Las Flores del mal de Baudelaire

daniel de cullaDesde criatura, Baudelaire lloraba

Para que le calentara los pañales

Una mujer casada.

Letanías de Satán

Ella le cantaba

A semejanza de un perro

Que ladra al molino

Mientras le apalea el molinero.

Ya, de mayor

Miraba a la criada con  disimulo

Y, en un descuido

Él a ella le tocaba el culo.

Que por eso cantan

Unos sobrinos suyos:

“El diablo anda en Cantillana

Y el obispo en Brenes

Haciendo algunos desafueros

Y espantando a las pardalas

Para fines de sus amores”.

Más, como al Amor

Le pintan calvo

Una prostituta judía

Del Barrio latino

Torciéndole la vista

Le contagió la sífilis

Replicando él:

-La sífilis bueno

Yo a vos también

No viene bien, putón.

La examinó de verdad

Y, abandonándola, le dijo:

-Te dejo. Mucho quiero a la mulata

Y ella a mí también.

Como “Rey de los Poetas

Verdadero Dios”

Como le entronizara Rimbaud

Él le cantaba a Satán:

“Príncipe del exilio

Tú eres el único que se puede apiadar

De mi eterna desesperación

Mientras acomodaba su mano

A su picha

Pretendiendo el amor

De una doncella desposada

Con los miedos

De un querubín disfrazado

Oliendo a ajo.

-Daniel de Culla (Madrid)

 

6 comentarios en “Las Flores del mal de Baudelaire

Un comentario siempre es bienvenido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s