Mar (poema encontró ilustración)

Mar, Yoyita

Mar, Yoyita

MAR

SOLO

Con mi soledad
Aburrido del suelo tan cercano
Tan duro y polvoriento
De pisadas mil veces repetidas
Me dirijo hacia el mar

Llego a una playa limpia y solitaria
Pequeña y luminosa
Con chillonas gaviotas
Que juegan en la arena con las olas

DESNUDO

Me empiezo a desnudar
De mis ropas manchadas, sudorosas
De mi mente agobiada
De prisas y trabajos
De saludos vacíos
De músicas, de ruidos
De miles de miradas
De ojos fríos, ausentes
De palabras mezcladas
De murmullos
De gentes

Corito ante las olas
Me veo liberado
Sin embargo, percibo
Un temor infundado
Un antiguo pudor
Cierto extraño recato

Me estremece la brisa
Que juega en mis rincones atrevida
Siento un escalofrío
Por un momento añoro
Las ropas sudorosas
Que hace poco he dejado
Pero todo lo olvido
Cuando noto que el sol
Con sus rayos dorados
Va tejiendo en mi piel
Una blusa invisible
De seda transparente y vaporosa
Que en dulce calidez
Me calienta y arropa

LA VOZ DEL MAR

Oigo la voz del mar
Que me llama insistente
Olas que van muriendo
En suave espuma blanca
Cosquillean mis pies
Con sus dedos de arena

Me rindo a sus caricias, indolente

El mar,
Con invisible lazo
Lentamente me atrae
Avanzo entre dos aguas de puntillas
Me recoge en sus brazos
En vaivén de ballet
Como el más tierno amante

LIBRE

Onírico momento,
Me entrego, al fin.

Ingrávido, flotando
Como albatros en vuelo
Bailando entre tormentas
Me siento leve pluma
Llevada por el viento
Soy otro, diferente
Mecido en la blandura de aguas tibias
De placenta sin bordes, sin medidas
Corazón transparente que susurra
Levísimos latidos
Libertad
Placer
Sueños
Acogida infinita

PERDIDO

Desnudo, tan liviano,
¿Soy otro?
¿Igual, o diferente?
Se va desdibujando
En la gris lejanía,
Casi olvidado
El sucio polvo
El suelo duro
El sudor pegajoso
El ambiente cargado
El aire maloliente

¡Vuelvo a mí ser, el agua!
Que me sigue llamando
Yo me dejo llevar
Con los ojos cerrados
Perdido, al fin
Sin puntos cardinales

SUEÑO

Conciencia diluida
Del lugar y del tiempo
Pensamientos licuados
Escapan de mi mente sin compuertas
Llega el sueño de suaves violines
Abisales silencios
Erráticos fantasmas
De peces con destellos
Y flases de colores
Inmóvil lecho de cristal oscuro
Eterno y frío
Bello
Aleph de radiaciones
Hologramas con formas intrigantes
Nebulosas de esbeltas caracolas
Repetidas en números dorados
Océanos de flores
Con delirantes olas
Cabalgadas por peces voladores
Arpas de gigantescos calamares
Contrabajos de luna
Ballenas de bordones
Resoplidos de grandes leviatanes
En tubas y trombones
Como lejanos truenos
Anémonas danzando con payasos
El vals de los delfines
Al hipnótico canto
De divinas sirenas

 

Poema:Ramón Fernández (Valladolid, Madrid)

 http://palabraypoesiarfdez.wordpress.com/

Ilustración: Yoyita (Santiago de Compostela)

 

Anuncios

Un comentario siempre es bienvenido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s