DEMONIOS DEL VINO

LA POESÍA NO MUERDE

Adam Martinaki, mujer con persona quebrada en brazos Adam Martinaki, mujer con persona quebrada en brazos

Los demonios del vino,
la luz naranja que se bambolea
y el metálico silencio que viaja por la noche,
me hacen recordar, en honor a la justicia,
de mi consciencia quebradiza
y tu lengua diabólica.

El ser, separado del nombre,
no sabe a quién mira.
El espejo le devuelve una imagen
que bien podría ser cualquiera.
Hasta los filosos trozos
de lo que una vez fue mi forma
antes de tus manos,
podrían ser sonrisas, besos o pájaros.

Hay abismos que sólo se alcanzan
con arduo esfuerzo…

Aranesvid López (Caracas/Venezuela)

Araismos.blogspot.com

Ver la entrada original

Un comentario siempre es bienvenido...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s