata de las alas,

de las garzas que amenazan el vuelo,

el eléctrico pulso de tu invierno,

y del frío el coral y su tormento.

Si eres ceniza yo soy el fuego,

el que te resucita,

con conjuros sin viento,

un eslabón del universo,

en perpetuo movimiento.

Yo soy la voz silente que se estremece,

entre las piernas del olvido,

el esperma en tus oídos,

trémulo y errante.

Yo soy de la ciudad el susurro,

que de madrugada se escurre en tu alcoba,

el laberinto vivo,

que corre siempre en tu boca;

la nota que desgarra tu espalda,

con las ebúrneas espadas,

veladas y rotas.

Si eres néctar yo soy la flama,

el lento ciclón que te rosa,

el río que por tu cauce fluye,

bulle, directo a tus cuevas…la llama,

que clama cual ola,

eterna entre cruces.


Rogervan Rubattino© (Madrid)

http://www.rogervanrubattino.com


Poema busca imagen (propia y apropiada)
lapoesianomuerde@gmail.com
(con nombre, apellido, ciudad y enlace)

¡Vámonos a susurrar poemas ¡

¡Vámonos a susurrar poemas ¡

Sólo tú sabes cómo llegar a ese lugar recóndito,

a ese recóndito lugar,

donde podré despertar de este encumbrado y maléfico sueño .

¡Traerme aquí lo suplico, vengo a susurrar poemas!

Dejarme que marche a la travesía del arrepentido

en donde las almas encuentran redención,

que importa que el camino este lleno de fatigas y melancolías,

nada puede más destrozar mis pies heridos y mi mente azorada.

¡Vamos a susurrar poemas!

Sólo tú sabes cómo llegar a ese lugar recóndito,

a ese recóndito lugar,

donde podré despertar de este eminente castigo humano.

Déjame lo suplico, déjame susurrar poemas

dejarme recostarme en la serenidad de la sabiduría de los hombres

y poder beber como una bestia sedienta

de los manantiales de concordia de este  tiempo.

Traerme a ese recóndito lugar

a susurrar poemas del alma, lo suplico.

No permitas que mi cuerpo siga a la deriva

bañado por la lluvia del llanto.

Déjame que marche a la travesía del penitente

Déjame qué recorra caminos susurrando poemas.

Permíteme que juntos podamos hundirnos

en las aguas recónditas del excelso lugar,

donde las almas consiguen alivio.

Traerme aquí lo suplico, dejarme susurrar poemas a los amantes

y que el amanecer despierte estampándose en nuestro concilio.

Dejemos que nuestros cuerpos se fundan en las cálidas aguas, recónditas aguas del sublime infinito donde ahora tú eres sirena y solo porque te susurré poemas al alma.


José Lara Fuentes © (Wales,UK)

joselarafuentes.wordpress.com