Tristeza

Se escapa la tristeza

entre los recovecos de los dedos, desgastados

de tenerte –y retenerte – unos segundos,

sólo algunos instantes preciosos y precisos.

Se borra tu nombre y tu rostro

tras las esquinas esquivas,

y parece que te irás cantando

una salmodia alegre, o quizá sólo es la despedida,

y  yo te esperaré hoy,

y mañana, y por los siglos de los siglos.

Volverás acaso, pero

la lluvia habrá caído implacable,

y ya será tarde.

Tarde para todo.


 Jesús Sanz Perrón (Madrid.)

http://librodaguerrotipo.wordpress.com.

Un comentario siempre es bienvenido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s