La Gota I

Vengo de…    noches cansadas

lágrimas sin rostro

días azul amargo

ausencia de piel rocío

 

…la gota se sintió trompo en la quietud de la noche,

vagó por ríos y arroyos de cometas…súbitamente estalló en mil pedazos

y se perdió en delirios de amor, miedos y dolor.

 

…la gota se sintió mar de corales y embelesada por un océano cristalino

se deslizó desesperadamente hacia el cardumen destellante

sintiéndose libre, abriéndose al tic-tac excitante de un alga capullo.

 

…la gota se sintió capullo y cegada por halos de luz

se volvió mariposa de alegres colores y nadó por ese océano de vida

irradiando brillo de estrella fugaz, despejando la infinita noche.

 

…la gota-mariposa sintió sus alas mojadas y nadó sin dudar

a refugiarse en una vieja ostra sin perla y pacientemente espera poder

desplegar su arco iris radiante en esta oscuridad de noche.


 Mariana Gellida (Palermo – C.A.B.A)

 

Un comentario siempre es bienvenido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s