Ahora que no hay surcos en el agua, ni viento que levante el tejado,

Ahora que parece que está anclada la neblina,

Ahora que sin quererlo mis pájaros no saben volar.

Ahora que hay tiempo que se puede desgranar.

Ahora que no hay estrellas y este cielo se ha vuelto lento

Pareciera alma mía que se ha hundido todo en un vacío,

Pareciera que ha huido el olvido y en tu ausencia el silencio hace ruido.

Si un día vienes por mi casa, si un día el viento te lo murmura,

Tráeme un poco de luz, unos rayos de oro,

Y entonces miraremos juntos desde mi ventana

que ya no es ventana.

Y entonces oiremos a la gente correr, y entonces,

desde la ventana que hoy ya no es ventana, saldremos y entre las flores estarán las

jaulas vacías de mis pájaros y se oirá un grito de amapolas,

y en rayos azules veremos entre los girasoles a

mis pájaros de mil colores que se han puesto a volar.

Y desde mi ventana que hoy ya no es ventana,

veremos que muy cerca tenemos al mar,

Y tu ausencia será dulce presencia que arranca el ancla

de un barco abandonado que se le olvidó zarpar.


Patricia Sabag, palabras escapándose.


Poema busca imagen (propia y apropiada)
lapoesianomuerde@gmail.com
(con nombre, apellido, ciudad y enlace)

Un comentario siempre es bienvenido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s