Como pez afuera (Imagen encontró poemas)

Como pez afuera, Luis Hernández Blanco

Como pez afuera, Luis Hernández Blanco, http://www.deshuesado.wordpress.com


Id nadando.

No os mezcléis.
No hay nada por lo que competir.
Hay comida para todos
los que estamos aquí.
Nos cuidan bien.
No como aquel.
Estamos muy tranquilos
siguiendo corrientes
y dejándonos llevar
en este espacio que nos dan.
No como aquel.
Aquel está solo
como pez afuera.
Ya estamos cerca.
Seguid un poco más.
Nos debemos al Gran Agujero del Mar.
¡Allá vamos! ¡Allá!
Bajo otras corrientes van quienes deciden su rumbo
 a pesar de tener que nadar contracorriente.

Poema 1: Gema Albornoz. (Aguilar de la Frontera, Córdoba)

Allí estaba él ansioso, excitado uno entre mil,

como un clon más encerrado sin poder salir,

sin poder respirar.

Ante tanto ir y venir lo mejor es partir,

sentirse libre, sentirse vivo,

sentir que como pez en el agua no encuentra

el oxigeno suficiente para vivir la vida que soñó,

que el océano no es para él,

que los ríos son pequeños y los lago fríos.

Necesita salir de allí, sentirse como pez afuera,

que tiene toda una vida para descubrir que el mundo es inmenso,

que para disfrutar no puede haber barreras que te acoten,

ni agua en la que se pueda ahogar.


Poema 2: Antonio Caro Escobar (Villanueva de la Serena. Badajoz)


Contracorriente,

ser plato de buen gusto,

no es suficiente…

y yo me asusto.

Contracorriente,

rehuyendo las miradas…

las conductas airadas,

indecentes.

Contracorriente,

como un pez en el río,

dejando la simiente,

hasta el último brío.

No soy pez de porcelana,

preso por un pincel,

salto como una rana,

voy del plato al mantel.


Poema 3: Antonio Guillán (Pontedeume, A Coruña)

icastico


Xabier Novella

Xabier Novella (Abrera, España)

https://metaforadeungrito.wordpress.com


Imagen: Luis Hernández Blanco (Valladolid)

www.deshuesado.wordpress.com

La calle buscaba un poema…/Empedrado (Imagen encontró poemas)

Conrad Quevedo

Conrad Quevedo

La calle buscaba un poema,
pero un poema no la patea,
no la visita, no la siente.
Las cuestas buscaban romance,
parejas ocultas en su lujuria,
solitarios aullidos de hombre.
Las hojas buscaban agua,
condenadas a una rendija de luz,
y al pasar olvidado de gentes.
Los tejados buscaban tocarse,
atados a hogares perennes,
que se miran la vanidad.
Las piedras buscaban hablar,
pero calladas sostienen los pasos…
Nuestros secretos están a salvo.

Poema 1: Johan Cladheart (Madrid)

Empedrado

Bajan como antaño los recuerdos por el empedrado,

los pensamientos cuelgan de la balconada,

como faroles alumbrando los oscuros rincones.

Corren ríos de lágrimas por los años pasados,

ahora olvidados por el tiempo y sus gentes que partieron,

dejando silenciosa la vereda,

ya no se oye el rumor de los enamorados,

ni el canto del gallo,

ya no se escucha a las mujeres sacudir las esteras en las ventanas.

El verde esperanza que en las puertas crecía como los

tiestos allí plantados, se ha vuelto ocre mortuorio,

que ni el viento cuando sopla entre los aleros se atreve a

molestar con su zumbido al pasar.

Ya no desgastan los cantos los cascos de las bestias que

antaño recorrían sus calles,

cuando sus dueños tiraban de su ronzal y el

clac, clac al pasar bajo la ventana sonaba como

música para el despertar.

Bajan como antaño los recuerdos por el empedrado,

intentan afianzarse a las grietas que las aguas del

invierno ha socavado durante los crudos años del olvido.


Poema 2: Antonio Caro Escobar (Villena de la Serena, Badajoz)

Imagen: Lordconrad. @theyoungQuevedo